Recordando a los amantes pasajeros y su vuelo por los cines

diciembre 1, 2017

Por: Redacción

El estreno en 2013 de la nueva cinta de Pedro Almodóvar en salas mexicanas, Los amantes pasajeros, fue un acontecimiento que celebraron sus seguidores. Hasta ese momento, el director manchego siempre había cumplido con las expectativas de sorprender a la audiencia con sus historias y sus personajes, más aún en ese caso, en el que se devolvía al género de la comedia y el absurdo, el mismo que le había dado popularidad en el inicio de su carrera.

I’m so Excited, titulo otorgado para el mercado de Estados Unidos y Canadá, no era la excepción, porque en su elenco estaban incluidos algunos de sus actores favoritos, como Javier Cámara, Cecilia Roth y Lola Dueñas, además de la participación del actor mexicano José María Yazpik.

Almodóvar tiene una predilección muy especial por ambientes y personajes mexicanos, y eso explica la inclusión en su momento de Yazpik en un papel aceptable, además de que su desempeño fue muy eficaz, además de que el personaje que interpretó refleja la agitada realidad de nuestro país. El desenlace del mismo fue la culminación inesperada de esta comedia.

En el momento de su estreno, no faltaron las críticas negativas para Los amantes pasajeros, surgidas un poco de la homofobia de la cual ha sido objeto Almodóvar por sus películas enfocadas en la temática gay, pero bueno, eso existe desde los tiempos de La ley del deseo, Kika o Mujeres al borde de un ataque de nervios.

Sin embargo, el director nunca se ha acobardado para hacer el cine y las historias que se le antojan, porque con él se ha dado el fenómeno único, quizá desde la gran época de otra manchega legendaria, Sara Montiel, de que sus cintas son cheque al portador en taquilla.

El director ha sido favorito de quien este texto escribe, desde que se dieron a conocer en México las cintas mencionadas arriba, y otras muy inspiradas como Pepi, Lucy y Bon y otras chicas del montón, Laberinto de pasiones, Entre tinieblas, Qué hecho yo para merecer esto, La flor de mi secreto, La mala educación, Los abrazos rotos y La piel que habito.

En la cinta en mención, las referencias a México Almodóvar las resumió en uno de los diálogos de Cecilia Roth que dice: “Pero si allí la vida no vale nada”, que bien podría considerarse un homenaje a José Alfredo Jiménez.

Además, el avión averiado que nunca deja de volar por territorio español se llama ‘Chavela Blanca’. La primera en homenaje a Chavela Vargas, la cantante favorita suya que también, al igual que el avión de su historia ya está en el cielo. Podríamos seguir espulgando la historia que presenta el director en Los amantes pasajeros, pero tendríamos que revisar de nuevo la cinta para hablar más de ella.

Los tres sobrecargos o ‘azafatos’ van orquestando pues una historia que podría parecer deshilvanada, pero que tiene la coherencia del estilo almodovariano, y hay que aplaudirle como siempre su gran sentido del humor, y si queremos encontrar nexos con otros autores, diríamos que toda la cinta tiene la influencia de Feydeau, el rey francés del vodevil, porque al final además de la risa, Pedro Almodóvar estaba buscando un trasfondo que pintara a sus personajes como todos los sobrevivientes que somos en la búsqueda desesperada del amor.

Por: Fabián de la Cruz Polanco | @fabiancpolanco

Relacionados

Anunciate en Filmweb