“Margarita”: El encuentro amistoso entre un cineasta y su protagonista

0 Flares 0 Flares ×

Diana Ruiz.-

Cuando era pequeño, Bruno Santamaría tenía miedo de una mujer que se quedaba a dormir detrás de los tinacos, en la azotea del lugar donde vivía. Conforme pasaron los años, ese temor se convirtió en una fuerte necesidad por acercarse a ella, al grado de querer realizar una película. Así nació el documental “Margarita”.

Desde antes ya había una relación sólida entre ella y yo, pero con la película estaba invadido por terminarla. Al culminar el rodaje la amistad continuó, ya no sólo conmigo sino con la productora y mi mamá. La relación creció”, compartió el egresado del Centro de Capacitación Cinematográfica (CCC).

Santamaría entendía el reto al que se enfrentaba con este documental. Ya otras personas le habían advertido los peligros de hacer una película sobre alguien con quien estaba muy encariñado. Le dijeron que algún momento iba a tener que lastimarla para “sacar” la película y eso le iba a doler.

Aunque todo el tiempo el joven debutante estuvo consciente de la grabación y de que estaba buscando emociones, siempre existió la idea de que el algún momento tenía que parar el rodaje, llegar al límite y no transgredirlo para no dañar su amistad con Margarita.

Margarita 2

Al final, el documental “Margarita” ofrece el retrato de esta mujer conocida como “La Muñeca” o “La Panda”, quien vive en las calles de la Ciudad de México. Al intentar reunir las historias y anécdotas de este personaje que transita entre la lucidez y la locura, el realizador muestra la relación de amistad que se ha ido construyendo entre ellos.

La protagonista de “Eva y Darío” (Sergio Véjar, 1972) le demostró a Bruno Santamaría la necesidad de tener paciencia con los demás, pero sobre todo le dejó como enseñanza la oportunidad de tener una nueva amiga gracias al haber afrontado el miedo que sentía.

Cuando mi papá me comentó que probablemente esta señora había filmado una película en la colonia de mi casa, me inquietó mucho y enfrenté el miedo al acercarme, pero ella no me lo permitió. Con el tiempo Margarita se acercó a mí y me di cuenta que no pasaba nada al estar cerca de ella, ahora me encanta tenerla. Aprendí que probablemente detrás del miedo hay cosas más luminosas”, concluyó el realizador.

El documental “Margarita” fue apoyado por el Instituto Mexicano de Cinematografía (IMCINE), mediante el Fondo para la Producción Cinematográfica de Calidad (FOPROCINE). Recientemente la cinta obtuvo una Mención Especial en la edición 31 del Festival Internacional de Cine en Guadalajara.