“Maldito cielo”, retrato cinematográfico de la Generación X

octubre 25, 2016

Por: Redacción

Omar Villalpando.-

La libertad creativa radical, la juventud como paradigma y el empeño por retratar los valores alternativos catalogados bajo la famosa etiqueta de “Generación X”, son algunos de los temas que inundan el cine independiente del director estadounidense Nathan Silver.

El realizador sigue esta misma línea en su más reciente película “Maldito cielo” (Stinking Heaven, 2015), que puede verse en cartelera de la Cineteca Nacional de la Ciudad de México, tras su paso por el 36 Foro Internacional.

La historia gira en torno a “Jim” y “Lucy”, un matrimonio a cargo de una comuna para ex adictos en el Nueva Jersey suburbano de la década de los noventa. La armonía del lugar es pervertida cuando Ann, una adicta y ex amante de uno de los integrantes, irrumpe en el hogar desatando tras de sí un imparable torbellino de paranoia, drogas y muerte.

Se trata del quinto largometraje de Nathan Silver, en el cual continúa su exploración sobre grupos de gente buscando un lugar en el que sientan identificados.

maldito-cielo-2

Al igual que en “Uncertain Terms” (2014), que se situaba en un santuario para adolescentes embarazadas, “Maldito cielo” toma como escenario una especie de cooperativa terapéutica en la que se desarrollan dinámicas disfuncionales que atraen y apenas mantienen juntos a personajes bajo un mismo techo.

Silver y el director de fotografía Adam Ginsberg crearon una estética que subraya su rechazo al trazo limpio. La cinta fue filmada en formato Betacam con una cámara de la época de los noventa; el resultado es una imagen algo tosca que remite a esas viejas cámaras de vídeo-casete barato, una especie de reivindicación de lo sucio que mira de un modo extrañamente amoroso al desastre vital en el que se encuentran sumidos sus personajes.

Tanto esta opción estética como la cercanía (visual y emocional) que va con la intimidad de los protagonistas proponen al espectador una experiencia de inmersión sin reparos. La imagen se acerca en extremo a los rostros de sus personajes mediante un recurso continuo al primer plano y el uso de una cámara en mano siempre en movimiento, tan inquieta y nerviosa como los habitantes de la casa.

Cabe destacar que en 2005 Nathan Silver se graduó de la Escuela Tisch de Artes de la Universidad de Nueva York. Desde entonces ha escrito y dirigido varios cortos y seis largometrajes con los que estableció su nombre en la escena independiente.

Sus películas son realizadas con bajos presupuestos y a través de una intensa colaboración con sus actores, quienes improvisan libremente.

Relacionados

Festival de Cine para Niños

Festival de Cine para Niños