Mainstream, Mainstream: Mexicanos en los premios Óscar

febrero 22, 2019

El éxito reciente de la película Roma (Alfonso Cuarón, 2018) y su brillante paso por la reciente edición de los Premios Óscar de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de los Estados Unidos, específicamente de las actrices Yalitza Aparicio y Marina de Tavira, nos lleva a hacer una pequeña semblanza de los histriones mexicanos que han pasado por la entrega de premios cinematográficos más famosa (y tal vez la más importante) del globo.

El mítico Anthony Quinn (1915-2001), es no solo el primer mexicano es ser nominado y galardonado con la distinguida estatuilla. Es también el mexicano con más nominaciones a dicho premio.  En 1952 fue galardonado con el Óscar a Mejor actor de reparto por su interpretación de ‘Eufemio Zapata’ en la biopic Viva Zapata! (Elia Kazan, 1952), sobre la vida del célebre caudillo mexicano Emiliano Zapata (interpretado por Marlon Brando). Cuatro años después, Quinn recibió el premio en la misma categoría por la cinta Lust for Life (Vincente Minnelli, 1956), otra biopic sobre la vida del artista holandés Vincent Van Gogh (caracterizado por Kirk Douglas), y en donde Quinn interpretaba al artista Paul Gauguin.  Un año después, finalmente fue nominado en la categoría de Mejor actor por la cinta Wild is the Wind (George Cukor, 1957). En 1964, recibió su segunda nominación en esta categoría por la mítica cinta Zorba, The Greek (Michael  Cacoyanis, 1964).

En 1954, la bellísima Katy Jurado (1924-2002), se convierte en la primera mujer mexicana (y latinoamericana) en ser nominada al Óscar, en la categoría de Mejor actriz de reparto por la cinta Broken Lance (Edward Dmytrik, 1954), donde caracterizó a una indígena comanche, esposa de Spencer Tracy.

Pasaron treinta y tres años antes de que un histrión mexicano fuera reconocido por la AMPAS. La elegida fue Salma Hayek (1966), quién se convierte en la primera mexicana en ser nominada en la categoría de Mejor actriz por la biopic Frida (Julie Taymor, 2002), donde caracterizó a la mítica pintora mexicana Frida Kahlo.

En 2006, la gran Adriana Barraza (1956), logra ser reconocida con una nominación como actriz de reparto por su sublime actuación como una desesperada niñera de una familia estadounidense en la cinta Babel (Alejandro González Iñárritu, 2006).

Cinco años después, a Anthony Quinn se le suma el actor Demián Bichir (1963), quién fue nominado como Mejor actor por su actuación como un jardinero ilegal mexicano en la cinta A Better Life (Chris Weitz, 2011).

Curioso resulta que muchas nominaciones de estos histriones mexicanos coinciden en películas biográficas (Quinn, Hayek). Jurado, Barraza y Bichir han sido nominados por su caracterización de arquetipos raciales y culturales (indígena, niñera, jardinero) sobre los mexicanos en los Estados Unidos. En este contexto, resalta que las actrices Yalitza Aparicio y Marina de Tavira no están interpretando estos clichés. La cinta es mexicana, y simplemente retratan a dos personajes básicos del sistema familiar mexicano (la madre y la niñera-empleada doméstica). Tal vez por eso sus interpretaciones resultan más genuinas, más emotivas (esto desde luego, sin menospreciar el trabajo de los histriones antes mencionados).

Por ello ¡basta de críticas absurdas! ¡Que honor que Yalitza y Marina representen tan dignamente al gremio actoral mexicano y al país en general, en una ceremonia de premiación cinematográfica tan antigua, ya legendaria y mediática! ¡Valemos mucho por más que digan!

Por Luis Miguel Romero |@LuisMiguelR01

Relacionados