Mauricio Garcés, el Casanova del cine nacional

0 Flares 0 Flares ×

“¡¡¡Arrrrooz!!!…¡¡¡Las traigo muertas!!!”, palabra y frase que se inmortalizaron gracias a la picardía que les imprimió Mauricio Garcés, catalogado como el eterno galán y conquistador del cine nacional de quien, el pasado 27 de febrero, se conmemoraron 28 años de su fallecimiento.

Como buen Sagitario, -el signo más aventurero del zodiaco-, y con su galanura heredada de sus raíces árabes, Mauricio Garcés supo bien representar en gran parte de su filmografía la imagen del seductor maduro, incansable e incasable al cual no se le resistía fémina alguna y que lo llevó a alternar con un buen número de bellas actrices.

Mauricio Férez Yásbek, (su verdadero nombre), nació el  16 de diciembre de 1926 en Tampico, Tamaulipas. De familia libanesa, el actor tuvo su primer contacto con las artes escénicas a través de su tío el fotógrafo Tufic Yásbek, pero quien le dio su primera oportunidad en el cine fue otro de sus familiares, José Yásbek, productor de cine.

Esto en la película “La muerte enamorada” en el año de 1950 donde el joven Mauricio Garcés debutó como parte del reparto en la cinta protagonizada por Miroslava y Fernando Fernández. A partir de ahí le siguieron más oportunidades que lo llevaron a participar en diferentes melodramas del cine nacional de diferentes géneros como dramas, comedias, westerns y de terror nacional “La Llorona”, además de variados personajes, entre ellos el de ‘Manuel Jiménez’ que realizó en “La estrella vacía”, basada en una novela de Luis Spota, donde compartió créditos con María Félix.

Mauricio Garcés

El ‘Zorro plateado’, otro de sus sobrenombres, hizo memorables villanos. A finales del cincuenta se le vio en “Gutiérritos”, telenovela que protagonizara Rafael Banquells, a quien Gárces le hizo ver su suerte en la que fuera una de sus pocos trabajos para la pantalla chica.

Después, la trayectoria de Mauricio Garcés se perfiló a caracterizar el rol del elegante y simpático ‘Playboy’ que le diera fama y popularidad en el séptimo arte, cuyos títulos hablaban por su solos, entre ellos “Don Juan 67”, “Departamento de soltero”, “El criado malcriado” y “Modisto de señoras”, misma que sirvió para que a principios del 2000 se hiciera en televisión una idea similar en la serie “Diseñador ambos sexos”, sobre un hombre que aparenta ser ‘gay’ para ganarse la confianza de las mujeres que atiende.

El actor, de quien en su biografía se cita que adoptó este apellido porque empezaba con la misma letra de los actores que admiraba como Cary Grant, Gary Cooper y Clark Gable, también trabajó en largometrajes que su produjeron en el sur del continente americano como “Bromas S.A.” y su presencia en el celuloide fue constante, principalmente en los sesentas en la llamada ‘sexy comedia’, en la que tuvo una excelente réplica con los cómicos de la época con quienes actuó.

Como el personaje que interpretó, Mauricio Garcés no comulgaba con la idea del matrimonio y traspasó a la vida real ese estigma que lo convirtió en un hombre de gran carisma y enigmático. El periodista Juan Calderón recordó en un programa de televisión una de las frases que Garcés repetía respecto a su condición de seductor: “Cuando  las mujeres ven a un hombre atractivo, rico y soltero dicen…¡quiero!”.

A principio del setenta, la aparición de Mauricio Gárces en el séptimo arte se disminuyó, con cuatro películas realizadas entre 1971 y 1972. En el ochenta actuó en “El sátiro” y “Mi familia y yo”, así como en el programa de televisión “Las aventuras de Lenguardo”, con Alfredo Alegría. Falleció el 27 de febrero de 1989.

Por: Carmen Sánchez Dávila.