Los cuatro lados del espectáculo: “La falta de imaginación es el peor de todos los pecados”, Catalina Creel

abril 12, 2019

Escrito por: Fabián de la Cruz Polanco | @fabiancpolanco

La casta es lo primero” y debido a ello, gran revuelo e indignación causó entre el público, la prensa y la comunidad artística la noticia que, después de muchos meses de ‘búsqueda’ de la actriz que daría vida a la inmejorable Catalina Creel, inmortalizada por la primera actriz María Rubio, en la nueva versión del clásico Cuna de lobos, ahora producido por Giselle González dentro del concepto Fábrica de sueños, será la actriz española Paz Vega la responsable de dar vida a este ídolo dentro de la historia de las telenovelas mexicanas.

Cabe mencionar que este proyecto, Fábrica de sueños, consiste en retomar clásicos de las telenovelas mexicanas, que serán reducidos a series de 25 capítulos, manejándose títulos, además de Cuna de lobos, como La Usurpadora, El Maleficio, Rubí, Colorina, Los ricos también lloran, Rosa salvaje, Corona de lágrimas, Quinceañera, El privilegio de amar y Corazón salvaje.

Con esta noticia concluye la campaña mediática, creada también por el público y seguidores a través de las redes sociales y prensa sensacionalista, que desconocían a qué actriz proponer para darle vida a este enorme personaje, interpretado originalmente por María Rubio, fallecida en marzo de 2018; manejando nombres como los de Laura Zapata, Silvia Navarro, Verónica Merchant, Lucero e incluso el de la ex primera dama Angélica Rivera, siendo este proyecto el que marcaría su regreso a la actuación.

Tal vez esto forme parte de una estrategia de la misma Giselle González para no provocar revuelo con la nueva pero inmejorable Catalina Creel, pues es de saberse que Paz Vega es una actriz prácticamente desconocida para la mayoría del público mexicano, siendo recordada tal vez por su participación en 2013 en Los amantes pasajeros, película de Pedro Almodóvar, en la que actuaron el también español y ahora sex simbol Miguel Ángel Silvestre y el connacional José María Yazpik.

El nuevo argumento de Cuna de lobos, tomando como base el original creado por Carlos Olmos, siendo producido en su momento por Carlos Téllez, tendrá una nueva columna vertebral, abordando ahora temas como la ingeniería genética y el tráfico de embriones; además de la presencia de una pareja gay, sustituyendo a la conformada en su momento por Alejandro Camacho y Rebecca Jones, ahora interpretada por José Pablo Minor y Diego Amozurrutia.

Entre algunos de los demás nombres que ya se manejan para aparecer en esta nueva versión destacan los de Azela Robinson, interpretando el papel de la asistente de Catalina Creel, otrora personificada por Rosa María Bianchi; además de Gonzalo García Vivanco, quien interpretará la nueva versión de ‘José Carlos Larios’, encarnado en su momento por Gonzalo Vega; quien hará pareja con Paulette Hernández, quien será la nueva ‘Leonora’, interpretada por Diana Bracho.

A 33 años de haberse transmitido por primera vez en la televisión abierta mexicana, del 13 de octubre de 1986 al 5 de junio de 1987 Cuna de lobos, continúa siendo tema obligado de referencia al momento de hablar sobre este género melodramático por muchas razones, sobresaliendo el soberbio personaje principal de esta historia de intriga, suspenso, muerte y amor, Catalina Creel de Larios, personificado en su momento por María Rubio.

Además de su mente calculadora, capaz de planear y cometer los más extraordinarios crímenes con la finalidad de mantener la dinastía familiar y con ello multiplicar su fortuna, Catalina Creel es también recordada por su peculiar peinado (que era similar al de una tía de Carlos Téllez), y sin duda alguna por el parche en el ojo derecho, con el que ocultaba un maligno secreto que marcó la vida de su hijastro ‘José Carlos Larios’; accesorio que ‘Catalina’ convirtió en un objeto de alta costura, pues lo cambiaba de acuerdo al vestuario que utilizaba de forma cotidiana.

