Pablo Ángeles Zuman muestra orgullo por su modelo de Pickman

junio 12, 2015

Por: Redacción

Nadia Galaviz.-

El manga, el anime, el cómic norteamericano y el europeo pero, ante todo, el cineasta Guillermo del Toro conforman una azarosa lista de fuentes de inspiración que Pablo Ángeles Zuman condensa en su cortometraje animado “El modelo de Pickman”, recientemente galardonado con el Premio de la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMACC) en la 57 entrega del Ariel.

A lado de Juan Magaña, Zuman emprendió hace tres años el estudio de animación Dei Ar Guachin Os, desde donde expresa su alegría por ver que sus esfuerzos comienzan a rendir frutos.

Estoy muy sorprendido, me da muchísimo gusto, realmente no me lo esperaba, nadie creía que iba a lograrlo. Todos me decían que era imposible, que necesitaba mucho dinero y gente, pero en realidad, este es mi cuarto proyecto y siempre lo he hecho sin apoyo solo con ayuda de mis amigos”, expresó.

Se trata de una producción cinematográfica que cuenta ya con un historial de reconocimientos y que inició con el pie derecho al haberse presentado por primera vez en nuestro país en el Festival Internacional de Guadalajara (FICG) 2014, donde obtuvo el Premio Rigoberto Mora.

Previamente, el Festival Internacional de Cine de Animación de Annecy, uno de los más importantes con 65 años de historia, lo eligió para ser proyectado en Francia, convirtiéndose en la segunda producción mexicana seleccionada para el evento, el anterior fue el corto de René Castillo titulado Hasta los huesos.

En total, ha participado en cerca de 60 festivales en todo el mundo, entre ellos el Festival de Ícaro, en donde fue premiado como el Mejor Cortometraje Latinoamericano; y en el FIC Kino Ich en el estado de Tabasco, por mencionar algunos.

De acuerdo con Zuman, el corto es una adaptación del cuento homónimo escrito porc H. P. Lovecraft , “uno de mis escritores favoritos. ‘El modelo de Pickman’ fue el primer cuento que leí de él y, de hecho, el corto es un agradecimiento por haberme regresado a la lectura.

Uno de mis mejores amigos de la secundaria, Andrés, me prestaba libros. Confieso que los tuve arrumbados un rato hasta que un día me decidí a leer a Lovecraft y me cautivó, porque era justo lo que me gustaba, el horror atmosférico y no sólo monstruos. Es un autor que describe la niebla y la oscuridad. Durante mucho tiempo crecí cautivado por esa historia, y hace unos 10 años decidí que quería hacerla corto”, recuerda.

Asimismo, compartió que muchas de sus referencias visuales provienen del Viejo Contiente. “Me volví un fanático del cómic europeo, devoré todo lo que tuve al alcance, en eso gasté mis primeros sueldos. Eran héroes completamente distintos al hombre araña, más humanos en batallas no contra súper villanos sino contra la vida misma, el que más me impresionó fue uno francés que se llama Boca del diablo sobre un agente de la KGB”.

El cortometraje lo comenzó a trabajar hace poco más de 10 años, “intenté hacer algunos guiones con un amigo español, pero tenía una visión diferente, al final se fue de México. Lo planeé en stop motion y busqué un equipo sin éxito, incluso había comprado una cámara de los años veinte ‘tuneada’ para ponerle película de las actuales, me interesaba la óptica, que se viera viejo”, reveló.

Acerca del proceso de gestación, el joven cineasta enfatizó: “Mi mayor problema fue que la gente no se suma a los proyectos, les hablaba de mi ambición y se espantaban. Tardé casi cuatro años en terminar el corto, y en ese tiempo tuve problemas de todo tipo, profesionales, personales, emocionales, y cuando estuvieron las primeras imágenes listas atrajo mucha gente”.

El equipo de producción de “El modelo del Pickman” estuvo conformado por Emiliano González como musicalizador, el reconocido actor Cristopher Smith quien dio vida a “Thuber”, el personaje principal de la trama, así como de Sergio Díaz y Astro Estudio en la parte sonora.

Fue una experiencia maravillosa trabajar con ellos, son personas que admiro y respeto muchísimo. A Cristopher nunca lo contacté hasta que lo invité al estudio, llegó completamente en blanco, no sabía de qué se trataba y cuando vio el corto se sorprendió, pensó que iba a grabar un comercial, se emocionó”.

Su experiencia con Guillermo del Toro

La primera vez que Pablo escuchó hablar de Guillermo del Toro fue en la radio. Hablaban de una película sobre seres chupasangre mexicana llamada “Cronos”, pero sólo tenía como referencia las cintas de El Santo y de Germán Robles.

Zuman resaltó la calidad del director: “Para mí era triste porque desde el inicio, cuando  narra la historia del alquimista, me cuestioné si era mexicana. Uno ve algo impresionante y no piensas que sea mexicano pero forma parte de cómo hemos sido educados social y culturalmente. Le dije a mi mamá que quería trabajar con Del Toro alguna vez”.

Agregó: “Al estrenarse ‘Mimic’ ella me llevó al cine a verla; luego un amigo que compraba revistas españolas me mostró un tráiler de ‘El espinazo del diablo’; en ese entonces el internet estaba muy vago, buscaba cómo contactarlo y nunca encontré información”.

Pensé, ‘¿Cómo puedo conocerlo? ¿Cómo puedo llegar con él y mandarle mis cosas?’, entonces empecé a buscar en los créditos de las películas, encontré varios nombres y me metí hasta los eventos, hasta que di con Bertha Navarro que era su productora. Muchos años después tuve la oportunidad de ir a una premier de una película que ella produjo.

Llegué con ella, le llevé mis cosas y le dije que quería conocer a Guillermo del Toro, que era mi sueño. Me preguntó si tenía portafolio y le contesté que más o menos; y luego me dio su tarjeta diciéndome que cuando lo tuviera listo se lo enviara. Tardé un año en prepararlo, fue un desastre, estaba indeciso pero lo envié con notas especialmente para él.

Pasaron algunos meses y Pablo recibió, inesperadamente, una llamada. Era Guillermo del Toro. “No me acuerdo qué día era, pero me sorprendió; es una persona sencilla a pesar de que se mueve en un ambiente muy frío y complejo; es sensible, aquello era un acto de sencillez y humildad, fue muy casual”.

Tiempo después de eso, vino a México a presentar ‘Hellboy’. En el estreno me dijo que iba a ayudarme y me invitaron a trabajar en ‘Hellboy 2’, eso fue una experiencia inigualable; estuve en ‘Avatar’ y nunca sentí lo mismo. En ese momento aprendí mucho.

Dicen que el cine es una carrera para ricos. Se requiere un gran esfuerzo, yo soy demasiado terco y aunque no tengo dinero hago las cosas, eso me ha ayudado y creo que muchos de los grandes directores lo han hecho, como Sam Raimi, quien pidió prestado al médico de su pueblo, al dentista, a sus tíos y llegó a producir una película del Hombre Araña.

Hay gente que se identifica mucho con sus raíces prehispánicas. Yo más bien creo que soy una amalgama de cosas y no tengo identidad. En cada proyecto cambio la forma de hacer las cosas porque justo trato de encontrar mi propia voz”, finalizó.

https://www.youtube.com/watch?v=7mXhZGimJlk

Relacionados

Anunciate en Filmweb