Columna invitada: Rubén Rojo Aura y el camino de Chavela Vargas hacia la muerte

julio 10, 2015

Claudia Goytia.-

De niño, Rubén Rojo fue actor y posteriormente estudió cine. Es hijo de la actriz Marta Aura y del actor Rubén Rojo. Dirige el documental “El ruiseñor y la noche”, un testimonio sobre el encuentro de Chavela Vargas con el poeta español Federico García Lorca y su transición hacia la muerte.

La cinta se presentó en competencia en el Festival de Cine de Guadalajara 2015 y es un homenaje al poeta con canciones que cantaba Chavela y fragmentos de la poesía de García Lorca; fue producido por España, Colombia y México, aunque al principio los recursos fueron de la bolsa del propio Rubén, quien fue testigo de los últimos meses de vida de la cantante y pidió una cámara prestada para empezar a grabar.

Cuéntanos más de este documental.

Se trata del último proyecto de Chavela Vargas, un disco homenaje para García Lorca; estaba obsesionada con él y era de quien quería hablar antes de morir. Eso me lo dejó claro en el transcurso de las entrevistas y la película fue eso, un encuentro entre ambos”.

Tú viviste los últimos momentos de ella

El proceso fue muy interesante. Chavela es todo un mito y ha tenido como un millón de vidas. Yo la conocía muy poco: superficialmente había oído ‘La Llorona’, la había visto en ‘Frida’ y medio sabía de la mujer que bebía mucho, pero realmente no me había dado cuenta del alcance que tiene y es impresionante.

Un día me la encontré en una obra de mi mamá, que estaba haciendo un monólogo sobre Frida Kahlo, y en la puesta se utilizaban las canciones interpretadas por Chavela, a quien habían invitado al estreno. Ahí la vi y me impactó mucho, no su historia sino su personalidad. Cuando la vi en silla de ruedas y lo que provocaba en la gente, transmitía mucha energía; la gente la veía como una diosa.

Investigué y llegué a María Cortinas, que era muy su amiga y le dije que me gustaría hacer algo con Chavela. Me invitaron a Tepoztlán, a su casa, y rápidamente accedió. De inmediato, al día siguiente grabé un ensayo, todo fluyó.

En el transcurso de ese último año fue conocerla, conocerme y conocer un proceso de trabajo. Con ella aprendí a dejarme llevar y a contar la historia que Chavela quería, no la mía”.

¿Hubo gran empatía entre ustedes?

Creo que sí, a ella le gustaba la gente joven y yo fui muy respetuoso. Había días que no quería hablar y me respondía con monosílabos; yo no la presionaba, platicábamos de otra cosa y la siguiente vez estaba más animada.

Yo no quería hacer una película biográfica con eso de ‘cuéntame Chavela, cuánto has bebido”. No le hacía ese tipo de preguntas porque el tema era Lorca, y me fui por ahí, eso le gustó mucho.

Más que nada yo conocía a Lorca por el teatro, y la verdad la poesía es un género que me cuesta trabajo, quizá por mi personalidad, pero tenía que encontrar el punto de conexión”.

¿Sabía que ibas hacer un documental con estas características?

No, al principio creí que iba hacer un cortometraje, después pensé que sería sobre su disco. Murió cuando aún estábamos trabajando. Nos habíamos ido a Madrid, donde dio su último concierto en la residencia de estudiantes donde tenía sus “encuentros” con Lorca y me dí cuenta que la muerte era un tema presente y que estaba haciendo un documental sobre su muerte”.

¿Desde cuándo iniciaste el proyecto?

Comencé en el 2011 y terminé justo este año, de hecho lo último que filmamos fue en 2014, y ella ya había fallecido. Fui a San Luis Potosí al desierto a filmar con los huicholes, porque Chavela era chamana. No mucha gente sabe de esta etapa de su vida.

Los huicholes le habían nombrado ‘Marakame’, entonces en la película se habla mucho de esta parte mística que tenía. Cuando descubrí ese misticismo que rodeaba su vida, decidí hacer animaciones en la película, que es la manera que encontré para representar toda la magia que la rodeaba.

Ella tenía 93 años. Me entusiasmaba que alguien de esa edad estuviera pensando en los proyectos que iba hacer. Nos sorprendió su muerte, nunca pensé que iba a ser así a pesar de su vejez. En ese momento me quedó muy claro que este proyecto era el viaje de Chavela  hacia la muerte”.

Apenas lo terminamos y lo presente en el Festival de Guadalajara. A mí me interesaba mucho estrenarlo en un festival en México, la experiencia fue muy buena y el público reaccionó muy bien.

No tengo distribuidor y estamos en pláticas, pero creo que sí hay posibilidades de que se estrene comercialmente. Por lo pronto vamos al Festival de Cine de Costar Rica y también a uno en Londres, que tiene que ver con música y esta es una película muy musical. Este documental es mi opera prima y   es un proyecto muy personal”.

Ruisenor noche

Relacionados