Vidas de película en el cine mexicano

septiembre 19, 2015

Por: Redacción

Fernando Díaz Juárez.-

Mostrar en pantalla grande la vida de un personaje célebre siempre resulta fascinante, sobre todo cuando los espectadores sienten curiosidad por saber cómo es que el actor o la actriz protagonista hizo para encarnarlo, adoptar sus gestos, manías y obsesiones.

El cine mexicano ha sido testigo de varios casos, de figuras emblemáticas para la vida artística y cultural que han saltado al cine para ser revividas en momentos clave de sus vidas.

Tal es el caso de la actriz francesa Arielle Dombasle, quien hizo de Miroslava en el largometraje homónimo dirigido por Alejandro Pelayo en 1993, mostrando a una mujer deprimida que lidia con los recuerdos de su niñez y la traición del hombre al cual ama.

Considerada una de sus mejores interpretaciones, Ofelia Medina se puso en la piel de Frida Kahlo en “Frida, naturaleza viva” (1986), de Paul Leduc. El largometraje muestra a la pintora en diversos momentos de su vida, incluido el trágico accidente que la confinó a una silla de ruedas, negándole la posibilidad de ser madre.

Asimismo figura Leonardo Daniel, quien haciendo gala de sus dotes actorales encarnó a José Alfredo Jiménez en “Pero sigo siendo el rey” (1988), escrita y dirigida por René Cardona Jr. La cinta gira en torno a los éxitos y fracasos del cantautor mexicano, contando con las particiones de Jorge Ortiz de Pinedo, Sonia Infante, Lourdes Munguía, Edith González y Norma Lazareno, entre otros.

Tras su muerte, casi una década después, el “Ídolo de Guamúchil” también fue encarnado en la pantalla grande a través del filme “La vida de Pedro Infante” (1966), protagonizada por su hermano Ángel bajo la dirección de Miguel Zacarías. El largometraje estuvo basado en el libro “Pedro Infante en la intimidad conmigo”, escrito por su viuda María Luisa León.

Al igual que Frida Kahlo, en el terreno de las artes destaca David Alfaro Siqueiros, quien llegó al cine interpretado por Bruno Bichir en la película “El mural”, una coproducción México-Argentina que mostró al pintor en los años 30, durante su estancia en Buenos Aires para realizar el famoso mural de 200 metros cuadrados, “Ejercicio plástico”.

A Roberto Sosa se le vio en “El fantástico mundo de Juan Orol”, dirigida por Sebastián del Amo, dando vida al director de origen gallego que se afincó en tierra azteca para convertirse, de una manera inverosímil, en el creador de varios géneros cinematográficos, en donde los gangsters, las rumberas y los hippies fueron protagonistas.

No menos importante fue el trabajo el catalán Óscar Janeada en la cinta “Cantinflas”, que con todo y el disgusto de unos y el contento de otros por ser un extranjero interpretando al máximo cómico mexicano, logró mimetizarse en la piel de éste.

Por su parte, Ana de la Reguera ha mostrado interés por encarnar a otra figura emblemática del cine nacional: Lupe Vélez. Se trata de un proyecto que aún está en el aire, pero que tiene pensado producir y protagonizar, mostrando cómo tras concluir el rodaje de “Naná” (1944), la intérprete quedó embarazada y, ante la posibilidad de ser madre soltera, optó por el suicidio.

Por si fuera poco, la actriz veracruzana también ha sido contemplada para dar vida a Sor Juana Inés de la Cruz en un filme biográfico del que al parecer se encuentra en etapa de preproducción.

Hace unos años, Salma Hayek dio a conocer que estaba interesada en producir y protagonizar una película sobre la vida de María Félix. Recibió cientos de críticas y hasta salió a la luz pública un video en el que “La Doña” aseguraba no haber conocido nunca a la veracruzana.

Si la actriz tuvo éxito con “Frida”, ¿por qué no habría de tenerlo con una cinta sobre la diva del cine mexicano?

¿Qué otros personajes emblemáticos del cine, la música o la cultura nacionales, consideras que deberían ser revividos en la pantalla grande? ¿Qué actores serían ideales para hacerlo?

Relacionados