Los horrores de la guerra, latentes en “El francotirador”

febrero 14, 2015

Carolina Huerta.-

Considerada una de las mejores películas de 2014, “El francotirador” (American Sniper) lo tiene todo para suministrar a los espectadores generosas dosis de suspenso, drama y acción, sobre todo ahora que llegará a cartelera mexicana el próximo 20 de febrero.

Dirigida por Clint Eastwood, basa su historia en el libro “American Sniper: The Autobiography of the Most Lethal Sniper in US Military History”, escrito por el estadounidense Chris Kyle, francotirador responsable de 160 muertes contra rebeldes y terroristas.

En el filme Chris Kyle, interpretado por Bradley Cooper, es un vaquero de Texas que, como cualquier otro, disfrutaba de los toros, las mujeres y el alcohol. Un día, al regresar de un rodeo, se entera del ataque terrorista perpetrado contra la embajada norteamericana en Kenia.

Este hecho lo mueve profundamente y lo hace enlistarse en los equipos de Mar, Aire y Tierra de la Armada de los Estados Unidos (SEALS, por sus siglas en inglés), donde es capacitado en el manejo de armas de largo alcance para luego iniciar su carrera como francotirador.

Poco antes de graduarse Kyle conoce a Taya (Sienna Miller), de quien se enamora y con la que se casa. Tiempo después ocurre el ataque terrorista contra las Torres Gemelas de Nueva York, por lo que él recibe una nueva misión: es enviado a Irak, lugar en el que lanza sus primeros disparos sin fallar, y consigue por ello el respeto y admiración de todos los SEALS.

Su reputación no sólo crece del lado americano, sino también detrás de las líneas enemigas, poniéndole precio a su cabeza y convirtiéndolo en blanco principal de los insurgentes. Además de esta batalla también se enfrenta a la realidad de ser buen esposo y padre desde el otro lado del mundo.

Entre las misiones que ponen a prueba su destreza, e incluso su resistencia mental y psicológica, destaca el asesinato del terrorista Abu Musab al-Zarqawi, proclamado líder de Al-Qaeda en Irak, y orquestador de diferentes acciones contra las tropas estadounidenses en la zona.

Cabe destacar que Bradley Cooper no sólo funge como protagonista del filme; también hace de productor y aclara una cosa: “American Sniper no es una película sobre la guerra de Irak, sino sobre lo que alguien como Chris Kyle vivió al ser militar y experimentar los horrores de un conflicto bélico, con secuelas psicológicas incluidas”.

Para encarnar a Chris Kyle, el actor sólo dispuso de tres meses para investigar la vida de éste y someterse a un intenso entrenamiento que le permitiera manejar rifles, como el .338 Lapua Magnum, desarrollado por militares para su uso exclusivo y probado durante las guerras de Afganistán e Irak.

Luego de que la compañía Warner Bros. adquiriera los derechos del libro junto a Bradley Cooper, se manejaron los nombres de varios directores para estar al frente del largometraje, entre ellos David O. Russell y Steven Spielberg, quienes desistieron del proyecto hasta quedar Clint Eastwood.

El rodaje trascurrió en locaciones de California y Marruecos. Incluso varias escenas fueron filmadas con el asesoramiento técnico de Kevin Lacz, ex marine que perteneció a la Armada de Estados Unidos.

“El francotirador” está nominada a seis premios Oscar: Mejor Película, Mejor Actor, Mejor Edición, Mejor Sonido, Mejor Mezcla de Sonido y Mejor Guión Adaptado.

Relacionados