Todo lo que necesitas saber de Los Beatles según Danny Boyle

agosto 4, 2019

Escrito por: Fausto Fernández

Tienes que ser muy incompetente para hacer una mala película con un guión de Richard Curtis. Incluso siendo Mike Newell”. No, esta frase no sale de la boca de Danny Boyle (Manchester, 1956), sino del mismo Mike Newell, director de Cuatro bodas y un funeral (1994), uno de los incunables libretos de Curtis. Boyle la comparte cuando se la contamos al inicio de la entrevista que nos dio en una lujosa suite del Soho Hotel londinense. “Mike tiene razón”, gesticuló sonriendo. “Pocas cosas hay más perfectas en esta vida que leer ‘escrito por Richard Curtis’ en un guión. ¿Sabe que Newell me llamó cuando salió la noticia de que dirigiríaYesterday’? Me dijo algo más o menos así: 25 años desdeCuatro bodas y un funeraly no he vuelto a repetir con Curtis. En cambio, ahí estás tú, Danny, ¡el tipo deTrainspotting’! ¿Quién será el próximo? ¿Ken Loach? ¡Amo a Mike!”.

‘ACROSS THE (RICHARD CURTIS) UNIVERSE’

“¿Puede creerse que en Gran Bretaña hay críticos que infravaloran a Richard Curtis?”. Boyle cambió el gesto hacia una mezcla de incredulidad y enfado, el mismo de quien esto firma al escuchar tamaña herejía. ¿Menospreciar al artífice de, por ejemplo, ‘Love Actually’ (2003)? “Le echan en cara que sea sentimental”, trata de explicar el autor de la oscarizada Slumdog Millionaire (2008). “Los británicos son muy fríos. Se avergüenzan de sus emociones. Todos querríamos alcanzar el nivel zen de sensibilidad y contención de, no sé, el David Lean de ‘Breve encuentro’ (1945), pero a veces ponernos sensibles y llorar no es un pecado. ‘Yesterday’ es exactamente eso: sentimientos, emociones y lágrimas. ¿Sabe qué me animó a aceptar rodarla? Que en ella hay una escena que me hizo llorar más que la de la playa del final de ‘Una cuestión de tiempo’ (R. Curtis, 2013)”.

GOT TO GET INTO MY LIFE, RICHARD

Ya que Boyle sacó el tema, me animé a comentarle que, antes de haber disfrutado y llorado con Yesterday, no podíamos imaginar a un director como él en el universo Richard Curtis. Mientras este pertenece a una clase social alta y una educación cara y refinada, Boyle es hijo (orgulloso) de barrio obrero y clase trabajadora. “Y no obstantetenemos mucho en común, no solo la misma edad”, aseguró. “Tal vez sea por mi formación y creencias católicas, pero entiendo muy bien ese optimismo y profunda tristeza de las historias de Richard, que hablan de la muerte, del paso del tiempoYo mismo me he movido en el territorio de la fábula. Tanto en ‘Millones’ (2004) como antes en ‘Una historia diferente’ (1997) exploré premisas semejantes a las de ‘Yesterday’. Es verdad que aporto aquí cierto estilo visual más barroco y nervioso que lo que habría hecho el Mike Newell del que hablábamos antes. Y que mi humor tiende a ennegrecerse más. Poner cosas no tan feel-good en una feel-good movie”. ¿Alguna otra razón para embarcarse en Yesterday, señor Boyle? “Bueno, claro”, se sinceró. “Venía de un fracaso, creo que muy injusto, con la secuela de ‘Trainspotting’ hará dos años. Y luego pasó lo de Bond”. Danny Boyle hizo una pausa y continuó: “Pasé, junto a John (Hodge, su guionista habitual), mucho tiempo desarrollando el proyecto. Más todavía en reuniones, negociaciones, desencuentros, injerencias… No voy a esconder que me sentí frustrado. Que esa frustración sigue en mí. Iba a ser una gran historia. Un punto y aparte en la franquicia. Tal vez eso asustó a los productores. 007 es una marca, y han preferido apostar por lo seguro, lo conocido, y no arriesgar. Así que volvieron a una pareja de guionistas de la casa para no agitar demasiado la fórmula Bond”.

‘MAGICAL (MUSICAL) MYSTERY TOUR’

Aunque (tranquilos: no es un spoiler… demasiado grande) no solamente ha afectado en la ficción ese olvido misterioso a The Beatles y su obra, sí que los Fab Four y su música son el eje que vertebra el film. “La elección de The Beatles era la mejor: creo que no hay nadie en el mundo que no se sepa alguna de sus canciones”.

Boyle, beatlemaníaco (“con periodos de separación amistosa punk”, rió puntualizando) como el que más, tiene una idea muy clara del porqué de la importancia del grupo: “Hicieron que, por fin, la música rompiera las barreras de las clases sociales. Su música y sus letras se dirigían a la clase obrera, hablaban de sus inquietudes, de sus cosas. Lograron arrebatar la propiedad del arte a una élite”. ¿Y cómo se las apañaron para utilizar los temas de los genios de Liverpool? “Teníamos total y libre acceso a todos los temas de The Beatles, pero no queríamos convertir ‘Yesterday’ en un álbum recopilatorio. Así que se decidió que, como en el argumento, cada canción exprese algo de la trama y del personaje en determinado momento, como cuando interpreta Help!”, contestó Boyle. Y como al protagonista le cuesta a veces recordar todo lo que compusieron John, Paul, George y Ringo, Richard Curtis deja caer títulos de canciones en los diálogos: Can’t Buy Me Love, When I’m Sixty Four, Do You Want To Know A Secret?… “Esa naturalidad es la que perseguimos con el casting. Vimos a muchos actores que, a la hora de cantar, caían en el karaoke. Lo último que queríamos era que ‘Yesterday’ fuera el ‘Mamma Mia!’ de The Beatles. Y eso que Curtis estuvo en el guión de la secuela. Himesh Patel, actor de origen indio conocido en Gran Bretaña gracias a la TV, se hizo con el papel de Jack por esa frescura del que reinventa a The Beatles. La banda la completan Lily James –que, como Curtis, salta del Universo Cinemático ABBA al de los Fab Four–, la cómica Kate McKinnon y Ed Sheeran, en una hilarante versión de sí mismo.

‘LUCY IN THE SKY WITH COVERS’

Esa es la palabra: reinventa. Boyle defendió el cover, la versión: Jack canta sus versiones de los temas de The Beatles, pero para el mundo es como si fuera la primera vez. Esto tiene algo que ver con los remakes. “No he rodado de momento ninguno, algo raro en una época como la actual que está dominada por ellos. Si tuviera que hacerlo, querría que los espectadores recibieran esa historia vírgenes, que aunque conocieran el original sintieran algo así de fresco. Vivimos unos tiempos modernos en los que sistemáticamente se olvidan nombres de la cultura, el cine, la música, la literatura, el arte del pasado”.

Fuente: fotogramas.es

Relacionados