Pilar Medina regresa a los escenarios con “Hipotermia”

0 Flares 0 Flares ×

Jaime Rosales Domínguez.-

La maestra Pilar Medina, con 40 años de trayectoria en los escenarios dancísticos de México y el mundo, regresa con una propuesta visual, sonora y coreográfica estimulante: “Hipotermia”, en la que reflexiona -mediante la creación de arquitecturas o, mejor, esculturas corporales de trazo enérgico, pero de un hondo sentimiento-, a propósito de la escisión del hombre con su humanidad.

La pieza es producto de una exploración de más de dos años de un “trabajo fascinante, hondo y profundo” que la bailarina y coreógrafa fue hilvanando conforme a su gusto por realizar propuestas  cinceladas al amparo del tiempo y la reflexión.

Me gusta trabajar con tiempo, con reflexión porque busco crecer con lo que hago. No se trata de presentar obras por presentarlas; se trata de que tengan un objetivo de vida, una hondura comunicativa”, dijo en entrevista con Filmeweb.

La vida, -dice-, tiene sus paradojas y sobre ellas hay que reflexionar. Esto a propósito del tema de “Hipotermia”, pues a su juicio el hombre lleva bastante tiempo actuando sin congruencia con su humanidad, comportamiento que le pareció interesante visualizar y dar forma y contenido escénicos.

En “Hipotermia”, explica, “iniciamos con una niebla que obnubila el equilibrio del cuerpo, de las emociones y del pensamiento, para transitar a través de ella hasta romperla y poco a poco ahondar en las temperaturas que tiene la vida.

Este camino hacia el calor, hacia la luz, hacia el equilibrio, pasa por temperaturas a veces gélidas, a veces acuosas, gelatinosas, dolorosas y luminosas, para terminar abriendo este gran hielo a un campo de luz”, agregó.

Jorge Ballina, el escenógrafo, propuso una escenografía abstracta con un piso de aluminio a petición de la propia coreógrafa. “Siendo yo una zapateadora quería hacerlo sobre un piso de aluminio que supone un ejercicio corporal diferente al trabajo sobre madera”, mencionó.

Con esta estructura muy blanca y muy luminosa, la maestra Medina explica que Víctor Zapatero diseñó una iluminación que no utiliza colores, sino las tonalidades de la luz natural.

Es una luz un poco amarillenta, un poco más gélida y fría que transita por las distintas escenas que voy  proponiendo coreográficamente hasta terminar en una luz que literalmente rompe la piel”.

El vestuario, a cargo de Tolita y María Figueroa, también presenta una paradoja, dice la creadora al continuar diseccionando las claves de “Hipotermia”.

Es muy duro en la parte del torso y muy dúctil y blando de la cintura para abajo, lo cual quiere decir que siempre estamos en ese permanente conflicto o búsqueda entre lo firme y lo demasiado transparente para lograr el equilibrio”, precisó.

Acerca del notable universo sonoro que acompaña el desarrollo escénico de la pieza, Pilar Medina cuenta que está conformado por grabaciones con aluminio, plásticos, maderas, hielo y agua, en un trabajo de dos años realizado por ella misma y por Joaquín López “Chaz”, para buscar las cualidades y las calidades de temperatura requeridas, cortarlas y dosificarlas hasta dejarlas justo en el término en que ella como bailarina las pudiera interpretar, y para lograr piezas sonoras relacionadas con la desarticulación de lo frío y la búsqueda del equilibrio del cuerpo.

Es un trabajo conjunto en el que no sólo se busca la imagen o la idea, pues yo como directora y coreógrafa debo pensar también en Pilar Medina y en qué puede hacer y cómo lo puede hacer, pues no hay que olvidar que estando una hora en el escenario, hay que darle a la intérprete la posibilidad vital, la posibilidad de vida, y no ahogarla con tantas posibilidades sonoras, coreográficas o de vestuario, sino que todo tenga una dosificación cuassi perfecta para que ella pueda entregarlo al público. Es un trabajo fascinante, profundo y hondo”, mencionó.

Además de la que ellos grabaron, la obra también incluye música de Georges I. Gurdjieff, Carlo Gesualdo, Domenico Scarlatti, Chick Correa y Gonzalo Ruvalcaba; Gaitas tradicionales francesas, Canción tribal de la Mesopotamia, Tobías Hume, Iannis Xenakis y Biagio Marini.

6

LA CREACIÓN, UN MISTERIO

Creadora de coreografías como “Bodas del quebranto, “Golpes de Tierra”, “Himno”, “Entrega inmediata”, “Misa en ti”, “La semilla”, “Bá-si-co” e “Hipotermia”, entre otras, la maestra Medina ha presentado su obra artística en escenarios de España, Francia, Alemania, Suiza, Inglaterra, Escocia, Kenia, entre otros.

Es Premio Nacional de Danza José Limón (2008), Mención Honorífica Especial del Instituto Nacional de Bellas Artes y reconocida como Creadora Artística en el Área de Coreografía por la UNAM (1993).

De trato amable, pero poseedora de una personalidad que se adivina rigurosa, Pilar Medina desarrolla y registra su proceso creativo mediante el video con el que graba sus evoluciones, y una bitácora escrita que acostumbra desde joven, en la que describe todas las incidencias emocionales, la música, ensayos, aciertos, errores, orden y caos: un auténtico mapa en el que se va perfilando toda la obra.

En el aspecto creativo el asunto siempre es más misterioso”, reconoce al afirmar que el artista no siempre sabe por qué queda lo que queda ni de dónde surge una obra. “No se sabe si surgió cuando yo nací, cuando miré una jacaranda despuntar en una primavera o si surgió cuando sentí el frío de un cadáver frente a mí. Son cosas que se van quedando en la psique del creador y que poco a poco se van conformando en una obra”.

En el caso de “Hipotermoa”, dice que ya tenía la idea narrativa acerca de esta ambigüedad entre lo frío y lo caliente, entre la vida y la muerte, y así se fue creando, pero requiere de tiempo, de ejercicio de análisis y sobre todo de largas horas de ensayo y exploración.

Consultada acerca de la trayectoria de “Hipotermia” una vez que concluya su temporada en el Foro Sor Juana Inés de la Cruz del Centro Cultural Universitario (UNAM) donde se presenta desde el 11 de marzo hasta el 9 de abril de este 2017, señaló que se analiza la opción de llevarla al extranjero o a otros escenarios del país, aunque aún no hay nada concreto.

Lo importante era estrenarla porque sólo así una se da cuenta si la obra tiene el músculo suficiente para seguir presentándola. Y  es que frente al público la obra cobra su verdadero sentido. Una puede decir en el estudio que una creación es maravillosa o muy entrañable, pero cuando se presenta en el escenario resulta que no tiene la hondura necesaria”.

Si alguna bailarina quisiera interpretar esta pieza ¿es algo que se puede hacer como se acostumbra con las creaciones musicales y con el teatro?

Sería una decisión personal y yo tendría la opción de aceptar o no”.

¿Le gustaría que eso ocurriera?

No; no en este caso. Si en algún momento yo decidiera crear una obra sería pensada para quien la va a interpretar, para ese equipo o para ese grupo. ‘Hipotermia’ para nada la he pensado para otra persona, para otro cuerpo”.

¿Es una obra personalísima?

”.

Fotografías: Andrea López