“Los Productores” de Mel Brooks, la reaparición del musical norteamericano

0 Flares 0 Flares ×

Fabián de la Cruz Polanco.-

Uno de los directores más completos y versátiles del cine norteamericano es Mel Brooks, quien se ha empeñado en llevar muy en alto la bandera de la comedia musical como ningún otro de sus colegas y contemporáneos. Y la muestra más reciente es “Los Productores”, con la que Brooks demostró, comenzando este siglo veintiuno, que la comedia musical es un género que no podrá desaparecer mientras que existan creadores como él, que buscan alentar a los espectadores por medio del entretenimiento. Las comedias que hace este productor, director, compositor y actor son ligeras, volátiles, irreverentes, pero nadie puede permanecer indiferente ante ellas.

Los Productores” se estrenó en Broadway en 2001, llevando como principales actores a Nathan Lane y Matthew Broderick. La puesta en escena la dirigió Susan Stroman, quien repitió la experiencia en la versión cinematográfica. Lo que Brooks buscaba era rescatar la fórmula del musical al estilo americano y dio una buena lección, primero en Broadway, donde había dominado la presencia de autores ingleses, como Andrew Lloyd Webber, que parecían estar reñidos con el vitalismo que caracterizó en otros tiempos el género en Broadway, teniendo como ejemplos “West Side Story” o “Cabaret”, entre otros.

La versión cinematográfica de “Los Productores” rompió con los límites de un escenario teatral, para airear la trama y darle a los números musicales de gran coreografía esa proyección que le era necesaria. Aunque su origen sea el teatro, cada una de las secuencias se va organizando para crear una estructura muy cinematográfica y con un lenguaje dinámico y modernidad que el público deberá agradecer seguramente a lo largo de toda la proyección.

Lo divertido de la trama ideada por Brooks es que lo lleva a terrenos de la farsa desbordada que provoca la risa y también la reflexión sobre los entretelones del negocio de hacer musicales en Broadway. La pareja de ‘Byalistok’ y ‘Bloom’, un veterano y un joven en el campo de producción, es la encargada de llevarnos a ese mundo tan especial que es el teatro.

‘Byalistok’ es un veterano en su especialidad pero su fama se la debe a sonados fracasos escénicos con los que hace negocio con ancianas jubiladas que le entregan dinero para producir las obras. Cuando aparece ‘Leo Bloom’, un contador enviado por la oficina recaudadora de impuestos en Estados Unidos, el pillo simpático ve en peligro su provechoso negocio y lo entusiasma a juntarse con él en una operación que los hará millonarios.

El joven contador, neurótico y tímido, rechaza en primera instancia la propuesta de ‘Byalistok’, sobre todo cuando descubre que este en su anterior negocio hizo trampa a la hora de hacer cuentas de la inversión y las recaudaciones de taquilla. Como el joven ‘Bloom’ vive un infierno con otros contadores como él que están dominados por un jefe dictador, llega finalmente a la conclusión de que aceptará la oferta de su nuevo amigo para convertirse en productor de Broadway.

El contador le revela a su flamante socio que tal vez es mejor producir un musical que sea un fracaso, porque de esa manera hay posibilidad de obtener ganancias con un dinero que nunca llega a invertirse en forma completa.

Con la idea de producir una comedia musical que sea un fracaso, los amigos se ponen a buscar un libreto que pueda servirles a sus intenciones y lo encuentran con “Primavera para Hitler”, que ha escrito un fanático alemán que busca reivindicar con una obra de este tipo, la imagen del dictador nazi.

‘Byalistok’ y ‘Bloom’ están convencidos de que el público condenará la obra el mismo día de su estreno porque además contratan al peor director de escena y todo su equipo en el que abundan todos los tipos extravagantes de la cultura gay, el coreógrafo, el vestuarista, entre otros. Sin embargo el día del estreno ocurre todo lo contrario a lo que esperaban “Los Productores”, porque el público descubre que la obra no se ha montado en serio y que se ha buscado la diversión de todos con esas situaciones en los números musicales que parecían exaltar al personaje histórico.

A lo largo de casi dos horas, con la complicidad de la directora, Mel Brooks va repitiendo su fórmula teatral que florece como espectáculo cinematográfico y eso se debe a sus actores principales, Lane y Broderick, además de Uma Thurman, como la seductora secretaria sueca que también quiere convertirse en estrella del musical.

Los Productores” fue menospreciada por la crítica de Estados Unidos, aunque en su momento obtuvo varias nominaciones a los Globos de Oro.

Fabián de la Cruz Polanco. Periodista con más de 25 años de trabajo en la fuente de cine e industria del entretenimiento. Ha formado parte de los equipos periodísticos de medios como El Heraldo de México, en su versión original, y Playboy México, entre otros; además de conducir y producir programas de radio en estaciones como Televisa Radio, Radio Fórmula, Radio 13 e InfoNor, (Saltillo, Coahuila). Es autor de los libros Magia pura y total (Historia del Teatro Musical en la Ciudad de México 1952-2011) y Cine Mexicano del 70: La Década Prodigiosa, ambos por SamSara Editores. Fue Director de contenidos del Festival Internacional de Cine Acapulco (FICA) en 2014 y adjunto de la novena edición del Festival Internacional de Cine Gay exhibido en la UNAM en 2015. Hoy día dirige la revista electrónica Filmeweb.