Mainstream, Mainstream: Celia Cruz: el legado perpetuo de la ‘Reina rumba’

mayo 11, 2019

Escrito por: Luis Miguel Romero | LuisMiguelR01

Esta negrita no pasa de moda”….así reza una de las estrofas de Ríe y Llora, el último gran éxito musical de Celia Cruz, La Reina de la Salsa, incluida en la que fue su última grabación discográfica Regalo del alma, lanzada de manera póstuma tras la muerte de la mítica estrella en 2003. Y tiene toda la razón. Hoy en día, hasta los niños saben quién es Celia Cruz o por lo menos han escuchado alguna de sus canciones.

Tal vez no existe otra figura de la escena musical latinoamericana que sea objeto de la veneración y el culto de la gente como la también llamada Guarachera de Cuba. Hablar de la vida y carrera e Celia está por demás. Ríos de tinta han corrido para hablar de su legado musical. Hace poco la cadena Telemundo emitió una teleserie biográfica sobre Celia. También hay un musical inspirado en su vida que está presentándose en diversos puntos de América Latina. En vida, la misma Celia ya había mostrado interés en plasmar su biografía en la gran pantalla.

La presentadora de televisión Cristina Saralegui, amiga cercana de Celia, tuvo durante muchos años la idea de producir junto a su marido una película basada en su vida. La película iba a ser una producción de Hollywood y la propia Celia había elegido a la actriz estadounidense Whoopi Goldberg para caracterizarla.  Esta situación levantó ámpulas. Muchos fans exigían que el personaje de Celia fuera interpretado por una actriz latina.

La misma Goldberg investigó sobre la vida de Celia y según sus propias palabras “soñaba con ponerme esas maravillosas pelucas”. Pero Hollywood dijo no al proyecto después de varios años de negociaciones. “Celia tiene una vida maravillosa, una carrera impecable, pero no hay nada trágico o escandaloso para contar sobre ella”. Estas palabras fueron emitidas por varios productores de La Meca del Cine. En Hollywood gustan las biopics de vidas trágicas y polémicas, como la de Freddie Mercury, Edith Piaf o Janis Joplin.

Curiosamente Celia Cruz si tuvo sus acercamientos fugaces con Hollywood. En 1992 actuó en Mambo Kings, con Antonio Banderas y Armand Assante, y en 1995 actuó en The Perez Family, con Alfred Molina y Anjelica Huston. En su faceta como actriz, en México incursionó en la industria de las telenovelas. Interpretó a una sacerdotisa santera en Valentina (1993), con Verónica Castro y actuó en una versión muy libre de la película Angelitos Negros titulada El alma no tiene color (1997), donde recreaba el personaje de la mujer de raza negra que da a luz a una hija blanca. De esta última actuación queda la anécdota del enorme esfuerzo de la cubana por realizar una actuación regular, pues no era actriz.

Revisando más sobre la vida y obra de Cuba sobresale desde luego la forma en que se reinventó y se mantuvo en la cima del éxito durante varias décadas y abarcando varias generaciones.  Logró la inmortalidad musical por su asociación con la mítica Sonora Matancera. Pero luego de dejar a la agrupación a principios de los 60, vendría una incógnita: ¿lograría Celia mantenerse en la industria musical como solista? Vinieron entonces sus asociaciones con Tito Puente y luego con la Fania All Stars. Hector Lavoe, Johnny Pacheco, Willy Chirino, Willie Colón.

Celia es la Madre Musical de toda una generación que encumbró el género de la salsa. En el mundo de la música también realizó el crossover al mercado anglosajón. Colaboró con artistas como Dionne Warwick, Patti LaBelle, Gloria Gaynor y Wycleaf Jean.

¿Y qué decir de sus famosas pelucas? ¿De dónde surgió su gusto por ellas? La misma Celia reveló: “Las descubrí en los años 60s en Los Ángeles y las comencé a comprar en los catálogos. Y es que las mujeres negras pasábamos horas en el salón de belleza alaciando el cabello. Yo pasaba hasta siete horas en una sesión de alaciado. Las pelucas me facilitaron la vida”. Yo creo que Celia, Cher y Silvia Pinal son las estrellas con más pelucas en su colección.

Otro detalle curioso sobre Celia es que se afirma que Fidel Castro era fanático de su música cuando estaba en la sierra cubana en medio de la Revolución. Él escuchaba a Celia cantar Burundanga. Ambos coincidieron solo una vez en una fiesta poco después del triunfo de la Revolución. Castro mostró interés en saludarla y Celia lo evitó.

Poco después Celia salió de Cuba para no volver jamás. Solo piso suelo cubano años después, en un concierto en la base estadounidense de Guantánamo. Allí tomó tierra de Cuba y pidió que esta se vaciara en su tumba al morir.

¿Por qué eligió a los Estados Unidos como su lugar de residencia, específicamente la ciudad de Nueva York? Por el clima. El calor de Miami era tan intenso que la obligaba a instalar aire acondicionado, fatal para la voz de un cantante.

Sobre una posible sucesora se han manejado varias candidatas. Gloria Estefan es considerada como la sucesora de Celia en cuanto a su “matriarcado” en el espectáculo latinoamericano. Celia dijo una vez que solo la cantante mexicana Yuri cabría en sus zapatos. También admiraba la voz y el estilo de La India y ella misma la bautizó como La Princesa de la Salsa.

Estos son solo algunos aspectos que se comparten sobre la vida y obra de Celia. Lo más importante ya está escrito. Está escrito en sus cientos de grabaciones musicales, en las salsas, las guarachas, los mambos, boleros, sones montunos o guaguancós que interpretó. Para comprender la grandeza de Celia solo basta escuchar La vida es un carnaval, El yerbero moderno, Burundanga, Tu voz, Oye como va, La negra tiene tumbao y tantas y tantas melodías más.

Relacionados