Soundtrack: La montaña sagrada

septiembre 5, 2018

Por: Redacción

El Topo y La montaña sagrada, de Alejandro Jodorowsky han sido remasterizadas y cuando esto sucedió, se exhibieron de nueva cuenta en varias salas del mundo. Mientras, de esta forma, las conocen finalmente quienes no habían tenido oportunidad de verlas, igualmente se ha editado una caja con las versiones remasterizadas mencionadas, así como Fando y Lis (el primer filme de este autor, realizado en 1967), un documental, varias escenas perdidas, y los soundtracks de El Topo y La montaña sagrada.

En este espacio ya se había hablado de los dos únicos soundtracks editados de la obra de Jodorowsky: El Topo y Santa sangre. Afortunadamente, ahora se suma el del tercer filme del realizador: La montaña Sagrada.

Este filme de Jodorowsky se recuerda como uno de los proyectos más extraños de los que se tenga memoria (bueno, lo cual sucede con toda su obra), pues las necesidades del autor eran muchas y las expectativas iguales. El resultado es una especie de retablo en el que a través de la búsqueda espiritual de los protagonistas, el espectador atestigua una serie de hechos increíbles en la ciudad de México como preámbulo a una lluvia sin precedente de ideas y apreciaciones a partir de una historia de fantasía construida por Jodorowsky, por supuesto, partiendo de un intenso amasijo de conceptos e ideas tomados de diversas filosofías y culturas.

Y lo que se ve entonces en pantalla, por supuesto, encuentra réplica sonora con un soundtrack pleno de sonidos tanto exóticos, al menos para el mundo Occidental, como otros más comunes.

Construido por el propio Jodorowsky, junto con Ronald Frangipane y el jazzista Don Cherry, la banda sonora de este filme, así, se compone de una serie de encuentros entre instrumentos ‘clásicos’ de cuerdas, con el saxofón y las trompetas en su versión jazz, la distorsión eléctrica del rock y hasta la muy importante presencia de instrumentos (entre ellos la voz) que han marcado la música india y tibetana, como la citara, los aerófonos y membranófonos, sin olvidar diversas percusiones.

Tras escuchar este trabajo uno cae en cuenta, aún más, por qué Jodorowsky es una de las grandes influencias de músicos como Peter Gabriel, pues este soundtrack puede percibirse como un precedente del movimiento cultural conocido como World Music y el cual, aparte de explotarla comercialmente, buscó promover en todo el planeta la música de regiones que se habían mantenido en cierta forma alejadas del resto del mundo.

Entendemos así la importancia de este soundtrack que, debido a la ausencia de prejuicios culturales de su autor, agilizó en su momento la entrada del crossover musical que hoy día parece ser parte integral de cualquier banda en cualquier parte del mundo. En ese aspecto, este trabajo puede considerarse muy a tono con los experimentos musicales logrados por aquellos años por músicos como Frank Zappa y The Beatles.

Igualmente, en ese aspecto sonoro del filme hay que mencionar que Jodorowsky utilizó un sistema de sonido llamado Quad que lo puso a la vanguardia, pues permitió la repartición del sonido en distintos canales, lo que ha permitido en la actual remasterización el paso a Dolby Stereo casi de forma natural.

Este soundtrack se puede conseguir únicamente adquiriendo el box set con los tres filmes mencionados. Dura cerca de 72 minutos y se compone de 24 tracks.

Por: Mauricio Matamoros | @MMatamorosD

Relacionados

Festival de Cine para Niños

feratum