Pasiones desbordadas: La bisexualidad en el cine

0 Flares 0 Flares ×

Omar Villalpando.-

Ante el escepticismo de muchos y muchas, Sigmund Freud es considerado el precursor en estudiar  la bisexualidad, orientación sexual que, pese a estar rodeada de múltiples mitos, prejuicios y estigmas, ha sido abordada desde diferentes perspectivas en la pantalla grande.

Aunque en la actualidad es más frecuente encontrar personajes, películas de temática y actores homosexuales, el tópico de la bisexualidad parece tener cierto rezago, limitándose más a producciones independientes que no siempre tienen una salida comercial.

Uno de los casos más famosos es “Secreto en la montaña” (2005) de Ang Lee, en la que “Ennis del Mar” (Heath Ledger) y “Jack Twist” (Jake Gyllenhaal) parecen oscilar entre lo gay y lo bisexual, o simplemente aparentan heterosexualidad en sus respectivos matrimonios.

También figura la cinta española “Segunda piel” (1999), dirigida por Gerardo Vera, un drama donde  la relación de “Alberto” (Jordi Mollá) y “Elena” (Ariadna Gil) no pasa por un buen momento, hasta que él conoce a “Diego” (Javier Bardem), un médico homosexual con quien inicia un intenso romance.

A principios de la década del 90, Sharon Stone se encargó de desatar polémica con el personaje de “Catherine Tramell” en “Bajos instintos” (1992), una escritora graduada en literatura y psicología, abiertamente bisexual y asesina en serie.

Aunque la película obtuvo dos nominaciones al Oscar —Mejor Montaje y Mejor Banda Sonora— desató indignación entre la comunidad bisexual de Estados Unidos al considerar que dicho personaje proyectaba una imagen negativa de esta orientación sexual.

Entre otros largometrajes de relativa reciente producción destaca “La chica del dragón tatuado”, que en cualquiera de sus dos versiones —la sueca o la hollywoodense— muestra a la hacker “Lisbeth Salander” como una chica que, pese a los avatares vividos con el periodista “Mikael Blomkvist”, profesa el amor sin importar el género.

Bisexualidad 2

En la parte de los musicales figura la versión cinematográfica de “El show de terror de Rocky” (1975), una cinta de culto cuyo personaje central, el “doctor Frank N-Furter” (Tim Curry), no hace distinciones al momento de sostener un encuentro pasional, en este caso con “Janet Weiss” (Susan Sarandon) y su propia creación, el musculoso y apuesto “Rocky Horror” (Peter Hinwood).

Respecto al cine mexicano puede enlistarse “Tres mujeres en la hoguera” (1979), drama escrito por Luis Alcoriza bajo la dirección de Abel Salazar, que muestra un cuarteto amoroso en donde la traición y las complicidades resultan piezas clave. Protagonizan Maricruz Olivier, Pilar Pellicer, Maritza Olivares y Rogelio Guerra en una historia que actualmente se ha convertido en el “placer culpable” de varios cinéfilos.

Por otro lado, aunque la bisexualidad no es precisamente el tema central, los largometrajes “Y tu mamá también” (2001) de Alfonso Cuarón, y “Frida” (2002) de Julie Taymor, exponen situaciones en que sus personajes sienten atracción —sentimental, afectiva o sexual— por hombres y mujeres.

Cómo olvidar a Gael García Bernal y Diego Luna interpretando a “Julio Zapata” y “Tenoch Iturbide” respectivamente, en aquella escena donde sostienen un ménage à trois con “Luisa Cortés” (Maribel Verdú); y a la misma Frida Kahlo (Salma Hayek) en sus amoríos con Diego Rivera (Alfred Molina) y Tina Modotti (Ashley Judd).

Si de producciones independientes se trata, o al menos enfocadas en el cine de arte, también se encuentran “Teorema” (1968) de Pier Paolo Pasolini; “El hada ignorante” (2000) del francés Ferzan Ozpetek, quien aborda una historia similar a “Segunda piel”; “Los soñadores” (2003) de Bernardo Bertolucci; “Ja lublju tebja” (2004) del director ruso Dmitry Troitsky; la cinta argentina “Plan B” de Marco Berger; y la alemana “Drei” (2010) de Tom Tykwer.

Imágenes: Stills de las cintas “Ja lublju tebja” de Dmitry Troitsky; y “Teorema” de Pier Paolo Pasolini

Post relacionados