Polacos en México: La historia desvelada en documental

Fernando Díaz, enviado

GUANAJUATO, Guanajuato.- Un breve comentario de su profesor durante la clase de antropología, sobre los polacos que llegaron a México como refugiados de la Segunda Guerra Mundial, fue el detonante para que los universitarios Alejandro Hernández y Berenice Sánchez realizaran el cortometraje “De Polonia a Santa Rosa”.

El filme, uno de los seis trabajos que compitieron durante el Concurso de Documental Identidad y Pertenencia, en el marco del 17 Festival Internacional de Cine Guanajuato (GIFF), narra cómo Frania y Wallentina fueron obligadas a abandonar su país, donde algunos habitantes sufrieron atrocidades en los campos de concentración nazi.

Ya en tierra azteca se trasladaron a la ciudad de León, Guanajuato, estableciéndose en la colonia Santa Rosa, en la que se adaptaron a una nueva cultura, hicieron sus respectivas vidas y hasta ahora mantienen el recuerdo de haber vivido en una patria a la que nunca regresaron.

Cuando el profesor nos contó ese episodio de la historia nos quedamos con la espinita de saber más, así que una vez enterados del concurso hicimos una investigación del tema; descubrimos que había un libro y una película, y tuvimos la fortuna de encontrar a estos dos personajes”, expuso Berenice Sánchez.

En entrevista, la novel realizadora comentó que lo más difícil de filmar el corto documental fue haber contado una historia como esa -poco o nada conocida en el país- en tan sólo 10 minutos, además de que las protagonistas debieron lidiar con lo doloroso de revivir la experiencia al relatar lo sucedido.

Nos gustó la idea de trasladar esta historia a la pantalla grande, pero el proceso de realización lo cambió todo. Creímos que era un deber humano contarla y reconocer que a su llegada los polacos aportaron mucho a Guanajuato y viceversa. Es importante que México les haya abierto las puertas en circunstancias tan complejas”, afirmó Sánchez.

Incluso, para ahondar en ese pasaje, no descartó la posibilidad de llevar la historia a un largometraje, pues “hay muchas personas involucradas y nos gustaría juntar familias polacas que en su momento se fragmentaron por ese hecho”.

Otros cortos documentales que compitieron en el concurso Identidad y Pertenencia, dirigidos por jóvenes universitarios, son “Minero fui” de Édgar Gutiérrez, sobre el difícil trabajo de Don Raymundo como minero en Mineral de Pozos; y “Mayo” de Diego Andrade, donde una mujer otomí lucha por mantener vivas la tradiciones de su comunidad.

También fueron seleccionados para su realización “Baltasar, historia de una orquesta” de Luis Alonso López; “Entre lienzos”, codirigido por María José Tapia y Héctor Ramos; y “El nuevo horno”, de Emmanuel Vargas y Erika Oregel, ganador del primer lugar y que muestra cómo un adolescente que trabaja de ladrillero lidia con varios obstáculos para ser alguien de bien.

[su_youtube url=”https://www.youtube.com/watch?v=bDScaBUMBI0″ width=”500″ height=”300″]

noviembre 6, 2014

Etiquetas: , ,

Post relacionados