Placeres culpables: Recordando a Armando Vega Gil y sus historias a través del cine y la literatura

agosto 4, 2019

Escrito por: Fabián de la Cruz Polanco | @fabiancpolanco

Como es de todos sabido, el pasado primero de abril el bajista, compositor, escritor crítico y periodista mexicano Armando Vega Gil concluyó de forma violenta su vida, tras recibir una acusación de supuesto acoso sexual en su momento a una menor de edad, la cual fue dada a conocer por parte del ‘movimiento’ @MeTooMusicaMx.

Hay sido verdad o no, este suceso conmocionó a la opinión pública y al público seguidor del basto trabajo artístico de Armando, con quien tuve el agrado de platicar en diversas ocasiones, dejando muestra en todo momento de su talento y dedicación para crear arte.

A continuación, me permito transcribir una entrevista que realizamos para este medio, en relación al lanzamiento en su momento, de su libro número 14, titulado Cuenta regresiva y otras fábulas supernumerarias (Ediciones B, 2007), misma que pongo a su consideración.

Este libro está constituido por varios cuentos, y ofrece varios relatos cargados de humor y oscuridad, elementos característicos en la literatura de Vega Gil, a quien recordamos también por su participación como fundador, compositor y músico del grupo ochentero Botellita de jerez.

El objetivo de este material, del cual se incluyen dos relatos llevados al cine, es mostrar que el horror habita en nosotros, y aflora más fácil de lo esperado; siempre con razones sencillas e invencibles.

“Bueno, la verdad, es un libro que llevo escribiendo quince años, no fue una cosa que se me ocurriera así, de momento. Todo empezó cuando yo tenía 15 años y hubo un concurso de cuentos del ISSSTE y, entonces, como mi tío escribía, y yo había leído un libro de Dante Aligieri con mi maestra de literatura en la vocacional 3, fue que me animé a leer, porque mi maestra estaba bastante ‘sabrosa’. Entonces, leí el Dante y me alucinó mucho la manera en que este cuate mandaba al infierno a la gente. Entonces, entré al concurso y escribí un cuento bastante malo y, desde ahí, me propuse escribir cuentos y, pues pasaron muchos años para que empezara a agarrar ‘callo’ y desde hace 15 años a la fecha, empecé a entender más la escritura.

Tuve maestros muy importantes como David Huerta, Pancho Hinojosa e imagínate, como que de ahí empecé a agarrar onda y, como tenía un taller de literatura policíaca, los cuentos más viejos que se incluyen aquí son de esa época. Hay un cuento de un asesinato que ocurre dentro de un cine; también hay unos cuentos que escribí sobre mi obsesión por los olores, de cuando trabajaba en una tienda de perfumes, y también sobre la comida, porque también trabajaba en una revista de panadería.

Entonces, todo se junto y bueno, realmente, han pasado por mi cabeza un millón de cosas. Digamos que el libro es muy heterodoxo en cuanto a géneros, a  temas y pues, ¿por qué lo tienen que leer? Pues porque es una antología de mis 15 años como escritor. Este es  mi libro número catorce;  lo que pasa es que es la primera vez que edito un libro con este gran aparato publicitario y  todo esto es nuevo”.

¿Te gusta el cine Armando?

“Mucho y, de hecho, ya tengo dos cortometrajes; dos videoclips; doy clases de guión para cortometrajes (ahora estoy dando el curso en una escuela que se llama RO75), y las he dado en muchas partes del país. Es un curso sobre guionismo en este género, porque me he formado haciendo guiones desde hace mucho tiempo.

“Trabajé durante siete años  para el programa ‘El Güiri Güiri’, en ese entonces en Univisión, y luego en Televisión Azteca; y claro que me interesa el cine. De hecho, un cuento que se incluye en este libro, llamado ‘Biombo negro’, me sirvió de base para escribir un cortometraje homónimo, y estoy preparando el largometraje, justamente”.

¿Cómo van los preparativos de este proyecto?

