Plaza Sésamo, ¿recuerdas cuando eras niño?

junio 12, 2015

Por: Redacción

Fabián de la Cruz Polanco.-

A más de 40 años de su creación Plaza Sésamo (Sesame Street), una alegre mezcla de enseñanza y diversión sigue cautivando y educando a públicos de todas las edades y naciones.

Todos fuimos atrapados por esta serie iniciada en Estados Unidos, pero extendida a varios países por lo atractivo de su diseño, todavía vigente y con un alto nivel de aceptación entre nuestros hermanos e hijos, tal y como ocurrió con nosotros en la década del setenta.

Imborrables son los momentos que tuvimos al recibir gracias a la televisión, la “caja idiota”, como la llamaban los estrictos padres y abuelos, esas “clases complementarias” que tenían como maestros a los fantásticos personajes creados por Jim Henson: Beto y Enrique, el monstruo Lucas Comegalletas, El Conde Contar o Archibaldo y Big Bird.

También figuran los creados ex profeso para nuestros respectivos países cuando la serie salió de su matriz norteamericana para adaptarse a la idiosincrasia latina y, más adelante, a la europea y asiática.

Recordamos las capsulas en las que marionetas, dibujos animados y actores en filmaciones en formato Súper 8 nos mostraban  la diferencias entre cerrado y abierto; enojado y contento; cerca y lejos; la numeración del 1 al 5. Muchos niños aprendieron a leer, e incluso a escribir a través de Plaza Sésamo.

Las guías que mostraban aspectos de nuestra cultura y la de otros lugares, ¿se acuerdan?, nos hacían abrir nuestra mente e imaginación a sitios que en ese momento, por nuestra calidad de infantes, eran inalcanzables.

En México el programa inició en 1972, adaptando la calle de la versión estadounidense a una vecindad que se acoplaba mejor al contexto mexicano, y que fue llamada “Plaza Sésamo”, teniendo como personaje principal a Montoya, esa gran ave amistosa y un poco torpe de color verde.

Ya en la década del 90 se introdujeron nuevos personajes a manera de muppets, como Abelardo; Pancho Contreras, un monstruo amante de las cebollas; y Lola, una niña monstruo rosa que siempre habla en tercera persona (en México puede ser el equivalente femenino de Elmo).

Hoy día existe un disco compacto llamado “Sesame Street Playground”, el cual tiene los mejores temas de la serie, tomados de países como Brasil, Francia, China, India, Isarel, México, los países Bajos, Palestina, Rusia, Sudáfrica y Tanzania.

La llegada de este material nos permite de nuevo entender la manera en cómo este proyecto ha cambiado la vida de tantos seres humanos alrededor del planeta.

Relacionados

Festival de Cine para Niños