Sansón y Dalila llegan a narrar su historia en vivo desde el Met

octubre 21, 2018

Por: Redacción

La mezzosoprano Elīna Garanča y el tenor Roberto Alagna protagonizan una de las obras más destacadas del compositor Camille Saint-Saëns, Sansón y Dalila, en la nueva producción de esta monumental ópera dirigida por Darko Tresnjak.

La puesta en escena se proyectó teniendo como sede principal el Auditorio Nacional, como parte de la temporada 2018-2019 del programa En vivo desde el Met de Nueva York, que pudo disfrutarse aún más gracias al nuevo sistema de proyección y pantalla adquirido recientemente por el inmueble del Paseo de la Reforma.

Cuando Garanča y Alagna unieron sus talentos para la nueva producción de Carmen, de Bizet, en el Met (2010), los resultados fueron electrizantes. Ahora, este dúo de estrellas se reunió para otra sensual ópera francesa, una épica historia bíblica centrada en ‘Sansón’ y su gran fuerza, la cual pierde por enamorarse de ‘Dalila’, quien lo traiciona y le corta el cabello, que es el origen de su vigor.

Por su parte, Darko Tresnjak, ganador del premio Tony a la Mejor dirección de un musical en 2014, por A Gentleman’s Guide to Love & Murder, se estrenó en el Met al frente de la nueva gran producción de esta ópera en 20 años. Sir Mark Elder dirigió a la orquesta y el elenco lo completaron Laurent Naouri, Elchin Azizov y Dmitry Belosselskiy.

Sansón y Dalila es una ópera compuesta por Camille Saint-Saëns, destacado multi instrumentista, compositor y director de orquesta francés, quien con la ayuda del poeta Ferdinad Lemaire construyó esta ópera de tres actos, que se caracteriza por tener una orquesta numerosa, dados sus requerimientos musicales, además de una gran cantidad de personajes en escena, los cuales portan suntuosos vestuarios y se mueven sobre espectaculares espacios escénicos, llenos de artilugios y efectos especiales.

La historia se basa en el relato bíblico sobre ‘Sansón’ y ‘Dalila’, que se encuentra entre los capítulos 13 y 16 del Libro de los Jueces en el Antiguo Testamento. La ópera sucede en Gaza, donde ‘Sansón’ es un prodigioso líder que debe destruir al ejército filisteo, pero ‘Dalila’, una tentadora filistea le hace olvidar su misión. ‘Sansón’ cede ante el arrollador encanto de ‘Dalila’ y ella se aprovecha para entregarlo al ejército filisteo.

Sansón y Dalila nació como respuesta al interés general de Francia por la música coral en el siglo XIX, sin embargo, tuvo que vencer muchas resistencias por utilizar un tema bíblico. Tras su primer estreno (aún incompleta), el público francés reaccionó negativamente a la pretensión de Saint-Saëns de poner un tema de esta naturaleza en escena, así que el compositor abandonó el proyecto durante tres años.

Pasado ese tiempo y alentado por el también compositor y entonces director Franz Liszt, decidió terminarla y concluyó la partitura en 1876, pero su nuevo estreno tampoco tuvo un buen recibimiento. Fue hasta 1877 en su estreno en Weimar y traducida al alemán, que esta ópera logró captar la atención del público y la crítica, llegando a los grandes teatros y convirtiéndose en una de las óperas más importantes en la historia de este arte. La escena de amor del Acto II es una de las que definen la ópera francesa.

Elīna Garanča es una mezzosoprano originaria de Letonia que ha destacado en la ópera al interpretar obras como Carmen, de Bizet, y La doncella de Orleans, de Tchaikovsky. En el Met actuó por primera vez como ‘Octavian’ en El caballero de la rosa el año pasado. Garanča también ha actuado en México, con la Orquesta Sinfónica de Minería y recientemente con la Orquesta Sinfónica de Yucatán.

El tenor francés Roberto Alagna, quien interpreta a ‘Sansón’, forjó su carrera después de varios intentos por alcanzar relevancia en el ámbito operístico, lo cual consiguió en 1988 con su debut como ‘Alfredo Germont’ en La Traviata, con la compañía del Festival de Glyndebourne. De ahí saltó a escenarios operísticos de gran relevancia, entre ellos, La Scala de Milán, el Covent Garden de Londres y el Met de Nueva York, en este último ha participado en obras como La Bohème, Carmen, Madama Butterfly y Aída.

El vestuario estuvo a cargo de Linda Cho, ganadora de un premio Tony a Mejor vestuario de un musical, por A Gentleman’s Guide to Love and Murder, quien en esta ópera hizo uso de todos los recursos de la época y el país en donde ocurre la trama. Alexander Dodge debutó en el Met como diseñador de escena, aunque cuenta con gran experiencia en el ámbito teatral y varios premios, entre ellos dos Elliot Norton, y es él quien pone el aspecto más contemporáneo de la puesta en escena, con sus llamativos diseños de influencia islámica.

Las próximas funciones de esta temporada serán las de las óperas: La Fanciulla del West (27 de octubre); Marnie (10 de noviembre); la nueva producción de La Traviata (15 de diciembre); la nueva producción de Adriana Lecouvreur (12 de enero); Carmen (2 de febrero); La hija del regimiento (2 de marzo); La Valquiria (30 de marzo) y Diálogos de Carmelitas (11 de marzo).

El ciclo se realiza desde el 6 de octubre de 2018 al sábado 11 de marzo de 2019.

Iniciado en México desde 2008, el Auditorio Nacional es la casa satelital más grande del Met, atrayendo desde entonces a más de 300 mil espectadores que han descubierto que la ópera es un género majestuoso, seductor y lleno de vitalidad y vigencia.

El actual programa llega a 70 países en seis continentes, entre 2018 y 2019, incluyendo aproximadamente 800 cines en Estados Unidos.

A la par de las transmisiones en vivo desde el Auditorio Nacional, la temporada 2018-2019 de En Vivo desde el Met de Nueva York, también se podrá disfrutar en las pantallas de Cinépolis disponibles en 24 complejos Cinépolis VIP en 14 ciudades del país a través de la división +QUE CINE.

Por: Fabián de la Cruz Polanco | @fabiancpolanco

Fotografía: Cortesía Metropolitan Opera (Ken Howard)

Relacionados

Festival de Cine para Niños

ecofilm 2018