Lienzos en movimiento: Grandes pintores en el cine

agosto 9, 2016

Por: Redacción

Fernando Díaz Juárez.-

Las novelas históricas o de ficción, e incluso obras de teatro, han inspirado cientos de películas en todo el mundo, sin embargo, un pequeño grupo de realizadores han optado por tomar como objeto de inspiración la vida de personajes virtuosos en el terreno artístico, como la pintura.

La visión de algunos cineastas para retratar en pantalla la vida de un pintor importante, o mostrar la historia detrás de un óleo emblemático, ha derivado en la producción de cintas ambiciosas, la mayoría de época, destinadas a un público cautivo y que no siempre han encontrado una salida comercial.

Entre estos cineastas destaca el ruso Andréi Tarkovsky, quien dirigió la cinta “Adrei Rublev” (1971). Filmada en blanco y negro estuvo inspirada en la vida del pintor medieval del mismo nombre, considerado por historiadores como el más grande iconógrafo de Rusia.

El largometraje fue protagonizado por Anatoly Solonitsyn, que en un arduo trabajo de investigación con el guionista Andrei Mikhalkov-Konchalovski, escarbó en archivos históricos para conocer más de un personaje del que se tienen muy pocos datos biográficos, pero sí de su obra, como los frescos que pintó para la Catedral de la Anunciación del Kremlin, en Moscú.

En 1997, la cineasta francesa Agnès Merlet coescribió y dirigió “Artemisia”, filme ambientado en Italia de fines del siglo XV sobre quien es considerada la primera mujer pintora del Renacimiento: Artemisia Gentileschi.

El drama, con la participación de Valentina Cervi en el rol estelar, muestra al personaje durante su juventud, cuando la pasión por el arte y la vida la llevan a transgredir las normas morales de la época en su afán de trabajar el desnudo masculino, e incursionar en un mundo dominado por hombres.

El máximo genio de todos los tiempos también llegó a los espectadores en una producción dirigida por Renato Castellani, que bajo el nombre de “La vida de Leonardo Da Vinci” (1971), muestra al pintor con una infancia acomplejada en calidad de hijo ilegítimo, su traslado a Florencia y posterior ingreso como aprendiz en el taller de Verrochio, para luego convertirse en un artista virtuoso.

El filme, hecho especialmente para la televisión, fue protagonizado por Philippe Leroy. Incluso, hace un par de años se dio a conocer que los estudios Universal preparaban una ambiciosa cinta sobre el inventor florentino. Titulada “Leonardo”, se centraría en los años jóvenes del autor de “La Gioconda” o “La última cena”, aunque por motivos desconocidos el proyecto se ha aplazado sin fecha concreta de rodaje.

Otro italiano que ha inspirado varios largometrajes es Caravaggio, catalogado como el primer gran exponente de la pintura barroca. Destaca el filme homónimo que Derek Jarman dirigió en 1986, teniendo como protagonista a Noam Almaz.

Se le muestra en el lecho de muerte recordando su infancia, el montaje de su propio taller, su ascenso al éxito, sus amoríos homosexuales y, una vez convertido en artista prodigioso, los favores que obtuvo de personajes poderosos sin estar exento de intrigas políticas.

En 2007, siguiendo casi la misma tónica, Angelo Longoni dirigió una película para televisión con Alessio Boni en el rol principal; y hace unos años el director estadounidense Mauro Murphy estuvo al frente de “Caravaggio and My Mother the Pope”, hecha especialmente para verse por internet.

Pintores 2

En cuanto a historias que plasman la creación de una obra de arte emblemática se encuentra “La joven con el arete de perla” (2003), adaptación cinematográfica de la novela homónima escrita por Tracy Chevalier, sobre cómo la joven “Griet” (Scarlett Johansson) se convierte en musa del pintor holandés Johannes Vermeer (Colin Firth), quien termina retratándola en uno de los cuadros más importantes del mundo.

Sin embargo, el artista que más ha inspirado películas de corte biográfico —disímiles en argumento y calidad— es Vincent Van Gogh, que saltó al cine por primera vez en 1956 gracias a la cinta “Lust for Life”, interpretado por Kirk Douglas bajo la dirección de Vicente Minelli.

Basada también en una novela, muestra al neerlandés como un obseso por la pintura, con múltiples trastornos mentales, una vida infeliz llena de fracasos personales y amorosos, y coloreando lienzos de las obras que fueron aclamadas por la crítica sólo después de su muerte: “Los comedores de patatas”, “Jarro con doce girasoles” y “La noche estrellada”.

Entre sus colegas más cercanos se encontraban el francés Paul Gauguin, cuya vida también fue trasladada a la pantalla grande en un par de películas: “Gauguin el Salvaje” (1980) de Fielder Cook; y “Paradise Found” (2003) de Mario Andreacchio, con Kiefer Sutherland en el protagónico.

En ambos casos se abordó el flemático temperamento del artista, quien luego de ser un exitoso banquero en el París de 1880, descubre su pasión por la pintura y abandona su estilo de vida confortable para viajar a Tahití, donde escribe su autobiografía “Noa Noa”.

Aunque México cuenta con pintores de gran trascendencia, son pocos los largometrajes que dan cuenta de su vida y obra. Frida Kahlo por ejemplo, llegó al cine con “Frida, naturaleza viva” encarnada por Ofelia Medina (1983). La cineasta estadounidense Julie Taymor haría lo propio en “Frida”, ganadora de dos Oscar y que le abrió las puertas de Hollywood a Salma Hayek.

El actor José Carlos Ruiz protagonizó “Goitia, un dios para sí mismo” (1989), cinta dirigida por Diego López Rivera sobre el pintor originario de Xochimilco, y autor de pinturas emblemáticas como Creador de algunas de las obras más características del arte mexicano, como “Tata Jesucristo” y “Los ahorcados”.

Pintores 4

Por su parte, Bruno Bichir se encargó de personificar a David Alfaro Siqueiros en “El mural” (2010), cinta inspirada en la obra que el artista realizó para el magnate Natalio Botana en el sótano de su casa, durante la década del 30 en Buenos Aires, Argentina.

Otros pintores famosos cuyas vidas han llegado al celuloide son Henri de Toulouse-Lautrec, creador del cartel como medio publicitario; Francisco de Goya, Paul Cézanne, Claude Monet, El Greco, Salvador Dalí, Sandro Botticelli; y Pierre Auguste Renoir, recién llevado a la pantalla por el cineasta Gilles Bourdos.

Pablo Picasso también llegará cine a través de la película “33 días”, que se estrenará en 2017 bajo la dirección de Carlos Saura, teniendo a Antonio Banderas en el papel estelar. El título del filme alude al bombardeo que sufrió la ciudad vasca de Guernica durante la Guerra Civil Española, e inspiró la obra más significativa del pintor cubista: “Guernica”.

Imagen principal: Still de la cinta “Artemisia”, dirigida por la francesa Agnès Merlet

Relacionados