“Pues mira, no sé cómo vaya a quedar la cosa. Ahorita está concursando en FOPROCINE. La productora sería Rossana Arau y, pues nada, estamos esperando. Estamos con las ondas de las ‘lanas’ y, bueno,  tal parece que a la Ley 226 le dieron para atrás en el Senado, cosa que es bastante trágica. Entonces, creo que muchos proyectos se van a detener”.

Y esto es muy grave tomando en cuenta que varias películas iniciarían ya filmación, gracias a este apoyo…

“De hecho, el proyecto había sido aprobado el año pasado, pero ya ves que le dieron para atrás a todo cuando comenzó el año, y ahora con el asesinato de la 226, pues creo que va a ser más complicado.

“Pero ahora estamos consiguiendo ‘lana’. El guión está hecho, ya tenemos al director de fotografía…”.

¿Cuál es el argumento de Biombo negro?

“En un cine de barrio, en una época indefinida, se comete un crimen y, en ese cine, habita un grupo de indigentes alcohólicos y la superviviente del asesinato, que es ‘Valentina’, alias ‘La Chamosquina’, decide descubrir quién es el asesino de su marido antes de que termine la película que están viendo, y la película que ellos están viviendo, porque de eso depende su supervivencia.

“Entonces, para descubrir ese enigma, se vale de la ayuda de un loco de la calle, que adivina el futuro leyendo cartas de la lotería sobre un tablero de serpientes y escaleras. Durante la historia, ellos descubren que el amor es la fuerza que los impulsa a salir adelante, mientras que la película que están proyectando es el reflejo de la vida de ellos. Los mismos actores que están en la pantalla, son los mismos que los rodean en su realidad y la película de la pantalla es una comedia negra, policíaca, muy ‘gore’, de un mundo muy burgués y la realidad de los ‘teporochos’ es muy dura y, bueno, al final descubres quién es el asesino”.

Platícanos de tus anteriores trabajos en cine, los dos cortometrajes y los videos musicales.

“Un corto lo dirigí con Roberto Sosa, se llama ‘Fuera de cuadro’ y está basado en otro cuento que está en este libro y hay una relación muy profunda entre mi cine y mis cuentos. Hay mucho de imágenes en movimiento. Entonces, la historia de este dice que antes de un segundo antes del suicidio, vio proyectada en su cabeza la película de su vida. Pero como su vida había sido tan aburrida, se quedó dormido a media función y, cuando despertó, ya era demasiado tarde.

La historia está basada en este hombre gris, a quien ni la muerte le ilumina la vida. El otro corto se llama ‘Alivio’ y está basado en la narración de un amigo colombiano, Luis Fernando Vélez, y es la historia de un chavo que está huyendo de algo, que no sabemos qué es, en una ciudad desierta, y su miedo se convierte en una realidad y sus amigos le ayudan a vencerla de una manera extraña. Los dos están en Youtube.com

Y luego hice un videoclip con Yucatán A go-go, donde mis actores fueron, nada más, ni nada menos, que Regina Orozco y Arturo Ríos y es una parodia del programa ‘Infieles’ que, en este trabajo, se llama ‘Pollitos’, que es sobre la mamá que sospecha que su hijo come a sus espaldas come alimentos chatarra y solamente quiere darle de comer a su hijo pollito porque, según ella, es muy sano. Y contrata a un detective y describen al hijo comiendo tacos de suadero, en un puesto atendido por ‘El Mastuerzo’, que es el baterista de mi banda Botellita de jerez. De hecho, él sale también de actor en ‘Alivio’ y fue un placer trabajar con todos ellos.

Fíjate que, de hecho, el haber estado en Botellita de jerez me ha ganado simpatías con gente muy importante, como Roberto (Sosa), quien en cuanto hablé con él, al igual que con Regina (Orozco) y Arturo (Ríos), de inmediato hubo una simpatía inmediata. De hecho, en el largometraje, quiero que estén los tres dentro del equipo. Trabajar con gente así es una delicia.

“Y el otro videoclip es de una banda que se llama Monocordio, que es Fernando Rivera Calderón, quien trabaja conmigo en ‘Palomazo informativo’ y, pues, todo es familiar. Todos mis trabajos están en Internet, en la dirección mencionada líneas arriba”.

¿Qué es lo que más te llena, dirigir cine o trabajar en videoclips?

