Morena pide quitar apoyos para el cine mexicano; el gremio responde

noviembre 3, 2018

Por: Redacción

Cuando la diputada Sandra Simey del Grupo Parlamentario de Morena propuso reducir apoyos al cine y reformar el artículo 189 y derogar el 190 de la Ley del Impuesto sobre la Renta (LISR), nunca imaginó que se metía con uno de los gremios más fuertes dentro de la cultura, quienes no permitirían que algo así avanzara.

La comunidad cinematográfica de inmediato se organizó y las voces contra la iniciativa que presentó Simey el 18 de octubre del 2018 son muchas.

Su ignorancia es supina. En su artículo 1 propone: ‘Se creará un comité interinstitucional que estará formado por un representante de la Secretaría de Cultura, uno del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, uno del Instituto Nacional de Bellas Artes y uno de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, quien presidirá el comité interinstitucional y tendrá voto de calidad’”, expresa.

“¿Acaso en Hidalgo la diputada no se enteró de que había desaparecido Conaculta? ¿Quiere que regrese la toma de decisiones verticales de los dineros públicos por parte burócratas no especialistas? ¿Quieren bajar de 700 millones a sólo 240 el apoyo al modelo exitoso de nuestro cine? ¿Quién le ordenó tal infamia?”, opina Víctor Ugalde, presidente del Observatorio Público Cinematográfico Rafael E Portas, quien dio la alerta a la comunidad cinematográfica, que de inmediato reaccionó.

La productora de la película Día de muertos, Estefani Gaona, dijo: “Es una locura lo que quieren hacer. Estoy de acuerdo con que den más apoyo a otras expresiones culturales, pero no pueden arrebatar a la industria cinematográfica lo que se ha logrado hasta ahora para repartirlo por partes iguales. No cuesta lo mismo hacer una película que una obra de teatro, no cuesta lo mismo hacer un video mapping que una obra pictórica, ¿cómo se les ocurrió semejante barbaridad? Hay que defender las batallas logradas por la industria”.

Incluso la diputada de Morena Laura Esquivel escribió: “Expreso mi solidaridad hacia la oposición a la reforma del artículo 189 de la LISR. El camino debería ser ampliar el fondo para beneficiar a todas las disciplinas de las artes y no reducir los fondos ya establecidos. #NoIniciativaSinConsulta”.

El director de cine Amir Galván comentó: “Flamantes diputados de Morena: contrarios al proyecto de nación de XXXXlopezobrador_ y lejos del espíritu de consultar a la ciudadanía, pretenden impulsar iniciativa regresiva contra los estímulos fiscales a la cultura”.

La Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas también fijó su postura: “La AMACC manifiesta su preocupación por la iniciativa propuesta por la diputada y urge a su reconsideración por ser una iniciativa diseñada sin consulta previa y que impactará directamente a la industria fílmica nacional”. Así, cientos de voces le hicieron saber su molestia a la diputada Sandra Simey y al diputado federal Sergio Mayer, presidente de la Comisión de Cultura.

Menos dinero para las películas mexicanas

Pero ¿qué es lo que propone la Diputada Sandra Simey Olvera, de Morena?

Durante los últimos años se ha apoyado en demasía a la industria cinematográfica, lo que se puede contrastar con la producción de sólo nueve películas en 1997 y, posteriormente, a partir del año 1998, con la creación del Foprocine, Fidecine y Eficine, la industria ha venido creciendo de forma exponencial”, señala en su iniciativa.

Para la diputada, el cine mexicano ya no necesita apoyos y por eso es necesario hacer un replanteamiento en los apoyos gubernamentales para ser dirigidos a otras áreas de la cultura.

Por tanto, la iniciativa de Simey pretende modificar el artículo 189 y derogar el 190 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta, para ampliar el ámbito de aplicación del estímulo fiscal y que desde el sector privado se otorguen apoyos a la producción, distribución y exhibición a otras formas de expresión cultural tales como las artes plásticas, la danza, la literatura, la música (sin limitación, como sucede actualmente en el artículo 190 de la LISR), etcétera.

Se considera que no existe una justificación vigente para acotar el estímulo fiscal a unas pocas expresiones culturales, máxime que no expresan la pluralidad cultural del país, dejando a un lado la riqueza de diversas manifestaciones culturales que requieren apoyos económicos”, expresa Simey Olvera.

La diputada de Morena pretende con esta iniciativa que el monto total del estímulo a distribuir entre los aspirantes del beneficio no llegue a exceder los 800 millones de pesos por cada ejercicio fiscal para los proyectos de inversión en la producción nacional cinematográfica, teatral, musical, de artes visuales y plásticas y obras literarias, ni de 50 millones de pesos por cada ejercicio fiscal para los proyectos de inversión en la distribución y exhibición.

De acuerdo con la propuesta, ninguna expresión cultural podrá ejercer proyectos por más de 30 por ciento del estímulo en cada ejercicio fiscal.

En el caso de los proyectos de inversión en la producción nacional cinematográfica, teatral, musical, de artes visuales y plásticas y obras literarias, el monto del estímulo no excederá 20 millones de pesos por cada contribuyente y proyecto de inversión”, expone.

Tratándose de los proyectos de inversión para la distribución y exhibición de las distintas expresiones culturales, el estímulo no excederá 2 millones de pesos por cada contribuyente y proyecto de inversión.

¿Esto qué quiere decir? Si antes el cine mexicano recibía cerca de 700 millones de pesos para producir y distribuir películas, ahora tendría alrededor de 240 millones.

Pero después de las protestas, ¿qué dijo la diputada?

En estos días mi salud no ha sido buena, por tanto, no he podido contestar varios mensajes. Pero de manera breve quiero hacerle saber a la comunidad artística que nunca he actuado para perjudicar a ninguna de las áreas culturales”, dice la diputada morenista.

Continuó con: “La inquietud que tienen es muy válida, la iniciativa no se ha presentado, precisamente por considerar varios factores. Es un documento que se encuentra en revisión y que analizaremos a detalle con más diputados y por supuesto con la comunidad artística”.

Así, la iniciativa de ley que busca eliminar impulsos económicos para el cine mexicano (que si bien vive un boom en la producción, aún tiene muchos problemas en la exhibición y distribución) quedará como una ocurrencia de la diputada Sandra Simey y en un triunfo para la comunidad cinematográfica.

Fuente: El Economista (Vicente Gutiérrez)

Relacionados