Los cuatro lados del espectáculo: Solamente una vez Agustín Lara

febrero 27, 2015

Fabián de la Cruz Polanco.-

Hace unos días me topé con la noticia de que Rodrigo de la Cadena (¿?) se había dado a la labor de “crear” un espectáculo con el que se dará a la tarea de presentar a consagradas voces del bolero y del espectáculo como Marilú la muñequita que canta”, Irma Carlon, Jorge Fernández y la bailarina Yolanda Montes Tongolele”, bajo el título de “Bolero Social Club”.

Debido al anuncio de esta propuesta, en la que creo está involucrado también Carlos Cuevas, vino a mi mente de inmediato que hace 23 años, justo cuando yo iniciaba mi carrera en los medios de comunicación y trabajé como asistente de la actriz Marta Zamora, en la Comisión Nacional de Jubilación de la Asociación Nacional de Actores (ANDA), ella produjo un espectáculo más que original en su momento.

El evento se llevó a cabo el 6 de diciembre de 1992 en el Teatro de la Ciudad “Esperanza Iris”, con el nombre “Solamente una vez… Agustín Lara”, siendo un viaje al pasado en el que se disfrutó de una verdadera gala, como se le llamaban a los espectáculos en la década del 40 ó 50, con todas sus características incluyendo sus boys y modelos, que eran quienes bailaban y acompañaban a las estrellas que aparecían en escena.

Y lo más sorprendente es que las estrellas eran, nada más, ni nada menos, que los intérpretes sobrevivientes hasta ese momento, de Agustín Lara, convirtiendo al evento en algún único.

Lupita Palomera, Carmela y Rafael, Alejandro Algara, Paz Águila, Amparo Montes,

Marquesita Radell, Roberto y Mitzuko, Jorge Fernández, Leopoldo Francés, Olga Guillot, e Irma Dorantes, entre muchos más se dieron cita esa noche; acompañados por la Orquesta de solistas de Agustín Lara y la conducción de Eduardo Charpenell.

Además de los cantantes originales de Lara, en el elenco participaron también las modelos y los boys originales que engalanaban las funciones de antaño.

Ellos eran Martín Lagos, Carlos Navarrete y Virginia Roca, Nora Gatica, Germán Funes y Conrado Norton.

Marta Zamora y su equipo de trabajo, entre los que habían colaboradores como Virgina RocaLa dama de España” (a quien por cierto me encontré en la calle hace algunos meses, conservando su belleza física a pesar de los años), y Ludivina Olivas, llevó a cabo esta tarea para recabar dinero para el Fondo de Jubilación de la ANDA.

Para la gran mayoría de los lectores de este espacio los nombres de los participantes en esa noche mágica son más que desconocidos; pero si los hubieran visto en escena jamás los olvidarían, como ocurrió en mi caso.

Gracias al éxito que tuvo esa noche, hubo posibilidad de reunir de nuevo a la gran mayoría del elenco meses después, el 19 de abril de 1993, teniendo ahora como escenario el teatro “Jorge Negrete” de la ANDA; teniendo esa comisión, presidida por Zamora y teniendo como vocales en esos momentos a Sergio RamosEl Comanche” y Antonio Medellín, la oportunidad de darles un poco más de posibilidades a sus compañeros actores jubilados de conservar esa dignidad y aplome que dan los años de experiencia en su oficio.

Ya entrados en gastos, un año después se intentó hacer lo mismo por desgracia sin la respuesta deseada, teniendo entonces como estrella a Rosita Quintana, en el espectáculo “Mis dos amores: Argentina y México”, también en el “Jorge Negrete” que vio a la otrora estrella del cine nacional interpretando sus temas consentidos del género de tango y el mariachi.

La Comisión Nacional de Jubilación de la ANDA presidida por Marta Zamora concluyó su tiempo en escena, desintegrándose ese equipo del cual Virginia RocaLa dama de España” fue uno de los miembros que más trabajó al lado de Zamora, recordándose las actividades que lograba conseguir para los miembros de la Casa del Actor “Mario Moreno ‘Cantinflas’”, entre ellas invitaciones al teatro para sus huéspedes; dejando en ella sólo la satisfacción de haberlo hecho, sin recibir remuneración alguna.

Por: Fabián de la Cruz Polanco | @fabiancpolanco

Con más de 25 años de trabajo en la fuente de cine e industria del entretenimiento, ejerce los oficios de reportero, editor, jefe de información, periodista, productor radiofónico, productor de eventos y gerente de prensa. Trabajó en El Heraldo de México (versión original) y Playboy México, entre otros. Es autor de los libros Magia pura y total (Historia del Teatro Musical en la Ciudad de México 1952-2011) y Cine mexicano del 70: La Década Prodigiosa, ambos por SamSara Editores; además del libro colectivo Partículas de luz: El cine se encuentra en Guanajuato (Fundación Expresión en Corto A. C.). Fue director de contenidos del Festival Internacional de Cine Acapulco (FICA), en 2014 y Director adjunto del Noveno Festival Internacional de Cine Gay Exhibido en la UNAM. Dirige la revista electrónica Filmeweb (filmeweb.com.mx).

Relacionados