“Los niños de Morelia”, testimonio de solidaridad y abandono

0 Flares 0 Flares ×

Jaime Rosales Domínguez.-

Pocas oportunidades tenemos de presenciar teatro documental bien estructurado como el que nos ofrece “Los niños de Morelia”, del dramaturgo Víctor Hugo Rascón Banda, que actualmente está en temporada en el Teatro Sergio Magaña, a cargo de Teatros CDMX.

La pieza se ocupa de lo que sucedió con aquellos 456 niños, hijos de republicanos españoles que llegaron a México en 1937 acogidos por el gobierno del general Lázaro Cárdenas.

Enviados por sus padres para ponerlos a buen resguardo de los horrores de la Guerra Civil en aquel país, ese grupo de niños entre los cuatro y 14 años, permanecerían aquí acaso unos tres meses. No fue así. La derrota republicana en España, lo mismo que el inicio de la Segunda Guerra Mundial convirtió aquel exilio momentáneo en uno permanente.

Alojados en la escuela España-México de Morelia, de ahí el apelativo con el que se les conoció desde entonces, aquel grupo sufrió no solo la separación familiar sino el choque con una cultura e incluso un lenguaje con giros y connotaciones diferentes en todo a cuanto conocían.

La obra conmemora el 80 aniversario del exilio de aquellos niños mal llamados en un principio como los “huérfanos de la guerra”. Es un testimonio de una historia de solidaridad, pero también de abandono y descuido. Más cuando los recursos destinados a su educación y manutención escasearon, primero porque manos impedían que llegaran a su destino y después, con los años, porque los presupuestos se fueron agotando hasta dejar a sus destinatarios prácticamente en la indigencia.

Todo ello, incluso el uso propagandístico de que fueron objeto está presente en una pieza que no aspira a idealizar una historia que en muchos pasajes resultó cruda para sus protagonistas, aunque ellos mismos en ocasiones se comportaron como auténticos niños problema, como también queda de manifiesto en la obra.

Ninos morelia 2

La actual puesta en escena dirigida por José Manuel Lira e interpretada por jóvenes actores egresados de la Escuela Nacional de Arte Teatral del INBA y del Colegio de Literatura Dramática y Teatro, de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, muestra mediante fragmentos episódicos los distintos momentos que vivieron estos pequeños desde su arribo en el buque con bandera francesa “Mexique”, hasta incluso su vejez.

Un larguísimo trayecto de vida escenificado a partir de la narración de lo que cada niño ve, siente y experimenta. Se trata de un drama que, sin embargo, por la historia que pretende documentar, prácticamente un relato de vida, no se aviene a la estructura clásica de planteamiento, nudo y desenlace, lo que por momentos puede desconcertar a un espectador que esté esperando la aparición de un conflicto que encauce la trama.

Aquí no hay un conflicto que venga a romper el equilibrio y cuya resolución conduzca a la catarsis final. Por lo mismo, la noción de personaje queda asimismo diluida en una narración en cada actor asume diferentes figuras y en la que la propia estructura narrativa es la que organiza los relatos que tejen el conjunto.

Este relato polifónico requería de una dirección que como la de José Manuel Lira, fuera más allá de la narrativización del drama mediante un trabajo gestual no limitado al grupo de actores sino a la obra en su conjunto, como el vacío escenográfico y la iluminación puramente funcional, a cargo de Edgar Sánchez, el vestuario de los niños y el simbolismo de la maleta que carga cada uno de ellos (diseñados por Alejandra Vega) y la discreta pero atinada musicalización de Francisco Buentello.

Todo ello conforma un fresco cuya integralidad escénica se consigue por los varios cuadros de grupo ejecutados con puntual coordinación por el elenco conformado por Andrómeda Mejía, César Chagolla, Ivonne Márquez, Ditmara Náder, Noel Díaz y Andrés Torres Orozco.

“Los niños de Morelia” es una producción de Cortejo Producciones y su temporada es del 31 de marzo al 30 de abril, de viernes a domingo en el Teatro Sergio Magaña.

Fotografías: Jaime Rosales Domínguez