Rockorfeón: Italianos en la estratosfera

0 Flares 0 Flares ×

Chucho Tepepa.-

¡Per la madonna bambino, e la mia mama!

(¡Para el niño madonna, y mi mamá!)

Con aroma a mar... nostalgia... alegría... Desde la bella Italia llega el señor Gigi D’Alessio, eso nos lleva directamente a rememorar los enormes pasajes que nos ha ofrecido el rock manufacturado en el país fundado por Rómulo y Remo.

Desde la década seis la bella signora (bella dama), ha regalado al mundo obras de trascendencia como aquel “Granito de arena”, interpretado originalmente por Nico Fedenco; en español lo cantó Ricardo Roca, hermano de César Costa.

Por la misma época hizo acto de presencia Edoardo Vianello con “Mira cómo me balanceo”, dijo presente Bruno Filippini a través de “La noche del sábado” y  “Corazón loco” en la voz de Little Tony.

Por supuesto Rocky Roberts, con el grupo Pirañas, se hicieron grandes al cantar “Suena tremendo”, sin dejar a un lado a los estandartes Bobby Solo o Adriano Cellentano. Tampoco se debe olvidar a Rita Pavone con su “Azucarado”.

Zucchero, Umberto Tozzi, Lucio Dalla, o Drupi, también han sido enormes aportes a la música mediterránea ítala, deleitando oídos a través de décadas, con diferentes estilos y en diversos géneros.

El progre italiano es de altísimo nivel, bandas de auténticos artistas y por nombrar a algunos viajan hasta la memoria: Il Balletto di Bronzo, Latte e Miele, Il riverso della demaglia, y Premiata Forneria Marconi.

Todos ellos hicieron crecer el progresivo italiano hasta la estratósfera, logrando reconocimiento mundial e incluso de sus semejantes; Emerson, Lake and Palmer les elogiaron, y les dedicó palabras halagadoras, los mismísimos Génesis les escucharon atentamente.

Por el lado auténticamente under, pues llega Lit Fiba, inclusive participaron el Festival Rola 92 en el Palacio de los Deportes de México hace veinte años, y con éxito tremebundo.

El rock italiano siempre ha sido vanguardista, ¡per la madonna e la mia mama! (¡de Nuestra Señora y mi mamá!).