Placeres Culpables: Recordando a Valentín Trujillo, un hombre despiadado

0 Flares 0 Flares ×

Fabián de la Cruz Polanco.-

La madrugada del 4 de mayo de 2006 dejó de existir el actor, director, productor y escritor de cine mexicano Valentín Trujillo, a los 55 años de edad, siendo recordado por su participación como actor en infinidad de largometrajes, todos ellos cargados de una carga de denuncia sobre la injusticia social en la urbe, como “Perro callejero”, (Gilberto Gazcón,1978); “Un hombre violento”, (escrita y dirigida por él, en 1983); y “Ratas de la ciudad”, (Valentín Trujillo, 1984); entre otras.

Proveniente de una familia artística, la Gazcón Trujillo, Valentín Trujillo nació el 28 de marzo de 1951 en Atotonilco, Jalisco. Realizó estudios de derecho en la Universidad Nacional Autónoma de México, pero desde pequeño participó en varias cintas, producidas por su abuelo Valentín Gazcón, así como por su tío Gilberto Gazcón.

Debutó como actor infantil en 1958 en la cinta “El gran pillo” (Gilberto Gazcón). También participó en las cintas “Suerte te dé Dios”, (Gilberto Gazcón, 1959); “Tres tristes tigres”, (Gilberto Gazcón, 1960); “Juan sin miedo”, (Gilberto Gazcón, 1960); “Atrás de las nubes”, (Gilberto Gazcón, 1961); “El Extra”, (Miguel M. Delgado, 1962); y “La risa en la ciudad”, (Gilberto Gazcón, 1962).

En 1962, trabajó en la cinta japonesa “Llamado de México”, que se filmó en Taxco, Guerrero. En 1965, actuó en “El Mal” (Gilberto Gazcón, 1965), protagonizada por los actores norteamericanos Glen Ford y Stella Stevens.

Su debut estelar fue en “Las figuras de arena”, (Roberto Gavaldón, 1969), la cual marcó el inicio de una prolífica carrera profesional. Otros títulos dentro de su filmografía son “Ya somos hombres”, (Gilberto Gazcón, 1969); “Más allá de la violencia”, (Alfonso Corona Blake, 1970); “La otra virginidad”, (Juan Manuel Torres, 1974); “La pandilla infernal/ El juego de la muerte”, (Alfredo Gurrola, 1983); y “Un hombre despiadado/ Más allá de la muerte”, (Valentín Trujillo, 1991).

Placeres culpables 2

En 1983, realizó su ópera prima, “Un hombre violento”, escrita, dirigida y producida por él mismo; a la que siguieron títulos como “Cacería humana/Sed de venganza” (1986); “Amor que mata”, (1992) y “Atrapados”, (1995).

Como escritor, realizó los guiones de cintas como: “Violación”, (1987); “En peligro de muerte”, (1987) y “El último escape”, (Jorge Manrique, 1988).

Lo meritorio del paso del ganador de premios como la Diosa de Plata y El Heraldo, dentro del cine fue su deseo por presentar proyectos con una enorme carga de denuncia social, a través de cintas de género de acción, las cuales poseían cierta profundidad.

Incluso, el ganador del Óscar Néstor Almendros, se expresó muy bien de él y vio algunas de sus cintas, dejando en claro que su figura era determinada dentro de la historia del cine mexicano, aunque a Trujillo le costó un poco reconocer este calificativo, porque creía que su trabajo era boicoteado por sus mismos compañeros.

De hecho, después de que fue él quien salvó la llegada de “Rojo Amanecer” (Jorge Fons, 1989), para su exhibición en las salas, -ya que tomó el proyecto cuando sus productores originales se quedaron sin dinero-, y de que esta cinta fue muy bien recibida por el público, Valentín Trujillo creyó que fue personal el rechazo que esta cinta, que aborda el conflicto estudiantil en México en 1968, tuvo en la Entrega del Ariel, pero sin tomar en cuenta que la cinta no ganó esta presea debido a que abordaba un momento intocable para la política que se manejaba en ese momento en nuestro país.

Post relacionados