Santa Rita sostiene un desencuentro con Dios