“Paraíso en Auschwitz”: El personaje judío borrado de la historia

0 Flares 0 Flares ×

Fernando Díaz Juárez.-

El nombre de Fredy Hirsch está irremediablemente ligado a la educación de niños y jóvenes judíos que pasaron sus últimos días en el campo de concentración de Theresienstadt que se localizaba en Terezín, un pueblo situado a 60 kilómetros al noroeste de Praga.

Su labor consistió en crear un pequeño oasis de distracción para que esos infantes pudieran vivir en un entorno más tolerable ‒al menos por un corto tiempo‒ y así aislarlos de la trágica realidad que les esperaba.

Esta historia es abordada por el director y fotógrafo Aarón Cohen en el documental “Paraíso en Auschwitz”, que además muestra el testimonio de Bedrich Steiner, uno de los pocos y afortunados sobrevivientes al Holocausto cuando niño, y que tras el asesinato de sus padres y hermana menor fue liberado a los 14 años.

Es una historia fantástica y muy poco conocida que, a través del arte, muestra gran resistencia y resiliencia de los seres humanos. En esta cinta otros sobrevivientes también cuentan su historia de cuando eran niños y lo que vivieron ahí”, contó Esther Cohen, productora del largometraje.

De acuerdo con el director, “Paraíso en Auschwitz” se realizó durante dos años en los que se buscaron testimonios de personas que convivieron con Fredy Hirsch, un personaje borrado por la historia por ser homosexual, pero recordado por el pueblo judío por haber hecho una labor más que humanitaria con niños y jóvenes.

Fredy les enseñó a cuidarse, a jugar, a leer y eso fue muy importante en un momento como el que se vivió en la guerra”, afirmó el cineasta.

El documental muestra cómo Hirsch llegó a Terezín en diciembre de 1941 junto a otros 22 empleados de la comunidad judía, quienes se habían dado a la tarea de organizar la vida en el gueto recién creado.

Ya instalados organizaron a los niños en grupos ‒vivían separados de sus padres en casas llamadas Heims‒ para inculcarles deberes como hacer ejercicio todos los días y prestar atención a la higiene personal, con el fin de mantener en resistencia su condición física y sicológica para lo que más adelante vendría, aunque muy pocos vivieron para contarlo.

Además de estos sobrevivientes, ahora sólo están vivas máximo seis personas, por lo cual este filme es un testimonio que queda para las nuevas generaciones con declaraciones de primera mano, que es lo que queríamos”, detalló Aarón Cohen.

Entre esos testimonios se encuentra el de Bedrich Steiner, quien tras la guerra, sieno adolescente regresó a Checoslovaquia, donde vivió en un orfanato hasta que fue acogido por un pariente lejano.

En su tierra natal aprendió varios oficios y luego ingresó como técnico de escena en un teatro. Al iniciar la televisión pudo ser camarógrafo y finalmente se graduó como cineasta de la Escuela Fílmica de la Universidad de Praga. En 1968 emigró a México.

“Paraíso en Auschwitz” se presentará en Praga como parte del Festival Queer History of Prague y en mayo llegará a México con una presentación para la comunidad judía, que apoyó su producción. Un mes después espera exhibirse con el apoyo del Festival de Cine Judío en México.

Post relacionados