“Casi no he sentido gran diferencia porque me encanta trabajar en el foro. Siempre lo de atrás y lo de después es lo trabajoso; la pre y la postproducción son muy latosas, pero el estar en el foro, es lo mío. Me siento súper a gusto ahí en el monitor, con los actores y en el movimiento que ocurre al momento de dirigir”.

¿Y qué ha sucedido con Botellita de jerez?

“Cumplimos 25 años el dos de abril del año que entra. Empezamos a rodar este noviembre un documental, basado en hechos más o menos reales, que se llama ‘Plan B’. Lo va a dirigir Sergio Arau y lo escribimos entre Sergio, su hija y yo y empezamos la preproducción en octubre y el rodaje será a partir de noviembre. Así que puro cine.

“Esto está chistoso, porque se está juntando con la promoción de mi libro y la vida es extraña. A veces pasan años que no ocurre nada y, de repente, todo se concentra en un par de meses”.

Se presentó un documental de OV7, se está preparando otro sobre Timbiriche, que también celebra 25 años de creación, y ahora el de Botellita de jerez. ¿Qué es lo que ofrecerán ustedes en este Plan B, en cuanto a la manera de narrar y presentar su historia?

“Pues… como que no hubo nunca jamás una constancia de imágenes de Botellita…, pero no hubo un registro documental en ese sentido y lo que queremos es dejar constancia fílmica de nuestro paso por el mundo, pero claro, esto será un documental que no tiene nada que ver con los que me comentas. Será un documental muy chistoso porque tendrá aspectos policíacos y políticos, además del rollo de la música”.

¿Fue difícil para ustedes alcanzar el lugar que alcanzaron en su momento?

“Fíjate que nunca nos dimos cuenta del lugar que ocupamos ahora. Cuando estábamos tocando, nos fue muy mal hacia el final del grupo. No teníamos tocadas, ni representantes; si tocábamos, iban cuatro gentes. Entonces, el final de Botella… fue muy triste, muy desgastado. Perdimos Rockoticlán, tuvimos problemas con Sergio Arau. Y ahora, después de que nos despedimos en 1997, resulta que Botellita de jerez es un grupo de culto.

“Entonces, nosotros nunca nos dimos cuenta de lo que pasó. Más bien, tratamos de sobrevivir y de hacer nuestro discurso bien, coherente y divertido, pero la realidad fue más pesada. Y ahora, nos damos cuenta que Botellita de jerez fue importante en un momento de la música popular. Ser de Botellita de jerez es como traer una condecoración, dice ‘El Mastuerzo’”.

Recuerdo que ustedes, como Botellita de jerez, aparecieron en una cinta producida por Televicine, llamada Alcanzar una estrella 3: Más que alcanzar una estrella

“Con Eduardo Capetillo y Ricky Martín que, bueno, si comparas a Ricky con Capetillo, Ricky Martín es Ricky Martín y Eduardo Capetillo es un pobre rancherito poquitero”.

¿Y por qué aceptaron esa oferta, tomando en cuenta el estilo de Botellita?

“Pues por pendejos, la verdad. Fue una tontería. El grupo se estaba muriendo de hambre y pensábamos que las cosas por ahí se iban a arreglar. De hecho, he llegado a pensar que es una venganza de Televisa, con quien estamos peleados a muerte, cada vez que la pasan en sus canales”.

¿Qué opinas sobre los reality musicales? ¿Crees que hacen que sus integrantes pierdan la vivencia de lo que es partirse el alma para alcanzar un lugar entre el gusto del público, como ocurrió con ustedes?

“Son proyectos comerciales muy bien planeados, en donde tú ves a un cuate que es un cantante de ‘American Idol’, un Timbiriche, que no es la representación de nada, como ocurre en esos programas de concurso en donde ves a una persona que no representa a todos los habitantes de un país. Ni siquiera es un muestreo estadístico ¿no?

