Un teatro entre la vida y la muerte: el caso de África

0 Flares 0 Flares ×

Nadia Galaviz.-

Cada año, cientos de africanos mueren ahogados al tratar de llegar a España, una peligrosa aventura que emprenden a través del mar en busca de una mejor vida. Sobre ello, reflexiona la puesta en escena titulada “Y los peces salieron a combatir a los hombres” cuya temática nos suena bastante cercana a los mexicanos y, en general, a todos los latinoamericanos de la época actual.

Dirigida por Ryu Murillo Veyda, la obra recupera un texto de Angélica Liddell, escritora y actriz española quien lo dio a conocer en el 2004, y no es más que una crítica a la sociedad de su país por ignorar aquella problemática causante de miles de vidas perdidas en el fondo del océano, las cuales ni siquiera han sido contabilizadas.

Se trata de un intento por crear conciencia en torno al fenómeno de migración de África a Europa y como una forma de divisar la que ocurre en nuestros territorios, de México a Estados Unidos. De este modo, Liddell deja entrever un poco de su frustración por recuperar ese sentimiento de miseria y que se expresa por medio de la voz de María José Jiménez.

En su delirio, la escritora imagina a una joven burguesa la cual es interpretada por Claudia Aragón quien comienza a imaginar cómo los peces devoran a los negros y poco a poco se transforman en hombres mismos que avanzan hacia la costa en busca de comerse a los hombres.

Así, también, incluye una fuerte reflexión sobre la percepción que los “blancos” mantienen de los negros, como aquello seres que no son considerados o tratados como personas, desposeídos del dolor. Aborda el racismo y la pobreza como una situación provocada por los hombres, no como una condición natural.

Al mismo tiempo, el espectador podrá disfrutar del talento y las tablas de María José Jiménez la ahora directora adjunta y colaboradora cercana del reconocido director Boris Schoemann, una actriz que cuenta con una formación actoral sólida y que vivió algunos años en España.

Cabe destacar que para la autora española, Liddell, su proceso creativo se encuentra basado en el odio, pues es para ella es el sentimiento a través del cual desea despertar en el receptor de su obra la sensibilidad del ser humano, una forma de combatir el cinismo y de fijar la mirada en esas vidas que nadie reclama.

El montaje es simple y dinámico, funciona bastante bien para el juego histriónico que producen ambas actrices al representar los líos en los que incursiona el escritor y, en este caso, el dramaturgo comprometido por ese teatro social que no deja de ser una expresión artística que se puede disfrutar en familia.

La obra se presenta todos los martes del 14 de julio al 1 de septiembre a las 20:30 horas en Casa Actum, ubicada en Héroes del  47 número 9 colonia San Diego Churubusco, Ciudad de México. Es un espacio bohemio que alberga varios proyectos teatrales de corte independiente en donde podrás disfrutar, además, de un buen bocadillo y ambiente bohemio.

Fotografía: Nadia Galaviz

Post relacionados