Cineteca

Stephen Wiltshire dibujará de memoria la Ciudad de México

Diana Ruiz.-

Si eres de los que se la viven despistados, o no tienen tan buena memoria fotográfica, esto te puede interesar y sorprender.

Cuando sales a las calles, ¿qué tanta atención pones a los detalles? ¿Recuerdas con facilidad cómo eran los lugares donde has estado? ¿Podrías dibujarlo si te lo pidieran? ¿Cuánto espacio necesitarías para plasmarlo?

Todas estas preguntas son las que nos hicimos cuando conocimos la historia de Stephen Wiltshire, pues su historia es realmente interesante, además de sorprendente.

Stephen tiene una habilidad realmente única en el mundo, con tan sólo ver el paisaje desde arriba por algunos minutos, puede hacer de memoria, dibujos realmente extensos, del tamaño de la representación a escala de una ciudad entera.

Este proceso le lleva de tres a cuatro días aproximadamente, dependiendo de lo extenso que haya planeado su dibujo, y de qué tanta ciudad quiera plasmar en su lienzo; para comenzar su magia, lo único que necesita es sus audífonos con música de los años setenta, sus lápices, y plumines de tinta y comenzar a dejar sus trazos fluir.

Stephen ha visitado varias ciudades emblemáticas y las ha fotografiado mentalmente desde arriba, creando las panorámicas de memoria que han impactado a muchas personas en el mundo.

Este gran artista comenzó volando sobre Londres durante 15 minutos y memorizó 18 km cuadrados de paisaje para después dibujarlo.

Ya también sobrevoló Roma durante 45 minutos y la dibujó en 3 días en un lienzo de 5 metros cuadrados. Alemania, Paris y Singapur son otras ciudades que han sido dibujadas por Witshire.

Aprovechando que nuestra ciudad está en su etapa de renacimiento, con todas las pimpeadas y shineadas que le están dando, el artista de los paisajes urbanos ha decidido venir a nuestra ciudad para también plasmarla en su memoria.

Stephen voló la Ciudad de Méxicoeste 23 de octubre, para después, del 24 al 28 dibujarla por completo, y obviamente, de memoria.

Una de las cosas que más nos sorprende y nos hace querer verlo en vivo creando esta obra, es que Stephen padece uno de los tipos de autismo más peculiares y admirables; el síndrome de Savant.

Personas que tienen una memoria prodigiosa y sorprendentes habilidades que los demás no dominamos, ya que ellos llevan a cabo los procesos mentales con hemisferios cerebrales distintos a los que una persona común utiliza para procesar la información.

Stephen es un gran ejemplo de que hacer las cosas que realmente disfrutas en la vida, puede llevarte hasta arriba, tan arriba que puedes conquistar la cima de tus metas.

Fuente: pmcanal5.com

octubre 21, 2016

Etiquetas:

Post relacionados