Werner Herzog: El cine de las ideas y la realidad

Nadia Galaviz.-

El cine como herramienta para el cambio social es cada vez más una realidad. El mundo cuenta ahora con mayores recursos técnicos para lanzar historias tan lejos como se quiera. En este sentido Werner Herzog cree que el séptimo arte puede modificar nuestra realidad, pero el verdadero cambio tendrá que provenir de nosotros.

Lean, lean, lean, si no leen nunca serán grandes cineastas”, aseguró el realizador alemán, quien acudió a la ciudad de Puebla para impartir una conferencia en el festival La Ciudad de las Ideas”, espacio que albergó a importantes personalidades de varias disciplinas y que concluyó sus actividades el pasado fin de semana.

Durante su participación, Herzog destacó la enorme importancia de lograr un consenso como sociedad para elevar nuestra calidad de vida. Con ello, se podría ahorrar al menos un 25 por ciento de energía, lo cual sería de suma importancia para paliar el calentamiento global, señaló.

A través de una charla amena con el curador Andrés Roemer, el cineasta no dejó de subrayar que entre la gente joven debe procurar viajar a pie, leer y caminar, a fin de no perder contacto con la realidad.

Y es que también la cinematografía, dijo, ofrece un nuevo acercamiento a la realidad, pues los directores de cine son como “avispones que creamos, vamos y picamos a la gente” en su intento por entender al mundo y lo que hay detrás.

Así, explicó el modo en cómo realiza sus películas, como documentalista y cineasta Herzog modifica la realidad y la hace relucir en lo que llama “éxtasis de la verdad”, concebida como un extremo más profundo de la verdad, algo que empieza a surgir y debe ser intensificado para hacerlo aparente.

Cabe destacar, que el propio Werner Herzog cuenta con su propia escuela de cine, donde de manera revolucionaria ha inculcado entre sus alumnos el amor por la lectura, pues es la que alimenta al humano de ideas, a veces, de ahí surgen las mejore y las más originales.

Por otro lado, Hertzog destacó que el universo en que vivimos es hostil, caótico y hasta asesino, pues continuamente trata de matarnos y, en este sentido, el cine puede funcionar como consuelo, pero también para crear conciencia, como pasó con un filme de 34 minutos que hizo con eventos catastróficos de accidentes de tránsito en simplemente romper el corazón.

Finalmente, aseguró que los cineastas son ilusionistas y para hacer su trabajo deben recurrir a todo, a veces incluso al engaño y hacer trampa, todo lo que haga falta para presentar su propia visión de la realidad.

noviembre 15, 2014

Etiquetas:

Post relacionados

ecofilm 2018