Los cuatro lados del espectáculo: Rent brincó del teatro al cine con la pasión por vivir

marzo 7, 2015

Después de una prolongada ausencia dentro del género, en 2005 la industria fílmica norteamericana dio a conocer el que podría considerarse el primer musical del siglo XXI y que, sin duda alguna, y como ocurrió en su tiempo con producciones como “Amor sin barreras”, “Fiebre del sábado por la noche”, y de hecho “Vaselina”, dejará una profunda marca entre el público juvenil de este 2006 en México, debido al manejo que hace de problemas ahora comunes, a los que ninguno de nosotros estamos exentos.

Estoy hablando de “Rent”, versión cinematográfica de la ópera rock del mismo nombre escrita y compuesta por Jonathan Larson, misma que se representó en escenarios de Broadway, Inglaterra, Canadá, Alemania, Noruega, Japón, Australia y México durante finales de la década del noventa, dejando en sus espectadores, actores y equipos de producción un mensaje de pasión por vivir intensamente, aceptar a nuestros amigos y amantes con todos sus defectos y virtudes, pero más que nada, a perdonar nuestros errores del pasado para sobrevivir hoy.

Larson murió a consecuencia del VIH después de estrenar “Rent”, justo la noche siguiente. Y soñó con revolucionar el teatro musical contemporáneo y lo logró; al grado que su obra, gracias al cine, es ya inmortal, bajo la dirección de Chris Columbus, a quien recordamos por su intervención como realizador de la primera y segunda entrega fílmica de “Harry Potter”.

Inicialmente “Rent” se estrenó en el formato Off-Broadway y, a consecuencia de la partida de su creador, se transformó en un evento nacional y posteriormente internacional.

Protagonizada por Anthony Rapp, Adam Pascal, Rosario Dawson, Jesé L. Martín, Wilson Jermaine Heredia e Idina Menzel, entre otros, “Rent” nos presenta a un grupo de jóvenes bohemios que viven en el East Village en Nueva York, básicamente en un edificio en donde “Mark” y “Roger” comparten departamento. “Mark” es nuestro guía y, gracias a que quiere hacer su propia película, nos muestra su mundo. Él era novio de “Mauren”, una performancera, quien lo abandonó para emprender un tórrido romance con Joanne, una abogada con buena posición económica.

Roger” desea componer una canción con la que la gente lo recuerde y darse una lección de vida, tras su paso por las drogas y su infección del virus del VIH a través de su ex novia. En el edificio también vive “Mimi”, la vecina latina quien también tiene Sida, además de cocainómana y bailarina de table dance. “Collins” es un profesor de filosofía en la universidad, que resulta herido al ser asaltado y es cuando se tropieza con “Ángel”, un travesti de quien se enamora profundamente. Ambos también son seropositivos y viven su amor con intensidad, pues saben que les queda poco tiempo de vida.

“Benny Coffin III” también vivía en el inmueble, pero se casó con la hija del dueño del edificio y se convirtió en propietario de la construcción y del terreno baldío adjunto. Él quiere desalojar a los indigentes, porque tiene el capricho de hacer un estudio de grabación con tecnología de punta.

Cada uno de estos personajes tiene sus historias y nos las harán saber a través de las canciones pop rock que aderezan la historia, mismas que en México fueron traducidas por Susana Moscatel, Erick Merino y René Franco. Algunos de los títulos son “Gloriak”, “Prende mi vela”, “Hoy por ti”, “Santa Fe”, “Te cubriré”, “La vie bohéme” y la clásica “Tiempos de amor”.

 Respetando casi al máximo la versión original, la llegada de “Rent” al cine nos permitió conocer más allá de las “paredes” de la puesta en escena, en lo que al manejo de exteriores se refiere, aunque en lo que a interiores y, de hecho, vestuarios, son iguales en gran medida a lo visto en el teatro.

Rent” es y será sin duda alguna, una de las cintas más polémicas que se exhibieron en nuestro país por muchas cuestiones. Si no la han visto, existen 525 mil 600 razones para hacerlo y a las pruebas me remito.

Por: Fabián de la Cruz Polanco | @fabiancpolanco

Con más de 25 años de trabajo en la fuente de cine e industria del entretenimiento, ejerce los oficios de reportero, editor, jefe de información, periodista, productor radiofónico, productor de eventos y gerente de prensa. Trabajó en El Heraldo de México (versión original) y Playboy México, entre otros. Es autor de los libros Magia pura y total (Historia del Teatro Musical en la Ciudad de México 1952-2011) y Cine mexicano del 70: La Década Prodigiosa, ambos por SamSara Editores; además del libro colectivo Partículas de luz: El cine se encuentra en Guanajuato (Fundación Expresión en Corto A. C.). Fue director de contenidos del Festival Internacional de Cine Acapulco (FICA), en 2014 y Director adjunto del Noveno Festival Internacional de Cine Gay Exhibido en la UNAM. Dirige la revista electrónica Filmeweb (filmeweb.com.mx).

Relacionados