Las cinco grandes actrices cómicas del cine mexicano

agosto 25, 2016

Por: Redacción

Omar Villalpando.-

Siboney Obscura, doctora en sociología de la UNAM y estudiosa del cine mexicano, destacó el papel femenino en el género de comedia durante la Época de Oro; aunque desde su perspectiva, en esta etapa las mujeres no tuvieron el mismo reconocimiento ni las mismas oportunidades de trabajo que los hombres.

Durante la conferencia “Cinco actrices cómicas de la Época de Oro del cine mexicano”, realizada en la Cineteca Nacional de la Ciudad de México, la especialista habló de las actrices que también hicieron reír al público en pantalla grande, nutriendo con su humor el imaginario colectivo nacional.

Se trata de Delia Magaña, Dolores Camarillo “Fraustita”, Consuelo Guerrero de Luna, Sara García y Famie Kauffman “Vitola”, consideradas las cinco grandes cómicas de la época dorada.

¿Por qué en el cine mexicano las mujeres no tuvieron el mismo protagonismo? ¿Esto obedece a cuestiones de capacidades histriónicas o tiene que ver con un contexto de dominación masculina?”, cuestionó Siboney Obscura durante la conferencia.

Aunque esa etapa correspondió al periodo de la liberación de la mujer, en México no pudieron darse las mismas condiciones que en Europa. Por ejemplo, la mujer podía actuar, pero siempre funcionando como un apoyo para el protagonismo del hombre”, precisó.

Comicas dorado 2

La especialista expuso, no sin cierta desaprobación, que el papel de la mujer dentro del cine cómico no pudo pasar del otro lado de la pantalla; no tuvo la oportunidad de definir la línea de argumentos y de temas, sino que siempre permaneció como un personaje secundario.

Pocas son las actrices que lograron ser protagonistas, y no porque no tuvieran la suficiente capacidad cómica, sino porque los valores de la sociedad estaban fuertemente arraigados.

Los roles de las mujeres en el cine estaban ya definidos: consistían en un simple retrato de los arquetipos femeninos establecidos por la sociedad, como la noviecita santa, la esposa ideal, la solterona, la adelita, la mujer fatal…”.

Así, Delia Magaña, en su papel en “El seminarista” (Roberto Rodríguez, 1949), ejemplifica a la pícara. “Fraustita” siempre representó un papel pasivo, muchas veces siendo la sirvienta, y su actuación en “Ahí está el detalle” (Juan Bustillo Oro, 1940) se limitó a una simple actriz de apoyo.

Pero las que lograron papeles protagónicos fueron Consuelo Guerrero de Luna y Sara García. En “¡Arriba las mujeres!” (Carlos Orellana, 1943), la primera protagoniza y representa a una mujer autoritaria, pero de acuerdo con la especialista, el filme abunda en comentarios misóginos y se resume a una parodia de las ideas modernas respecto a la liberación de la mujer.

Por su parte, Sara García siempre interpretó papeles con ciertos tonos dominantes, acercando la figura femenina a actuaciones concebidas por hombres. Esto se ejemplifica en “Los tres García” (Ismael Rodríguez, 1946).

Por último, Siboney Obscura destacó las actuaciones de “Vitola” en “El rey del barrio” (Gilberto Martínez Solares, 1949), y a diferencia de las otras cuatro comediantes, desarrolló un estilo de comicidad muy visual y musical, “pero sus papeles siempre fueron muy cortos y funcionaron para enriquecer los papeles masculinos”, finalizó.

Imagen principal: Dolores Camarillo compartiendo escena con “Cantinflas” en “Ahí está el detalle”

Relacionados