“Tiempo suspendido” rescata la memoria de una activista argentina

0 Flares 0 Flares ×

Fernando Díaz Juárez.-

La cineasta Natalia Bruschtein tenía 35 años cuando leyó “Laura Bonaparte. Una madre de Plaza de Mayo contra el olvido”, una autobiografía escrita por su abuela, mujer que durante varios años luchó por los Derechos Humanos universales y la justicia de los crímenes de Estado en Argentina.

Esta historia fue retratada por la realizadora en el documental “Tiempo suspendido”, que el próximo 31 de marzo tendrá su estreno en la Cineteca Nacional, en la Ciudad de México.

Laura Bonaparte fue un personaje muy importante por su incansable labor para que la sociedad, las sociedades, no olvidaran los asesinatos, robos, secuestros y las desapariciones efectuadas por los militares de los diferentes países a los que acompañó.

No quise hacer una biografía sobre ella y preferí enfocarme en la memoria, en lo que importa recordar y lo que no; con lo que nos vamos cuando más cerca estamos de la muerte”, explica Natalia Bruschtein, egresada del Centro de Capacitación Cinematográfica (CCC).

De acuerdo con la cineasta, esta su ópera prima, es un documental que rescata la memoria de Laura Bonaparte, afectada por la pérdida de la memoria como consecuencia de la demencia senil. A su consideración, es un largometraje que cuestiona las paradojas de la vida.

Tiempo suspendido 2

En 2001 pude viajar a Argentina y fui a visitar a mi abuela Laura; tenía 85 años y sufría demencia senil. Fue muy impactante encontrarla en una clínica de la tercera edad porque ella siempre fue una mujer fuerte e independiente.

Verla ahí me provocó un shock, sobre todo porque no me reconoció. Saliendo de la clínica me encontré con mi amiga y productora Abril Schmucler, y le conté que quería hacer un documental de mi abuela. Así comenzó esta película”.

Pocos días después Bruschtein volvió a México con material recolectado: tres entrevistas que le habían hecho anteriormente a su abuela, más todo el material escrito que ésta dejó de sus reflexiones, ensayos, notas periodísticas, trabajos de psicología, análisis y fotos familiares. Así pude empezar a escribir el proyecto.

Pero fue hasta 2011 que Natalia viajó nuevamente a Argentina ya con un equipo de rodaje, y durante 10 días filmó el día a día en la vida de Laura Bonaparte. En total el rodaje duró un mes y se dividió en dos partes: la primera fue en Buenos Aires; la segunda en la provincia de Entre Ríos, lugar donde creció y vivió hasta que se casó con Santiago, abuelo de la cineasta.

Al ver la película terminada supe que logré hacer la película que me proponía. Decir en este documental que mi abuela tenía derecho a olvidar porque trabajó incansablemente para que nosotros no olvidáramos. Decir mediante esta película que esa es nuestra obligación como sociedad, recordar el pasado para que las injusticias no se sigan repitiendo”, expone Natalia Bruschtein.

“Tiempo suspendido”, que se exhibió en más de 40 festivales y muestras internacionales de cine en 23 países, se estrenará en la Cineteca Nacional de la Ciudad de México el próximo 31 de marzo.