Mario Vargas Llosa, hombre de cine y teatro

0 Flares 0 Flares ×

El nombre de Mario Vargas Llosa ha ido más allá de la literatura, pues algunas de sus novelas más célebres han sido adaptadas al cine. Dos de las mejores son, sin duda La ciudad y los perros y Pantaleón y las visitadoras, ambas dirigidas por su paisano el gran cineasta Francisco J. Lombardi, que junto con el mexicano Jorge Fons, director de Los cachorros, son una buena muestra de lo que puede hacerse en pantalla grande con sus famosas novelas.

Pero también Vargas Llosa ha luchado por hacerse de prestigio como autor teatral y así es como ha autorizado los montajes de La señorita de Tacna, La Chunga y La ciudad y los perros.

De las anteriores, en México La Chunga fue un éxito histriónico de Socorro Bonilla, aunque no logró ser muy popular en la cartelera local. De La señorita de Tacna, se conocen dos montajes protagonizados por grandes actrices; la primera que la dio a conocer fue Norma Aleandro, que la presentó en nuestro país durante un Festival de la Ciudad de México, en un foro universitario. La actriz consagrada en películas como La historia oficial y Gaby hizo toda una creación con el personaje de Vargas Llosa.

De hecho la versión que ofreció de la obra del autor peruano, es uno de los momentos inolvidables para muchos teatrófilos, sobre todo por aquella famosa escena en la cual La señorita de Tacna debe transformarse en escena, frente a los ojos del espectador, de una anciana balbuciente en una bella jovencita que vive una historia de amor que termina en forma trágica.

Ese trabajo de Aleandro fue aclamado en teatros de Argentina y España, y cuando se dio en México el público se sintió realmente privilegiado porque la actriz es hasta la fecha una figura mítica y excepcional, como lo probó en Gaby, una historia verdadera, la película de Luis Mandoki sobre el libro de memorias de Gaby Brimmer, donde la actriz argentina encarnó a la perfección a una modesta nana mexicana que le enseña a “Gaby” a sobrevivir a pesar de padecer parálisis cerebral.

El montaje de la obra de Vargas Llosa con Silvia Pinal, también fue un gran triunfo para la estrella mexicana, porque realizó una larga temporada en el Teatro Hidalgo, y obtuvo con ella muchos premios de mejor actriz, e incluso en otra visita a México de Vargas Llosa, fue aprobada públicamente por el escritor y sancionada como una de las mejores interpretaciones que se han hecho en teatro con sus personajes. Tiene el escritor peruano la suerte de haber encontrado directores que lo entienden y que recrean con fidelidad.

Lo que ha hecho Vargas Llosa en el teatro es algo de lo que se puede decir de otros grandes de la literatura mexicana como Carlos Fuentes o Gabriel García Márquez, quienes nunca tuvieron la fortuna de encontrar a buenos directores teatrales para que le dieran al clavo al llevar sus historias a la escena.

De ser aceptada por el público mexicano La ciudad y los perros, en el teatro, es seguro que servirá de garantía para que otros creadores escénicos del medio local quieran llevar la historia de los jóvenes de una academia militar que viven el infierno del bullying en su medio y que es la base dramática de la historia que consagró a Vargas Llosa hace 50 años cuando fue publicada por primera vez su novela.

Por: Fernando Díaz Juárez