Las telenovelas maléficas de la pantalla chica mexicana

0 Flares 0 Flares ×

Juan Carlos Cuellar.-

En abril pasado se cumplieron 29 años del estreno de “El extraño retorno de Diana Salazar”, telenovela protagonizada por Lucía Méndez y que a partir de abril de 1988 se convirtió en un verdadero suceso en la televisión mexicana.

Esta historia, que mostraba a una bruja fallecida en la Santa Inquisición y que llegaba a la época moderna encarnada en una joven muchacha que trata de encontrar la explicación a sus sueños, obtuvo niveles de audiencia muy altos en el horario nocturno en que se transmitía. En el momento de su lanzamiento tenía un gran reto ante sí, ya que anteriormente ese espacio televisivo fue ocupado por la también exitosa y divertida “Rosa Salvaje”, con Verónica Castro.

Después del éxito que logró en México, “El extraño retorno de Diana Salazar” se transmitió en más de 35 países. En algunos de ellos incluso se paralizaban las actividades cotidianas para que el público pudiera ver el capítulo del día.

Esta telenovela fue la primera en la historia en transmitir capítulos de una hora, respondiendo esta medida a la expectación que había surgido entre el público. Además, los ejecutivos de Televisa le daban la confianza debido al alto presupuesto con que contaba y a que esperaban que el público respondiera favorablemente.

Durante los nueve meses que duró la grabación, y debido al asedio del público y de los medios de comunicación, la producción comandada por Carlos Téllez les dio las facilidades a los actores para que se aislaran y así pudieron trabajar con mayor tranquilidad evitando cualquier riesgo de que se revelara el desenlace de alguno de los personajes.

Pero ésta no era la primera telenovela que se transmitía con la temática del demonio como eje central, ya habían existido otras, las cuales en su momento también lograron buena aceptación por parte del público.

¿Cuál es el secreto del éxito de estas emisiones? Sin lugar a dudas sus historias mostraron temas que normalmente eran intocables en la televisión, y que cuando los productores se atrevieron a hacerlo tuvieron que enfrentarse a las críticas y muchas veces a la censura. Una vez que lograron superar esto, el público aceptó la propuesta.

Así le sucedió a “El Maleficio”, telenovela producida por Ernesto Alonso y en la que el mismo actor encarnaba a “Enrique de Martino”. Esta historia cumplió el 7 de febrero pasado 30 años de su estreno.

En su momento, el fallecido Raúl Araiza, director de escena de esta producción, comentó que todo televidente gusta de estas historias.

Al público le agradan estos temas. El misterio, las cosas esotéricas, las brujas y las villanías por parte de los personajes que encarnan al demonio, son atractivos.

Pero hay que hacer buenas producciones. Parte del éxito está basado en el elenco. Se necesitan  actores capaces que hagan personajes creíbles, porque, si no, se corre el riesgo de caricaturizar las historias y no lograr telenovelas que impacten”.

El mismo Araiza aseguraba que por eso los programas de radio y publicaciones con esta temática lograban tener tan buena aceptación.

Otra de estas telenovelas con temática relacionada con el demonio y que ha sido muy bien aceptada es “La Chacala”.

Esta historia, estrenada en noviembre de 1997, fue protagonizada por Christian Bach y aunque ya se desarrolló en una época moderna, fue muy bien aceptada, ya que se atrevió a tocar de forma más profunda temas como la brujería, las posesiones, el satanismo y el empleo de la sangre para realizar trabajos negativos.

La emisión, producida por Christian Bach, Humberto Zurita, Elisa Salinas y Juan David Burns, se enfrentó a varios cambios de horario, debido a las constantes críticas, pero en todo momento mantuvo buenos niveles de audiencia, debido a que el público se enganchó con la historia desde un principio.

Es una falta de respeto que por órdenes superiores se cambie el horario continuamente. La audiencia no se ha incrementado como lo esperábamos por esta razón. Agradecemos al público que nos ha seguido y a quien le pedimos una disculpa”, comentó en su momento Christian Bach a diversos medios de comunicación.

Fuente: Excélsior