Termina “Pasión” con placa por 50 representaciones en el Helénico

0 Flares 0 Flares ×

Jaime Rosales Domínguez.-

La primera actriz Diana Bracho y el director de teatro Mauricio García Lozano, develaron este domingo 3 de julio la placa de fin de temporada de la obra “Pasión”, de Peter Nichols, dirigida por David Olguín en el Teatro Helénico de la Ciudad de México, donde cumplió una temporada de 50 funciones iniciadas el pasado 6 de mayo.

En entrevista para Filmeweb García Lozano señaló que “Pasión” es una obra muy difícil, muy profunda y complicada tanto en los niveles narrativo y rítmico como actoralmente, pero fue montada por David Olguín con “una brillantez extraordinaria y con gran inteligencia”.

Añadió que la historia fue contada muy bien, con mucha solvencia, pero sin dejar de atender los temas simbólicos, no solamente, la pasión amorosa, la pasión de cristo, la pasión religiosa, que es muy profunda, la obsesión por alcanzar la pasión amorosa con la pasión espiritual.

En un breve desglose de la puesta en escena, García Lozano subrayó que toca, de manera muy sutil pero muy profunda no solamente el primer nivel narrativo que tiene la obra, sino que se va a lo simbólico y nos regala una obra y un teatro muy profundo y muy cultural y con un esquema que cualquier tipo de espectador puede entender y disfrutar. “Entonces nos llevamos una mezcla digamos de mucha profundidad, de mucha inteligencia y al mismo tiempo de un gran gozo, de una noche de entretenimiento sabrosa”.

Diana Bracho ponderó que “Pasión” es un texto “maravilloso, inteligentísimo, muy agudo y con un notable humor negro”. Dijo que si bien se trata un tema que puede ser muy escabroso, el autor lo despliega de una manera tan inteligente que hasta “nos hace reír de nuestras propias debilidades y de las de los personajes”.

Estableció que la dirección resultó estupenda, el desempeño actoral magnífico, y todo acompañado por una escenografía hermosa y una música muy bien elegida.

Pasion 2

Tanto Bracho como García Lozano coincidieron en señalar que “Pasión” demuestra que debe superarse la barrera entre teatro cultural y teatro comercial. La actriz expuso que como en la música y el cine, el teatro solo debería admitir dos divisiones: el buen teatro y el malo. Decir que una obra es comercial porque la gente acude en gran número resulta “ridículo”.

Recordó que en su caso ese prejuicio fue superado hace muchos años. “He participado en todo tipo de proyectos y no necesariamente me fijo si son o no comerciales, sino en que sean de calidad y aspiro a que los vea mucha gente porque para eso trabajo uno, para que el público aprecie lo que uno hace”.

García Lozano dijo que esas tipificaciones están desapareciendo y eso le hace bien al teatro porque a fin de cuentas solo hay el teatro que se hace con inteligencia, con claridad, con talento y con entrega como el que vimos esta noche, independientemente de si el costo del boleto esté subsidiado o no.

Creo que lo que podemos exigir como público es teatro de calidad, y en la medida en que haya menos fronteras, menos clubes y equipos, tendremos más chance de hacer teatro entre nosotros, entre todo el gran talento que hay en México, con menos prejuicios, con más amplitud y con más calidad”.

Pasión, polifonía sobre el amor y la infidelidad

La obra de Peter Nichols es un concierto de voces acerca del amor y la infidelidad, pero también acerca de la pasión espiritual y artística.

Para darle forma, David Olguín ha debido actuar literalmente como un director de orquesta para ensamblar ese conjunto de voces de diferente tono y registro, en un conjunto armonioso, pero manteniendo las disonancias.

La analogía musical no es gratuita. No solo porque Leonor, la esposa víctima de la infidelidad, pertenece a un coro que ensaya el Requiem de Verdi y La pasión (but of course) según San Juan, de Johan Sebastian Bach, sino por las hasta tres escenas simultáneas que vemos representar, y que recuerdan los difíciles tríos operísticos de las salas de conciertos.

El montaje es extraordinario por todos estos elementos a los que se añade la música y el diseño sonoro a cargo de Pedro de Tavira; el vestuario de Estela Fagoaga y la escenografía e iluminación de Jorge Kuri.

De esta última hay que decir que convirtió el escenario en un espacio geométrico semejante a un rombo, lo cual remite, a su vez, a la idea del doble triángulo, como triangulares suelen representarse las aventuras amorosas catalogadas como infieles, pues rompen la proporción y reciprocidad solo dables entre parejas.

En “Pasión” participaron Carmen Beato, Juan Carlos Barreto, Verónica Merchant, Moisés Arizmendi, Alejandra Ambrosi, Paloma Woolrich y Verónica Bravo.

Fotografías: Jaime Rosales Domínguez

Post relacionados