Vigente, el legado cinematográfico de Ismael Rodríguez

junio 12, 2015

Por: Redacción

Óscar Gutiérrez Meza.-

El legado del cineasta mexicano Ismael Rodríguez (1917-2004) es reconocido mediante un homenaje póstumo en el que se incluye la edición del libro autobiográfico “Memorias”, la exposición fotográfica “Cámara ¡Acción! Ismael Rodríguez: una vida en el cine”, un ciclo de proyección que incluyó nueve de sus películas más importantes, y la nominación de la Sala 8 de la Cineteca Nacional con su nombre.

Al respecto, Ismael Rodríguez hijo mostró su beneplácito por estas actividades, realizadas por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes en memoria director, porque él “debe estar muy contento allá arriba porque se le sigue reconociendo”.

El hijo del cineasta expresó que toda su vida quiso tener una sala de cine con el nombre de su padre, pero a él se le hace más significativo que sea en la sede del cine nacional, en la Cineteca Nacional.

Agradeció al Conaculta, cuyo titular Rafael Tovar y de Teresa estuvo presente en el evento, y a la Cineteca Nacional este reconocimiento que regresará a la pantalla grande algunas de las películas más emblemáticas de su padre, además del libro que aterriza y consolida con gran estilo todos los escritos de su padre.

Mencionó que, además, “ya tiene su nueva casa y es en la sede más importante, que es la Cineteca Nacional, ahí va a estar acompañado por toda la gente que estuvo con él en los inicios del cine mexicano”.

Mostró su emoción por la gente que acudió al homenaje, y por el hecho de que la exposición quedó hermosa, pues los trabajadores de la Cineteca “hicieron todo, no porque tenían que hacerlo, sino con cariño, con gusto”.

Para Ismael Rodríguez hijo, el legado de su padre fue “imprimir los personajes, hechos reales de acuerdo con sus vivencias, porque él aterrizó cómo era nuestra cultura, cómo eran y cómo somos los mexicanos”.

Añadió que en su época, su padre triunfó con películas mexicanas en el extranjero, a diferencia de lo que pasa actualmente, en que cineastas mexicanos triunfan en otros países “porque los despreciaron aquí en México, tuvieron que irse para allá, para tener la oportunidad de buena exhibición y buen dinero para realizar una película, ¿no es grotesco?”.

En tanto, el ciclo de cine, que concluyó este 13 de junio, incluyó títulos significativos como “Los tres Garcia” (1946), “Nosotros los pobres” (1947), “Ustedes los ricos” (1948), “La oveja negra” (1949), “A toda máquina” (1951), “Dos tipos de cuidado” (1952), “Ánimas trujano” (1961), “Los hermanos del hierro” (1961) y “El hombre de papel” (1963).

Relacionados