Mainstream Mainstream: Otras mexicanas en Hollywood

octubre 3, 2018

Por: Redacción

Dolores del Río, Lupe Vélez, Katy Jurado y Salma Hayek, son reconocidas como las únicas actrices mexicanas que han logrado forjar una trayectoria sólida como superestrellas en Hollywood, la industria fílmica más poderosa del mundo. Pero no son las únicas. Aunque con una trayectoria menos destacada en el cine estadounidense que las ya mencionadas estrellas, otras mexicanas también han dejado, aunque sea, una pequeña huella en la Meca del Cine.

En el Hollywood de principios de los años 30 del siglo pasado, existió una curiosísima serie de películas realizadas en español. El Spanish Hollywood, como también se le conoce, fue el semillero de muchísimas estrellas hispanas. Quizá la máxima figura de esta serie de películas fue la mexicana Lupita Tovar (1910-2016). Lupita fue la estrella de la versión en español del clásico Drácula (1931), quizá la cinta más memorable del Hollywood en español. Luego Lupita se consagró también en la industria fílmica mexicana al estelarizar Santa (1931), la primera cinta sonora de México.

Junto con Lupita, también brillaron de una manera más tenue en Hollywood en la misma época las hermanas Raquel (1908-1987) y Renée Torres (1911-1998). Muy poco se habla hoy en día de ellas, Pocas personas las recuerdan. Raquel se inmortalizó en el cine al ser la estrella femenina de la cinta Duck Soup  (1933), protagonizada por los célebres Hermanos Marx. Renee por su parte, participó en varias cintas, siendo quizá la más importante The Devil on Horseback (1936).

Andrea Palma (1903-1987), la primera gran diva del Cine Mexicano, inmortalizada en la cinta La mujer del puerto (1934), también participó en algunas cintas de Hollywood habladas en español. Además, también actuó en Tarzan and the Mermaids (1949), junto a Johnny Weissmuller. Por su parte, la bellísima Esther Fernández (1971-1999), una de las primeras grandes superestrellas femeninas del cine nacional, actuó en la cinta Hollywoodense Two Years Before the Mast (1946), junto a Alan Ladd.

La bella María Elena Marqués (1926-2008), actuó en dos cintas estadounidenses: Across the Wide Missouri (1951, junto a Clark Gable) y Ambush at Tomahawk Gap (1953, con John Derek). Por su parte, Rosaura Revueltas (1910-1996), fue la estrella de la película de culto The Salt of the Earth (1954). Rebeca Iturbide (1924-2003) actuó en las cintas hollywoodenses The Sun Also Rises (1957, con Tyrone Power y Ava Gardner) y Jet Over the Atlantic (1959, con Guy Madison y Virginia Mayo).

Linda Christian (1923-2011), también tuvo una destacada carrera en cine y televisión estadounidense. Fue coestelar de Johnny Weissmuller en la ya mencionada Tarzan & The Mermaids (1949) y tiene el honor de ser la primera Chica Bond, pues actuó en la versión televisiva de Casino Royale (1954), la primera adaptación en medios visuales de Bond, interpretado entonces por Barry Nelson.

La gran Silvia Pinal (1931), estelarizó una única cinta en Hollywood en su larguísima carrera. Esta fue Shark! (1966), al lado de Burt Reynolds.

Otras actrices mexicanas que también dejaron huella en el cine estadounidense son Aurora Clavel (1936) y Josefina Echánove (1927). Clavel actuó en cintas como The Mosquito Coast (1986) y las míticas The Wilde Bunch (1969) y Pat Garrett & Billy the Kid, obras cumbres de Sam Peckinpah, entre muchas otras más. A Echánove se le recuerda en cintas como Amytiville 3-D (1983) y Old Gringo (1989).

Isela Vega (1939) también ha pasado por Hollywood. La recordamos en cintas como Drum (1976), con Warren Oates y sobre todo Bring Me The Head of Alfredo Garcia (1974), otro clásico de Sam Peckinpah, junto a Kriss Kristofferoson.

De Elpidia Carrillo (1961), casi nadie habla, pero la actriz michoacana tiene una gran trayectoria en el cine hollywoodense. De sus cintas más importantes destacan The Border (1982), con Jack Nicholson; The Honorary Consul (1983), con Richard Gere, y Predator (1987), junto a Arnold Schwarzenegger, entre muchísimas más.

Otras de nuestras gloriosas actrices mexicanas que han pisado decorosamente Hollywood en los últimos años son Tina Romero (1949) en “Missing” (1982); Angélica Aragón (1953) en Toy Soldiers (1983), A Walk in the Clouds (1995) o Dirty Dancing Havana Nights (2004); Julieta Rosen (1962) en The Mask of Zorro (1998) y Daniela Romo en One Man’s Hero (1999).

Hoy en día, jóvenes actrices mexicanas hacen sus pininos en Hollywood. Kate del Castillo, Ana de la Reguera, Martha Higareda, Karla Souza y Sandra Echeverría, han trabajado en varias cintas estadounidenses, sin olvidarnos desde luego de Eiza González, que está logrando obtener un reconocimiento masivo en su aún breve carrera en el mercado estadounidense.

Por Luis Miguel Romero | @LuisMiguelR01

Mexicano, cinéfilo, amante de la musica, el teatro, los animales. Escribiendo para varios medios impresos y electrónicos. Abarcando todos los medios, todos los géneros y todas las épocas. Siempre aprendiendo cosas y compartiéndolas con el mundo.

Relacionados

ecofilm 2018