Teatro experimental en México, ávido de emprendedores: Omar García

0 Flares 0 Flares ×

Sebastián Bracho.-

El director de la comedia “El hombre sin adjetivos”, original de Mario Cantú Toscano y que inicia temporada este 1 de mayo en el Centro Cultural Sylvia Pasquel, en la Ciudad de México, afirmó que hoy día el teatro producido de manera independiente está ávido de emprendedores para continuar con su crecimiento.

Sin embargo, dijo que para lograrlo los productores del rubro deben enfrentar varios retos, entre ellos la institucionalidad.

Comparto la opinión que tuvo mi maestro Rodolfo Valencia: el teatro encontrará su propio camino cuando investigue sobre la especificidad del lenguaje del actor. En mi opinión, cuando el teatro experimental versa sobre la transdisciplina, la interdisciplina o la multidisciplina, si no sabe sobre la especificidad de su lenguaje está condenado a la esclavitud, y esa es su aportación.

Incluso aseguró que en  México aún no hay suficiente claridad sobre ese asunto de estética, de filosofía del arte teatral, pues a su consideración impera la visión institucional contra la que el creador teatral independiente ha de empeñarse.

El ángulo del teatro experimental en nuestro país es un espacio ávido de emprendedores, pero la dificultad raya en que el empeño contra la institucionalidad demerita el entusiasmo sobre el trabajo de estas parcelas, y arroja a los teatristas, sin desearlo, al panfleto institucional con visos de ser experimental. Es una frustración grandísima”.

Sobre la reposición de la comedia “El hombre sin adjetivos”, producida por el Colectivo Escénico Frontera, encabezado por Oscar Treviño y Sergio Corona; Omar García precisó que esta vez su propuesta será diferente en todos los sentidos.

Prefiero hablar sobre la incertidumbre, sobre la contundencia de ignorar las propuestas anteriores sobre este texto. Y preciso de nominar la incertidumbre de placentera. La literatura dramática refiere, no más.

Una puesta en escena es, por lo tanto, siempre nueva, porque de menos aporta una conclusión a partir de que en sí misma es ya compartir un fragmento del mundo”, señaló.

“El hombre sin adjetivos” aborda el viaje realizado por “Millán”, un joven que sufre trastornos esquizoides y debe acudir a un funeral acompañado por “Diana”, una controladora de vuelos que tiene narcolepsia, e “Isaac”, un maestro de física obsesionado con el sexo.

La obra ofrece comicidad neurótica sobre la indiferencia de los tiempos en que vivimos, donde abunda la mediatización de la vida cotidiana, la pérdida de ideales y la banalización del mal.

Mi propuesta gira sobre el miedo. El individuo tiende a ocultar el constante miedo del que es presa. Además la sorna del texto no escatima recursos para evidenciar la ausencia de claridad y responsabilidad cognitiva, sobre los efectos sociales que el individuo sufre y paga por pertenecer, a como dé lugar, al grupo”, explicó.

Desde 2008 Omar García ha trabajado de manera independiente dirigiendo sus propios espectáculos, algunos de tipo cabaret, como “La revolución machuca”. También ha dirigido teatro de vanguardia, con el que busca romper el espacio escénico tradicional, llevando la acción dramática al margen de la percepción realidad/ficción.

A lar de su participación en esta puesta en escena, García participa como actor en el proyecto “El cuerpo enamorado”, de Luis Escárcega.

“El hombre sin adjetivos” se presentará todos los viernes, del 1 al 22 de mayo, en el Centro Cultural Sylvia Pasquel, en la colonia Condesa de la Ciudad de México.