Mainstream, Mainstream: El mundo de Yolanda Vargas Dulché en cine y televisión

agosto 17, 2019

Escrito por: Luis Miguel Romero | LuisMiguelR01

En su concepto llamado Fábrica de sueños, la cadena Televisa ha anunciado una nueva versión de Rubí, llevando como protagonista a Camila Sodi. Este es un clásico de la televisión mexicana, aunque tiene su origen en el mundo de los comics. Es una de las historias surgidas de la maravillosa mente creativa de Yolanda Vargas Dulché.

Durante más de cuarenta años, Yolanda Vargas Dulché fue una de las escritoras más leídas de Latinoamérica. Sus maravillosas historias, cargadas de melodrama y ambientadas en lugares exóticos, fueron plasmadas en formato de historieta a través del semanario Lágrima, risas y amor, publicado por Editorial Argumentos (después Grupo Editorial Vid), que fue del deleite de chicos y grandes. No pasó mucho para que sus historias fueran llevadas a los medios visuales, primero a la gran pantalla y luego a la televisión.

La primera de todas las historias de Vargas Dulché en ser adaptadas a la pantalla fue Yesenia. Sin embargo, en su primera edición la historia llevaba el título de Zorina. Fue filmada en 1949 con la brasileña Leonora Amar como la bella gitana. En los años 60, la historia fue re lanzada con el nombre de Yesenia. En 1970 la bella Fanny Cano interpretó a la exótica gitana en telenovela, y un año después fue interpretada por Jacqueline Andere en el cine. Diecisiete años después, Adela Noriega se caracterizó como la bella gitana en una nueva versión en televisión.

Ladronzuela fue la segunda historia de la autora en ser llevada al cine. Fue protagonizada por Blanca Estela Pavón en la que sería su última cinta antes de morir en un trágico accidente aéreo. En 1978 la historia se llevó a la televisión con Macaria como protagonista.

En 1958 el turno le tocó a Rarotonga, la bellísima y exuberante diosa de la selva. La historia en realidad no fue escrita por Yolanda Vargas Dulché, sino por su marido Guillermo de la Parra, pero aun así, se considera habitualmente como parte del catálogo de la autora. Rarotonga originalmente llevó el nombre de ¡Tabú! y un año antes Juan Orol la llevó al cine como Zonga, el ángel diabólico, con la rumbera cubana Mary Esquivel como estrella. Una versión más reciente de Rarotonga se llevó al cine en 1978, con más pena que gloria, con la vedette Gloriella en el rol estelar.

En 1965 se llevó a la televisión una versión de Cenicienta, que Vargas Dulché tituló María Isabel, y fue Silvia Derbez la encargada de encarnar en la pantalla chica a la bella indígena. A petición de la propia autora, la historia fue llevada al cine en 1967 en un éxito taquillero estelarizado por Silvia Pinal. En 1997 Carla Estrada produjo la más reciente versión televisiva de la historia con Adela Noriega.

La antes mencionada Rubí fue llevada a la televisión en 1968 con la bella Fanny Cano interpretando a la trepadora social y femme fatal más famosa del mundo de Vargas Dulché. En 1970 la historia es llevada al cine por el maestro del suspenso del cine mexicano Carlos Enrique Taboada con la bella Irán Eory en el rol estelar. Veinticuatro años después, Rubí regresó a la televisión con gran éxito de audiencia con Bárbara Mori en el rol principal.

En los años 70 se produjeron en televisión Encrucijada (1970), con Jacqueline Andere e Irán Eory como protagonistas, y ¿Quién?, que llevó en el rol estelar a Silvia Pinal.

En 1982 Gabriel y Gabriela se realizó como telenovela con la actriz Ana Martin. La misma Martín fue la encargada de encarnar en 1988 a una de las heroínas más célebres de la autora: ‘Oyuki Oguino’, la bella geisha enamorada de un hombre blanco en el clásico El pecado de Oyuki, una de las producciones mejor logradas en la historia de las telenovelas mexicanas.

Finalmente, en 1995 se realizó en televisión la última historia inédita de Dulché adaptada a los medios visuales hasta la fecha. Se trata de Cassandra. La versión televisiva producida por Carla Estrada fue estelarizada por Ana Colchero y llevó el nombre de Alondra a petición de Vargas Dulché como un homenaje a su nieta, la directora de orquesta Alondra de la Parra.

Esperamos que la nueva versión de Rubí que ha anunciado Televisa, logre conservar el estilo de las historias de Yolanda Vargas Dulché que, hoy en día, forman parte del legado de la cultura popular mexicana.

Relacionados