Para crear este personaje, Carlos Olmos se inspiró en el personaje de la señora ‘Taggart’, interpretado por Bette Davis en el filme de humor negro El Aniversario, basado en la obra teatral del mismo nombre, escrita por Bill Macllwraith y dirigida en 1968 por Roy Ward Baker.

Aunque pareciera que ambos personajes son iguales, hay que dejar en claro que el tema central es muy distinto, pues en la telenovela Catalina Creel está decidida a conseguirle a su único hijo la totalidad de la inmensa fortuna de su marido, asesinado por ella al momento de descubrir su fraude secreto, aunque para ello deba de destruir a su hijastro, el otro heredero, y a cualquier otro que se interponga para conseguirlo.

Contrario a esto, el personaje de Bette Davis en la película desea todo en beneficio propio, además de querer el control absoluto de sus hijos, obligándolos a estar con ella todo el tiempo, aprovechando el supuesto homenaje a la memoria de su difunto esposo.

Cabe mencionar que, aunque era fanática de Davis, María Rubio desconocía hasta ese momento la existencia de El Aniversario y debido a la presencia del parche en Creel, buscó la película para tener sólo una referencia pues, para la creación e interpretación de su personaje, dejó la responsabilidad en el director de escena, el mismo Carlos Téllez y Antonio Acevedo, este último en locación.

Cuna de lobos fue una telenovela de trascendencia mundial, que traspasó la ficción para convertirse en tema del día a día. De hecho no tuvo horario estelar, debido a que no se pretendía mucho con la producción, pero el resultado rebasó expectativas en México y en toda América.

No hay que olvidar que, en ese entonces, los asesinatos de Catalina Creel causaron revuelo, llegando a ser mencionados en espacios informativos, en prensa escrita y electrónica, como 24 Horas con Jacobo Zabludovsky, por ejemplo.

Hay que recordar lo original de las secuencias, como aquella en la que ‘Catalina’ envenena a su esposo vertiendo una extraña sustancia, llamada ‘Cristal’, en su jugo de naranja antecedida de la frase: “No me dejas otra alternativa Carlos. ¡Eres tú, o yo!”; además del asesinato del doctor ‘Reynaldo Gutiérrez’, interpretado por Carlos Cámara, con aquel “spray americano para combatir maleantes”; ni qué decir de la muerte de ‘Lucero’, interpretada por Magda Karina, que es ahorcada con sus audífonos mientras escuchaba Papa Don’t Preach, interpretada por Madonna.

Otras tantas fueron la muerte del ‘Inspector Suárez’ (Humberto Elizondo), quien muere electrocutado por una podadora que es lanzada por la villana en la alberca a la que lo lanza, al momento de irla arrestar; además del momento en que la misma ‘Catalina’ vierte azúcar en el avión en el que supuestamente huirían ‘José Carlos’ y ‘Leonora’, sin imaginar que más adelante ellos harían un cambio con su hijo y su esposa ‘Vilma’, para escapar de ella.

Pero sin duda alguna, lo más impactante de esta historia fue su final, muy de película de suspenso y thriller, siendo jamás igualado, ni superado. Incluso, ese día todo el país se paralizó, al igual que los anteriores en los que la telenovela se transmitía, siendo vista por todas las familias.

Otro elemento que trascendió de esta producción fue su música original, compuesto por Pedro Plascencia Salinas, marcando también historia dentro del género al convertirse en los primeros proyectos melodramáticos con música original; de hecho, el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), otorgó por primera vez un reconocimiento a una telenovela por su trabajo en esta área, pues jugaba un papel más que importante en cada una de sus escenas.

Para concluir, hay que recordar que en 2011 se hizo el anuncio de la realización de una nueva versión de esta historia, llamada en su momento Derecho de sangre, producida por Salvador Mejía y protagonizado por Rebeca Jones, como ‘Catalina Creel’, además de William Levy y Danna García.

No obstante y tal vez al darse cuenta de que no hay, ni habrá competencia con el original, el proyecto se desechó, dejando en claro que Cuna de lobos sólo habrá una.

El siguiente proyecto que tendrá nueva versión en este formato será La Usurpadora, que será protagonizada por Sandra Echeverría, Andrés Palacios y Arap Bethke.

Relacionados