Terry Gilliam, un soñador que controla la situación

agosto 4, 2019

Escrito por: Fabián de la Cruz Polanco | @fabiancpolanco

GUANAJUATO, Guanajuato.- Dejando claro que él no hace una película si no tiene el control total de la situación, el cineasta norteamericano, pero que cimentó su carrera en Inglaterra, Terry Gilliam fue sin duda alguna una de las mayores cartas internacionales con las que contó la pasada edición número 22 del Festival Internacional de Cine Guanajuato (GIFF por sus siglas en inglés), provocando como siempre expectación entre los habitantes de ese estado del país, al igual que de los representantes de los medios de comunicación nacionales y extranjeros.

Como sucede con los invitados que llegan al llamado de Sara Hoch, fundadora y directora ejecutiva de GIFF, el realizador estuvo involucrado de forma voluntaria en varias de las actividades de las que constó esta edición, resultando sorpresivo que de repente se le viera escuchando alguna ponencia o viendo alguno de los trabajos que ahí se exhibieron.

Durante la ceremonia de clausura de este festival, se exhibió como estreno internacional su más reciente trabajo como realizador, El hombre que mató a Don Quijote (The Man Who Killed Don Quixote), una cinta que tuvo un largo camino antes de ser estrenada; “pero que al momento de verla, me dejó darme cuenta que he hecho buenas cosas”.

La cinta, famosa desde mucho antes de su estreno por las grandes dificultades que atravesó su producción, expresa muchas de las ideas y obsesiones que atraviesan la obra del cineasta, comentando que su atracción por el personaje de ‘Don Quijote’ inició desde muy temprano. “Pero que no fue hasta que concebí este proyecto que entendí la magnitud de este clásico cervantino”.

También el también realizador de Monty Python and the Holy Grail, proyecto que se generó de una serie de televisión escrito por él, dijo sentirse “muy orgulloso de la gente con la que he trabajado; además de sentir placer de poder ganar dinero de lo que me gusta hacer, que es el cine”.

Durante la conferencia magistral que dictó en el último día del GIFF, teniendo como escenario la sala mayor del auditorio estatal Terry Gilliam, director también de Brasil y Las aventuras del Barón de Münchausen, dijo que le gusta tener y vivir su propia realidad, al momento de crear sus proyectos, además de gustar alentar con su trabajo a otras personas. “La imaginación es la droga más barata que cualquier ácido”.

Confesando que durante su trayectoria en el cine y en la televisión, entre otros medios, ha sido una persona “bastante egoísta, porque mis películas las hago para entretenerme a mí mismo, pero me alegra que también hayan entretenido a algunas personas más”, Guilliam se mostró sorprendido por la manera en que los creativos del festival realizaron la retrospectiva sobre su carrera, asegurando ser la mejor que ha visto hasta el momento.

Después, los conductores del evento, Sofía de Llaca y Michel Chauvet, dieron pie para que Sara Hoch le hiciera entrega de la Cruz de Plata de Más Cine, máxima presea del evento, en reconocimiento a una vida y obra “que han iluminado la vida de muchos”.

De igual manera, Terry Gilliam agradeció la oportunidad de estar nuevamente en México. “Siempre me siento emocionado por la vida cuando vengo a México. Cada momento que he pasado aquí ha sido gozoso y su comida es la mejor del mundo”, anotó.

La clase magistral fue llevada por el actor y conductor Sergio Zurita, cuya intervención para muchos resultó un poco exagerada, sobre todo por el constante ‘Yoyismo’ (sic), del mismo.

Dentro del encuentro, uno de los temas que más se mencionó fue el empalme que el también realizador de 12 monos y Pescador de ilusiones tiene entre la realidad y la imaginación, los sueños, la locura y la realidad material, asegurando que no odia la realidad, “estoy fascinado por ella, pero no quiero estar limitado por la idea que otras personas tienen de la realidad.

La tecnología avanza más rápidamente que nosotros y creo que es maravillosa, pero no me gusta cuando nos domina. Me definiría como un anti-materialista. Invito a los creadores a confiar en su imaginación y jugar con ella. Peor hay que tener cuidado con los sueños, aunque hay que usarlos para transitar por la vida”, precisó.

Para finalizar, Terry Gilliam expresó que hoy día la gente ha perdido el sentido del humor, a consecuencia de la “corrección política”.

Yo digo que si no podemos distinguir entre humor y odio, estamos jodidos, y ese es el gran problema, el humor es una de las cosas más importantes en la vida y si la gente tiene miedo de reírse de eso o reír de otras cosas, entonces tendríamos que irnos y ya empezar a morir lentamente enroscados en el metro”.

Fotografías: Cortesía Imagen Latente (Paulo Vidales)

Relacionados