“Creo que a nivel masivos, se oculta todo el trabajo y toda la dedicación y la honestidad, y la veracidad contigo mismo. Entonces, pues todos estos grupos hacen creer a la gente que son tocados de la mano de Dios y no hay trabajo previo. Aparte ellos ni componen, ni nada. Solamente los ponen a cantar y lo hacen desafinadísimo, horrible y nada más porque están ‘buenotas’ o ‘buenotes’ ya triunfan ¿no?

“Pero son esas mentiras gigantescas que crean los medios masivos que,  ahora que ya no tienen sus campañas políticas, están muy enojados, pero de qué se quejan ¿no? Tienen un monstruo que devora conciencias y que tergiversa la realidad, pero bueno, que ahí con su pan se lo coman. Si existe un montón de gente que le está echando ganas, que está ofreciendo sus cosas a lo largo del tiempo”.

¿Hacia dónde va el medio artístico?

“Cada vez está más prostituido ¿no? Por ejemplo, el hecho de que le pidan a las actrices en las televisoras que si no se operan el busto o las nalgas, no les dan un protagónico, es muy loco ¿no? El concepto de belleza de las televisoras, me sorprende mucho que en una escandalosa proporción de cine nacional, se ha metido al cine, y presentan a las mujeres ‘chichonas’, con mini faldas, con gente que no existen y que no ves caminando por las calles. Chavas y chavos que no son reales y su concepto de belleza se mete al cine, cuando el cine siempre había sido un bastión autónomo, con sus propios conceptos y hay muchas películas de clase aspiracional, sobretodo las comedias románticas y eso no me entra en la cabeza cómo está contaminado. Sobretodo en los lenguajes que existen, que son casi de telenovela.

“Si me preocupa lo que pasa con la Ley 226 que haya estímulos fiscales para hacer cine también me preocupa mucho, porque ¿qué va a pasar con el cine mexicano en un momento tan hermoso, ahí con los tres amigos triunfando en el mundo, con Arriaga haciendo lo que se le pega la gana y qué va a pasar con lo demás?”.

Hablando de estos tres amigos, ¿quién de los tres es tu favorito? Si te dieran a elegir a uno de ellos para dirigir uno de tus cuentos, ¿quién sería?

Cuarón me gusta más. Aunque, bueno,  me encanta ver las películas de Guillermo del Toro porque me entretienen, me prenden y salgo súper emocionado. Pero esta identificación emocional y su manera de hacer las cosas, Cuarón me gusta más. Iñárritu si me late. Pero si cualquiera de los tres me dice que dirigiría un cuento mío, adelante, no habría ningún problema.

De hecho, tengo una relación perdida en el pasado con Alfonso Cuarón, quien iba a los conciertos de Botellita de jerez y todo ese rollo; cuando estaba casado con Claudia y, bueno, digamos que ahí me sentiría muy a gusto trabajando con él. A lo mejor del Toro me impondría un poco, y sentiría una distancia con Iñárritu”.

¿Han sido satisfactorios estos 25 años de carrera Armando?

Si como no. De todo tengo buenos recuerdos y también otras memorias espantosas. En términos generales, yo veo que todo estuvo bien, incluso la ‘quemada’ que tuvimos después de salir en la película que comentábamos arriba, ‘Más que alcanzar una estrella’, ya que tuvimos que hacer un trabajo de reivindicación con la banda para que volvieran a creer en nosotros y aceptarnos. De hecho, no sabes que trabajo más arduo fue eso.

Me gustaría decir que nunca filmé esa película, pero ahí está. Hicimos un disco buenísimo, llamado ‘Forjando patria’, nos volvimos una banda que apoyó al zapatismo y eso nos alivió en muchas cosas”.

¿Y realizarán algún masivo? Tal vez un Auditorio Nacional, un Palacio de los deportes…

No algo tan grande, tal vez un Metropolitan y el lanzamiento de un disco que, de hecho, sería alrededor de la película. Tenemos el plan de hacer esta película desde hace año y medio y, al fin, FIDECINE le entró a coproducirla y ya estamos listos para empezar a rodar”.

¿Y qué es lo que sigue en tu carrera como escritor?

Estoy haciendo un libro de terror en verso para niños. Todavía no lo acabo, pero estoy muy ‘clavado’ en ello”.

Descansa en paz Armando Vega Gil.

Relacionados