“Yo soy la felicidad de este mundo”: Reflexión sobre el amor frágil y doloroso

0 Flares 0 Flares ×

Nadia Galaviz.-

Vivir el amor de pareja en la era moderna se vuelve un asunto mucho más complejo si está compuesta por dos hombres. La historia que se visualiza en “Yo soy la felicidad de este mundo”, cinta escrita y dirigida por el cineasta mexicano Julián Hernández es pura, real y presenta un fuerte tono sexual con la firme intención de provocar en el espectador una reflexión sobre la idea del amor frágil, fracturada y dolorosa.

Mezcla de danza y música, el largometraje cuenta la historia de un director de cine llamado “Emiliano” (interpretado por el actor Hugo Catalán) quien durante el rodaje de un documental conoce a “Octavio” (Alan Ramírez), un joven bailarín empeñado en obtener un papel en la obra sin importarle estar lastimado de una pierna.

Tras una serie de cintas que el cineasta ha presentado para tratar el tema de la homosexualidad, en esta nueva obra cinematográfica se destaca el soundtrack seleccionado compuesto por temas interpretados por José José y Carla Morrison, entre otros.

En conferencia de prensa el realizador expresó que “las canciones eran ese momento muy significativas y se habían estrenado desde hace mucho tiempo, la música me funciona y la utilizo de modo que me ayude a construir de mejor modo el discurso de la historia”.

Antes, las películas “El cielo dividido” o “Rabioso sol, Rabioso cielo”, habían hecho un retrato del mundo gay, y en esta ocasión no es enteramente una rememoración de la vida de Hernández, sino que también combina y deriva parte de su pasión por el cine alemán de la década de los sesenta.

Felicidad mundo 2

Mi intención es profundizar en todo lo que cree ‘Emiliano’ que son las relaciones y su proceso para consolidarlas, en sus ideas un poco equivocadas de lo que es la felicidad”, comentó sobre el personaje que busca continuamente un compañero con el cual sentirse cómodo pero a la vez amado.

Para Hernández, su principal inspiración al filmar esta historia provino de varios creativos, no sólo cineastas, sino también directores de orquesta o coreógrafos, quienes pueden hallarse en circunstancias como las que construye a lo largo de la trama. “En este caso, retrata de nuevo un episodio ya abordado en ‘Mil nubes’ sobre un muchacho de 17 años en busca de alguien que le había dejado una carta”.

Lo demás si trata un poco de mis experiencias, cuando pude cruzarme con la maestra Gloria Contreras cuando me encontraba haciendo un documental, es una amalgama. Todas mis películas tienen algo así como una coreografía cinematográfica que resulta de mi gusto por la danza ahora llega a un punto culminante y por primera vez pongo en pantalla a un intérprete que es un bailarín, cosa que no había hecho antes”, subrayó.

La versión corta de “Yo soy la felicidad de este mundo” se estrenará el próximo 26 de mayo en los complejos de cine comerciales de México con 14 copias, bajo la distribución de Corazón Films, mientras que la versión de director podrá ser vista en la Cineteca Nacional, en la Ciudad de México.