Desde Londres llegó al Lunario un Peter Pan muy setentero

0 Flares 0 Flares ×

Siempre innovando en sus propuestas escénicas, el programa National Theatre Live exhibió en su recién estrenada temporada 2017-2018, exhibida de forma diferida en el Lunario del Auditorio Nacional, una nueva versión del clásico de James Matthew Barrie, Peter Pan, dirigida por Sally Cookson, presentando al público una interpretación más que distinta de esta historia, escrita en 1904, conocida por todos gracias a la versión en dibujos animados que hiciera Walt Disney en 1953.

Protagonizada por Saikat Ahamed, Suzanne Ahmet, Marc Antolin, Will Bower y Anna Francolini, entre otros, esta versión de Peter Pan se aleja de la propuesta original, ubicada en la Gran Bretaña de la primera década del siglo pasado, en la que se sitúan la mayoría de las presentaciones de este cuento, situándose en esta ocasión en la década del 70, también del siglo pasado, en la que podemos ver al protagonista pedaleando una Chopper y teniendo al reggae como principal género musical, además de tener una canción de The Carpenters como tema romántico de la puesta.

El país de Nunca Jamás es un patio urbano, con paredes salpicadas de graffiti, y los Muchachos Perdidos, el pequeño comando que encabeza el protagonista, parecen chicos más que aguerridos, pero no sueltan sus muñecos de peluche. El mundo de Peter Pan, es tan inverosímil, en donde las bombas de bicicleta pueden convertirse en walkie-talkies, las latas en teléfonos y algunos trozos de hierro corrugado en el cuerpo de un hambriento cocodrilo.

Asimismo, el gran cambio que da esta obra es la presencia del Capitán Garfio, que es interpretado por una mujer, la misma que interpreta a la ‘Señora Darling’, la madre de ‘Wendy’, sin que su feminidad ceda en ningún momento, con lo que el espectador puede entender el rechazo de ‘Peter Pan’ a las demandas maternas. De igual manera, Sally Cookson reemplaza el género de ‘Tinkerbell’, quien es interpretada por un hombre regordete cuya habla aparentemente carece de sentido.

No es la primera vez que la directora sustituye los estereotipos de género. En 2015 lo hizo en su versión de La Bella Durmiente, donde una princesa es quien se aventura a despertar a un heredero al trono, y en el mismo año su versión de Jane Eyre para el National Theatre Live fue descrita por un crítico como “un retrato de jubiloso feminismo“.

Estas innovaciones han actualizado la interpretación, sin que deje de ser fiel al espíritu de la obra original de James Matthew Barrie.

Es uno de esos títulos que todo el mundo conoce. Estaba interesada en descubrir cuál era su poder perdurable y por qué seguimos interesados ​​en él cien años después de haber sido creada“, dijo Cookson.

El aspecto más exitoso de Peter Pan es que logra hablar a diferentes edades. Se complace en el amor del niño por el juego y la imaginación. Pero también aprovecha nuestra propia conciencia trágica adulta de la naturaleza fugaz de los placeres infantiles y de enfrentar nuestra propia mortalidad“, agregó.

Peter Pan es una coproducción del Teatro Bristol Old Vic, una compañía que ofrece un montaje lleno de vuelo, música y fantasía.

Las próximas funciones de la temporada 2017-2018 del NT Live, a exhibirse en el Lunario del Auditorio Nacional serán: Salomé (13 y 14 de noviembre); Ángeles en América 1 (3 y 4 de diciembre); Ángeles en América 2 (28 y 29 de enero de 2018); Yerma (11 y 12 de febrero de 2018) y ¿Quién teme a Virginia Woolf? (11 y 12 de marzo de 2018).

Por: Fabián de la Cruz Polanco | @fabiancpolanco

Fotografías: Cortesía NT Live (Steve Tanner)

Post relacionados