Las criaturas mitológicas que habitan en las aguas del cine mexicano

0 Flares 0 Flares ×

Omar Villalpando.-

Seres mitológicos que viven en las profundidades de los mares u océanos, como sirenas, nereidas y náyades, no son exclusivas del cine europeo o hollywoodense, sino también del mexicano, donde han aparecido en historias de corte fantástico e incluso, por raro que parezca, en dramas y comedias, aunque a modo de referencia onírica o simbólica.

Durante una charla con cinéfilos en la Cineteca Nacional, la investigadora Rocío González de Arce hizo un recorrido por las películas mexicanas más representativas en las que aparecen dichos entes.

Abrió su ponencia citando el personaje de “Lilith”, mujer que fue relegada a vivir cerca del agua y, basándose en ella, destacó sus reminiscencias en el largometraje “Sombra verde” (1954), dirigido por Roberto Gavaldón.

También hizo referencia a la cinta “Río escondido” (1948), de Emilio “El Indio” Fernández, en donde hay alusiones a “Axolotl”, en la mitología azteca advocación acuática del dios Xólotl ‒de donde proviene su nombre‒, hermano de Quetzalcóatl y monstruoso a causa de su nacimiento gemelar.

En “La dama del alba” (1950) de Emilio Gómez Muriel; y “El río y la muerte” (1954), dirigida por Luis Buñuel, destacó que hay relaciones simbólicas con las náyades, en la mitología griega deidades femeninas que habitan cerca de cuerpos de agua dulce, como fuentes, pozos, manantiales, arroyos y riachuelos.

Se trata de seres que también están presentes en los filmes “En la palma de tu mano” (1951), de Roberto Gavaldón; y “Crepúsculo” (1945), de Julio Bracho; mientras que en “Más allá del deseo” (1992), de Gilberto Martínez Solares, hay presencia de ondinas, otro tipo de ninfas de belleza deslumbrante, aunque mitad mujer, mitad pez.

La investigadora de la Red de Enlace Cineclubistas expuso que también, de manera simbólica, se puede apreciar la figura de la nereida ‒ninfa del Mar Mediterráneo‒ en “Ustedes los ricos” (1948), de Ismael Rodríguez, al ver los nombres de cantinas y lugares que frecuenta su protagonista, “Pepe El Toro”.

A través de carteles e imágenes, Rocío González de Arce refirió que las nereidas, quienes en la mitología griega auxiliaban a los marineros, están presentes en el largometraje “Las Islas Marías” (1951), de Emilio Fernández.

En tanto las sirenas, esos entes mitad mujer mitad pez que cientos de veces han inspirado historias en pantalla grande, también tiene presencia en películas mexicanas como “El ladrón” (1947), de Julio Bracho; “Algo flota sobre el agua” (1948), de Alfredo B. Crevenna; “Marejada” (1952), de Carlos Toussaint; e incluso en el cine de Tin Tan con “Sinbad el mareado” (1950).

Post relacionados