Llega a México el 21 Tour Cine Francés

0 Flares 0 Flares ×

La cinematografía francesa ha sido desde mediados del siglo XX y aún más atrás, una de las más aceptadas por el público mexicano, tanto cinéfilos y conocedores como el espectador medio; incluso hubo días en que existían cines expresamente dedicados a las películas provenientes de esa nación. Actualmente, Francia es el tercer país del que más se proyectan y se ven producciones aquí (detrás del omnipresente vecino del norte y las cintas nacionales), y a su vez, México el segundo territorio donde más se ve cine francés.

Siguiendo esa tradición, el Tour de cine francés ha sido, desde finales de los 1990, una permanente muestra a través de la cual conocer una porción un tanto representativa de lo que producen y estrenan cada período.

Ahora, el Tour arriba a su 21 edición en México, que lo acreditan como el evento de este tipo con más aguante y tiempo en nuestro país (aparte la Muestra y el Foro de la Cineteca), en cada ocasión con mayor número de asistentes y de salas donde se presenta; por un lado, el circuito cultural encabezado en la ciudad de México por la Cineteca Nacional, los espacios de la UNAM y el Cinéma IFAL (y que alcanzan 16 ciudades y 30 sedes, desde Aguascalientes a Zacatecas), más las 22 salas de arte de Cinépolis en el área metropolitana y dentro de la república y otras más de cien pantallas a lo largo de la superficie nacional.

Para este verano-otoño del 2017, el 21 Tour congrega siete filmes con una mixtura de temas y géneros, directores asentados y nombres nuevos, entre ellos dos realizadoras mujeres; actores de prosapia, artistas reconocidos y en boga. A esto se suman los 25 cortometrajes mexicanos producidos por el IMCINE entre 2016-17, que se exhiben uno en cada función pegados a cada película, como ha sido habitual, y han competido por el premio La palmita, instituido por los organizadores desde hace varios años. En esta oportunidad el galardón se otorgó al corto de animación Poliangular, dirigido por Alexandra Castellanos.

Del septeto de películas, dos pertenecen a los dos cineastas más asiduos al Tour, con seis y siete incursiones, donde hemos podido seguir su filmografía: Cédric Klapisch y Francois Ozon, de quienes se presentan lo último de su producción: El viñedo que nos une (Ce qui Nous lie) y Frantz.

Los otros cinco filmes a exhibirse son: Aún más bella (De plus belle, dirigido por Anne-Gaëlle Daval), El reencuentro (Sage femme, de Martin Provost), Los Ex (Les Ex, dirección de Maurice Barthélemy), Paso a paso (Patients, codirigido por Grand Corps Malade y Mehdi Idir) y Una familia peculiar (Cigarettes et chocolat chaud, de Sophie Reine).

 

Protagonizada por Florence Foresti, una popular comediante en su patria, Aún más bella relata la lucha de ‘Lucie’, en aras de sobreponerse tras haber librado una enfermedad física, y la relación que extiende con ‘Clovis’ (Matthieu Kassovitz), un tipo tan arrogante como encantador. Es el drama de una mujer por asimilar su estado, entender cómo “amar y amarse”, revivir, tanto por ella como por su madre e hija, y en el camino con Clovis.

El título original de El reencuentro, (Sage femme), tiene más de un significado; uno es el nombre que se da en Francia a las parteras o comadronas, y el más literal es mujer sabia o entendida. Esas connotaciones van en el argumento que pone enfrente a dos primeras damas del cine francés de dos épocas, Catherine Frot y Catherine Deneuve (en ese orden están en los créditos), acerca de una mujer entrada en años que reaparece tras larga ausencia para invadir y enredar la existencia de la hija de quien fuera su pareja. Colisión de dos mujeres con porvenir y pensamientos contrarios, donde la cercanía a la ancianidad hace que una vuelva los ojos a lo único que puede restarle en su vacía vida, a usar la estratagema de la relación con el padre para buscar una tabla de salvación. A meterse de improviso a mover la rutina y sencillez; a esconder los egoístas motivos de su aparición. La visión del padre y lo sucedido les vuelca a revisar esos años y lo que ha sido de ellas.

Una de las cintas con expectativas comerciales del Tour por el tipo de comedia es Los Ex, alusión a las ex parejas, al recuerdo de ellas, la dificultad de sacarlas de su existencia, la necesidad y molestia que implican, los enamoramientos y desenamoramientos, las reapariciones fortuitas e intromisiones.

Aunque tratada en tono ligero, sin caer en la complacencia, Paso a paso conlleva duros dramas que afrontan personas parapléjicas, tetrapléjicos o con algún padecimiento o distrofia que les ha inutilizado del cuerpo. Basado en las experiencias reales de uno de los directores, el llamado Grand Corps Malade, un reconocido cantante rapero francés, quien tras un accidente quedó lisiado y fue internado en un hospital para rehabilitarse, y lo que le costó salir adelante. De entrada, la dificultad para aceptar sus impedimentos físicos, para convivir con personas en esas o peores condiciones, para aprender de los demás, aguantar a moverse en una silla de ruedas, relacionarse, tener necesidad de otros hacer a un lado frustraciones e impedimentos.

Una familia muy peculiar, título que le pusieron en español al más metafórico de (Cigarettes et chocolat chaude, literal, Cigarrillos y chocolate caliente, sugiere más por dónde va la trama. Un padre y sus dos niñas, disfuncionales los tres, quienes recientemente se han quedado viudo y huérfanas, y se han acoplado a un tipo de vida casi anárquico, sueltos, él con dos empleos, ellas en la escuela, hasta el día que por una distracción más de él, recibirán la visita de una trabajadora social que intentará enderezarlos, para evitar su separación. Comedia moteada de nostalgia, por la manera en que se conocieron los papás y se enamoraron, alentada por la admiración hacia David Bowie, con su música de trasfondo y razón de ser (las niñas toman sus nombres de un título y una estrofa de canciones). Interpretaciones sui géneris del trío, Gustave Kervern, Camille Cottin y Héloïse Dugas.

A partir del 8 de septiembre, el 21 Tour de Cine Francés comienza su camino, para concluir el 19 de octubre.

Por: Leopoldo Villarello Cervantes

Post relacionados