Mujeres oaxaqueñas abandonan a sus hijos en “La tirisia”

0 Flares 0 Flares ×

Nadia Galaviz.-

Interesado en contar las historias que se viven en las regiones rurales de nuestro país, el cineasta Jorge Pérez Solano filmó “La tirisia”, cinta que gira en torno al tema de la maternidad, basada en la historia real de dos mujeres mixtecas y que tras un largo recorrido por festivales internacionales, se estrenará este 28 de agosto en salas de circuitos alternativos de México.

Se trata del segundo largometraje del director egresado del Centro Universitario de Estudios Cinematográficos (CUEC), y de la carrera de Comunicación Social, de la UAM, en donde “Cheba” y “Serafina”, son dos madres que se ven obligadas a abandonar a sus hijos.

Esta situación las lleva a sumirse en una profunda tristeza conocida como tirisia, enfermedad que en México es diagnosticada a las personas que sienten que “se les va el alma”.

Pérez Solano se ha definido a sí mismo como un cineasta de la zona mixteca, pues la mayor parte de su trabajo cinematográfico se enfoca en relatar lo que acontece en comunidades olvidadas de esa región, y desde donde surgió el guión de la película, por la que este 2015 Adriana Paz obtuvo el Premio Ariel a Mejor Actriz.

Sobre la historia del filme, Pérez Solano destaca: “Para mí la maternidad es el tema principal. No hay nada más triste que una mujer abandone a su hijo; eso ocurre en la película y en la realidad”.

Para el realizador, se trata de un tema que no había sido retratado en pantalla grande y del que, en su opinión, nadie habla. “Todos pensamos que una madre va a cuidar a sus hijos toda su vida y eso no es así”, afirmó.

“La tirisia”, que contó con apoyo del Instituto Mexicano de Cinematografía (IMCINE), cuenta con las actuaciones de Gustavo Sánchez Parra, Adriana Paz, Noé Hernández, Gabriela Cartol, Alfredo Herrera y Mercedes Hernández.

Previo a su estreno comercial en México, la cinta fue exhibida en diversos encuentros fílmicos, donde tuvo gran aceptación del público.

Es una película que funciona en pueblos en los que la gente necesita de estas historias para ponerse a pensar en su situación. Uno quisiera que se llenaran las salas, pero es difícil.

Si hay algo que no le gusta a la gente es pensar. Creo que es válido. El público paga, ellos deciden qué ver, pero nosotros decidimos qué contar y nos arriesgamos en ese sentido”, comentó Pérez Solano.

El joven realizador planea continuar filmando historias ubicadas en Oaxaca, Puebla y Guerrero, lugares en los que también desea proyectar su trabajo fílmico.

Post relacionados