Puesta en escena Virus reflexiona sobre la perversidad de la palabra

0 Flares 0 Flares ×

Son las palabras un parásito para los humanos. Los pensamientos nunca se detienen como si provinieran de otro espectro externo al ser. En Virus, Andrés Motta desarrolla una dramaturgia que reflexiona en torno a la condición racional del hombre y coloca en la escena teatral una interesante pieza que sólo nos puede impulsar a cuestionarnos sobre la naturaleza propia.

Motta parte desde la perspectiva filosófica de William Burroughs, quien planteó al lenguaje como un mero acto de reproducción que condiciona y puede llegar a devorarnos. Relata que la voluntad y los deseos verdaderos están en franca tensión contra el lenguaje, que las acciones son guiadas por eso mismo parecido a un huésped maldito.

Dicha problemática la refiere, de manera mucho más específica, para la labor del escritor. Se ha mencionado que la obra de aquel autor estadounidense es compleja de llevarse a la pantalla grande; no obstante, esta puesta representada por tres actores (Miguel Flores, Gerson Martínez y Guillermo León) logra transmitir un mensaje de alerta acerca de la perversión humana.

Vale mucho la pena la experiencia sensorial completa que aporta la obra gracias a la labor de maquillaje, música, iluminación y trabajo histriónico. La obra recuerda a los autores Alfred Korbzinzky, Tristan Tzara, Kenneth Burke, Julian Jaynes, Antonin Artaud y Geza Csath quienes en el mismo tenor que Burroughs plantearon al lenguaje como un elemento ominoso.

El resultado es una propuesta artística ideal para quien gusta de montajes apegados más hacia el lado del absurdo. Aquí no hay historia, no hay moraleja, no hay una línea de pensamiento clara. La intención es precisamente lo contrario, se trata de desatar y seguir impulsando hasta nuestros días una interrogante que ha atravesado la mente de los grandes pensadores de hace dos siglos.

Podría calificarse como una provocación filosófica o simplemente una idea de lo que consiste ser una persona racional. Más aún, los escritores, podrán verse confrontados y comenzar a pensar su oficio desde otro lugar, quizá más crítico o consciente.

En general, la acción se desenvuelve a partir de los encuentros y desencuentros a través de tiempos y espacios mentales de personajes simbólicos; dos agentes que trabajan para el mismo organismo de control. Ambos son aspectos quizá figuraciones de un escritor que ha decidido retirarse de la escritura, quien observa desde su escritorio la danza entre el huésped-parásito en su camino hacia la simbiosis.

Bajo la producción ejecutiva de Miguel Romero, Virus estará presentándose todos los martes a las 20:30 horas hasta el próximo 7 de noviembre, en el Foro La Gruta, ubicado en avenida Revolución 1500, en la colonia Guadalupe Inn, en la delegación Álvaro Obregón, en la Ciudad de México.

Texto y fotografías: Nadia Galaviz

Post relacionados