Placeres Culpables: Antonio Serrano atrapa con cuerdas nuestra atención

0 Flares 0 Flares ×

Fabián de la Cruz Polanco.-

Bien dicen por ahí que de lo bueno poco; y ese es el caso de la puesta en escena “Cuerdas”, texto de la mexicana Bárbara Colio, que se presenta desde el pasado 9 de julio en el Teatro “Ignacio López Tarso” del Centro Cultural San Ángel, y que concluirá su reciente temporada en nuestro país el 23 de agosto, dejando en el público el deseo de continuar teniendo en escena una obra cálida e inteligente, bien llevada al foro ahora bajo la dirección de Antonio Serrano.

Producida por Tintorera Teatro y Serenata Producciones, “Cuerdas” fue protagonizada por Oswaldo Benavides, José María Yazpik y Luis Roberto Guzmán, trio de galanes que son hermanos en escena, todos ellos reunidos para viajar a una ciudad lejana con la finalidad de reencontrarse con su padre, el mejor funambulista del mundo, tras 25 años de ausencia.

Cabe mencionar que Benavides, Yazpik y Guzmán participan también como productores asociados, sumándose a ellos Serrano, Renato Manzanilla y Jorge Mondragón.

Peter, Paul y Prince se dan cita en el aeropuerto para emprender el viaje y poder reunirse con su patriarca, quien los invitó a presenciar su último gran espectáculo, el caminar sobre la cuerda floja en un lugar extremadamente alto, poniendo en riesgo su vida pero con el deseo de compartirlo con sus hijos.

Esta sencilla anécdota da pie a una de las mejores puestas en escena que se han presentado este año en nuestra ciudad, contando para ello con el trabajo de verdaderos creativos en sus respectivas áreas, iniciando con el director Antonio Serrano, quien tiene la gracia de hacer de algo cotidiano, algo extraordinario. Prueba de ello es la llegada al cine de “Sexo, pudor y lágrimas” en 1999, después de haber cimentado su éxito en el escenario teatral.

Ahora en “Cuerdas” nos cuenta esta historia de una manera sencilla, por así decirlo, pero respaldado de una enorme maquinaria con la que logra que cada elemento, como reloj, funcione a la perfección, mencionando la escenografía de Fernando Ballina y Fernando Feres, siendo ella capaz de transformarse lo mismo en aeropuerto, que en central de camiones y el interior de un avión internacional; respaldado del buen trabajo de iluminación, diseñado también por esta dupla y el diseño de audio de Madame Miniature, asistido por Daniel Nieto.

Gran parte del trabajo para darle mayor credibilidad a las aventuras de estos hermanos en los lugares en los que se desarrolla la historia, es de los propios actores quienes participan también como tramoyistas, al desarrollar ellos mismos varios movimientos de sillas y atrezzos, esto con coreografías exactas y precisas, provocando en los espectadores una excitación constante ante el gozo de ver en escena y en vivo tal exactitud.

Al trio de actores protagonistas, a quienes da gusto ver en escena por su capacidad histriónica, se suman los talentos de Carolina Rocha y Alejandro Gama, quienes interpretan a varios personajes con los que los hermanos “Peter”, “Paul” y “Prince” deben de convivir en su viaje, logrando esta dupla de talentos que uno como auditorio crea que son más de dos los apoyos de los protagonistas en escena. Un acierto más de Antonio Serrano.

Además, para lograr la precisión en cada una de las funciones, el equipo de “Cuerdas” cuenta con el apoyo de Ruth Polanco, joven traspunte y Stage Manager de las mejores en su especialidad en México.

Escrita por Bárbara Colio, “Cuerdas” recibió el Premio Nacional de Dramaturgia Bellas Artes en 2009. Desde entonces ha sido escenificada lo mismo en México, Estados Unidos, España y Argentina; y cabe mencionar que el año próximo será estrenada en inglés, para presentarse en la ciudad de Nueva York, en Broadway.

En el texto de “Cuerdas” el espectador podrá encontrar una sólida construcción de la mentalidad masculina, con sus vicios y vacíos emocionales, sumado todo ello a las buenas actuaciones de sus actores, en especial Oswaldo Benavides quien, sin lugar a dudas, con esta participación en teatro, sumada a su actual participación en televisión, su primer protagónico en telenovela, nos está permitiendo hacer a un lado su imagen como “Nandito”, el hijo de “María la del barrio” y los jóvenes de “La primera noche” y “Por la libre”, para mostrarnos su madurez como actor y persona.

Hablar de José María Yazpik y Luis Roberto Guzmán es hablar, en mayúsculas, ya de primeros actores que saben lo que quieren y pueden como histriones, pasando de manera libre y sin problemas del teatro, al cine y la televisión interpretando los personajes que se les dé la gana.

Aunque por el momento “Cuerdas” concluirá su temporada en la Ciudad de México este 23 de agosto para realizar una gira por el interior del país, cabe la posibilidad de que regrese a escena en la capital, pues los llenos totales cada semana así lo ameritan.

Fotografía: Cortesía iQ Icunacury Acosta & Co.

Post relacionados