Michael Caine y el idílico Londres de los 60 en el documental My Generation

enero 31, 2018

El documental My Generation, de David Batty, es una inmersión en los años 60 -década en que las utopías parecían realizarse- y en la Londres especial de aquella época: el ‘Swinging London’, donde latían todas las tendencias musicales, artísticas y culturales.

El filme resulta especial no sólo por cómo está realizado, sino por su punto de vista y el guía excepcional que es Michael Caine, legendario actor de teatro y cine inglés que a los 84 años se propuso recordar aquel fantástico período, y contarlo en persona como testimonio excepcional.

Caine nació proletario (cockney, como despectivamente se llamaban entonces los hijos de la clase obrera británica) y su verdadero nombres es Maurice Joseph Micklewhite Jr. Comenzó jovencísimo a querer ser actor, hijo de un pescadero y un ama de casa, sin una libra, aceptando todos los papeles, incluso los más pequeños de asistente de escena.

Cuando llegó el primer guión me dijeron que debía elegir un nombre porque el mío era impronunciable. Era 1954, estaba en Leicester Square y tenía que responder de inmediato: miré los títulos de las películas en el cine sobre la plaza, y en uno daban ‘El motín del Caine’, y en otro ‘Los 101 dálmatas’. Elegí Caine”.

Así lo explica en uno de los pasajes deliciosos de este filme que resulta un fresco con imágenes y columna sonora dedicado a Londres.

Los años 60 son releídos por uno de sus protagonistas, que los vivió con la ambición del éxito y la garra de quien parte de lo bajo y quiere llegar, no sin diversión.

Habíamos ganado la guerra, pero no habíamos ganado la paz. La Gran Bretaña de la posguerra era aburrida y sobre todo rígidamente dividida en clases sociales, incluso el locutor de BBC vestía de smoking para leer las noticias.

Todo era rígido, controlado. Tuve la suerte de vivir los años en que muchachos como yo querían pensar con su propia cabeza”. Caine cuenta que para él y otros de su clase el mundo del espectáculo estaba prohibido: “Mi primer filme importante fue ‘Zulú’, en donde interpretaba a un oficial británico. Lo tuve porque el realizador era un estadounidense, Cy Endfield, y jamás un inglés me hubiera hecho hacer de oficial, más bien de soldado raso”.

Desde entonces superó las 100 películas y sigue en plena actividad (después de Youth, de Paolo Sorrentino, rodó otras cuatro obras incluyendo un cameo en Dunkerque) y desde hace tiempo pensaba en un filme sobre la Londres de los 60.

Fue un período en el que futuro era plasmado por jóvenes como yo, nunca había ocurrido antes. Será por aquello que viví que pienso que la juventud no es un momento de la vida sino una condición mental.

Y desde entonces, pese a las decepciones, los años 70 oscuros y todo el resto, pienso: jamás soñar en pequeño y nunca mirar con rabia hacia atrás, se corre el riesgo de tropezar. Yo no tengo motivos para tener rabia”, afirmó.

Desfila por la pantalla un precioso material de archivo: escenas londinenses en las que The Beatles se cruzaban con The Rolling Stones en Charing Cross y les regalaban una canción (I wanna be your Man, 1964), David Bowie vendedor en King’s Road, Marianne Faithfull bellísima con Mick Jagger, y también Twiggy, Joan Collins, Mary Quant; música, fiestas, gestos de protesta o la primera radio libre del mundo (Radio Caroline, junto a la Mancha, la emisora pirata que emitió el rock maléfico que prohibía la BBC).

Fuente: ANSA

Relacionados